La salsa llora la partida del Cano Estremera

El veterano salsero puertorriqueño Cano Estremera, conocido por éxitos como La boda de ella, El toro, El caimán o Ámame en cámara lenta, dejó una estela imborrable en el género.

“Mi corazón está destrozado, no tengo consuelo”, publicó la ahora viuda de Carlos Enrique Estremera Colón, Yamira Arce. Mientras, Marcos Rodríguez, director de programación de la emisora local de salsa Z-93 y conocido como El Cacique, explicó en una intervención que Estremera murió en un hospital de la isla, donde estuvo recluido por cerca de una semana debido a múltiples complicaciones de salud.

Por su parte, la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, expresó sus condolencias tras el fallecimiento de uno de los intérpretes de salsa de mayor popularidad en Latinoamérica.

Nuestras oraciones para con la familia del Cano Estremera tras su fallecimiento”, expresó la gobernadora, quien describió al fenecido cantante como “una gloria del soneo y la salsa puertorriqueña que nos deja una extraordinaria trayectoria para el orgullo de toda generación. Que descanse en paz”, escribió.

El cantante albino sufrió un complicado cuadro de salud debido a una condición de fibrosis pulmonar, por lo cual recibió un trasplante de pulmones hace cerca de dos años.

Como resultado del trasplante, el intérprete de otros conocidos temas como Manuel García, Awilda, Viernes Social, Si me caso mejoro o Canta mi gallo, no volvió a caminar. El pasado mayo, mientras Estremera se recuperaba de una bacteria que afecta comúnmente a pacientes trasplantados, expresó su deseo de retomar la música. Estremera también cargó con el mote de El dueño del soneo, pues en sus presentaciones solía “sonear”, improvisar en indiscutible manera. “

“Se ha mudado al ‘otro barrio’ mi colega y amigo puertorriqueño, Carlos Enrique El Cano Estremera. Lo vi por primera vez en el entonces recién inaugurado Centro de Convenciones en Isla Verde, durante una serie de presentaciones que hice a finales de los 70 en Puerto Rico, con la Orquesta local La Solución acompañándome”, recordó Rubén Blades. Gilberto Santa Rosa también lo recordó y, sobre todo, aclaró la “rivalidad” que les atribuyeron durante varios años.

“Muchos pensaron que éramos rivales y no saben que teníamos una relación que por las cosas de la “extraña vida” se estrechó más luego de su trasplante de pulmones. Cuando todos pensamos que esos dos pulmones lo iban a devolver al escenario y a la música que amaba, el destino tenía otro plan y puesto en claro, otra rumba para Él”. l EFE /UN

Enlaces patrocinados