InicioChévereLos días de junio del poeta José Antonio Ramos Sucre | Liberarte

Los días de junio del poeta José Antonio Ramos Sucre | Liberarte

La obra de José Antonio Ramos Sucre, a decir de la crítica española Aldumena Guzmán, se caracteriza por su “prosa poética impecable, ejemplo de musicalidad y elegancia”, cuyo innovador estilo -que se resiste a clasificaciones entre lo vanguardista y lo moderno- lo ubican como una de las voces más originales y avanzadas de su tiempo.

Nacido el 9 de junio de 1890 en Cumaná (Suc), Ramos Sucre buscó poner fin por su propia mano a los padecimientos físicos y mentales que lo atormentaron toda su vida, justo el día que cumplió 40 años. Sin embargo, su deceso se produjo cuatro días después de ingerir una dosis mortal de medicamentos, el 13 de junio de 1930, en Ginebra, Suiza.

Fue su tío paterno, el presbítero José Antonio Ramos Martínez, quien lo inició en el latín y la literatura. En 1910 se graduó de bachiller en filosofía y comenzó a estudiar de forma autodidacta francés, inglés e italiano. De la mano de su gran amigo, el poeta Cruz María Salmerón Acosta, inicia estudios de derecho y literatura en la Universidad Central de Venezuela, a la vez que continúa aprendiendo idiomas. En 1911 se dio a conocer como poeta publicando en revistas y periódicos de la época.

Se gradúa de abogado en 1917 y de doctor en Leyes en 1925, pero ya desde 1914 trabajaba como traductor e intérprete para el servicio diplomático venezolano. Varias veces se ganó la vida como docente. El 24 de junio recibió la Orden Libertador y en 1929 lo nombran cónsul en Ginebra, Suiza, donde inició tratamiento para el insomnio que padecía. Sus restos reposan en el panteón familiar de su ciudad natal.

Sus primeros poemas los reunió en Trizas de papel que junto al texto Sobre las huellas de Humboldt está incluido en su libro Torre de timón. Las formas del fuego y El cielo de esmalte se publican un año antes de su muerte, en 1929. Sus cartas y otros escritos se editan de forma póstuma bajo el título de Los aires del presagio. Su obra, tan corta como intensa, se mantuvo ignorada por años debido a acusaciones de misoginia y a su cercanía con Juan Vicente Goméz. Fue a partir de los años 50 cuando jóvenes vanguardistas intelectuales encuentran en él una influencia notable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí