Más que una rosa pintada de azul

En la lista de canciones venezolanas que han logrado traspasar las fronteras patrias para alojarse en el repertorio internacional, es justo y necesario incluir Motivos. Y aunque muchos piensen que lleva el sello mexicano, quizá porque ha sido grabada por artistas de la talla de Pedro Vargas, Armando Manzanero, Vicente Fernández y Luis Miguel, la verdad es que los versos “Una rosa pintada de azul”, “Unos ojos bañados de luz” y “Una boca queriendo besar” nacieron en territorio carabobeño, lugar de origen de su creador Italo Pizzolante Balbi.

La historia de Motivos resulta especialmente curiosa y se engalana para celebrar 55 años este primero de diciembre.

En alguna oportunidad, Pizzolante relató cómo surgió una de sus canciones más emblemáticas. Su amiga Ana Arismendi lo invitó a una reunión y le pidió que llevara una pieza original.

15 minutos. En el trayecto, desde la Petroquímica de Morón hasta Puerto Cabello, se dedicó a escribir en la parte posterior de una tarjeta de presentación. Durante una parada en El Palito, mientras contemplaba la playa y recordaba episodios de su infancia, comenzaron a fluir los versos relacionados con distintos motivos para componer. Todo en quince minutos.

Ya instalado en la casa de su anfitriona, se sentó frente al piano para ordenar los acordes y darle la forma definitiva a la composición. El estreno fue acogido con aplausos. Y Arismendi decidió enmarcar y preservar la pequeña cartulina que, tiempo después, devolvió al creador.

Además del cuarteto azteca mencionado en las primeras líneas de esta página, el tema ha sido grabado por La Rondalla Venezolana, el trío Los Panchos, el puertorriqueño Chucho Avellanet y el tenor criollo Alfredo Sadel, acompañado al piano por el maestro Aldemaro Romero. Y en varios países latinoamericanos también ha tenido versiones.

Claro está, también ha sido versionada en el orbe de manera instrumental, debido a la gran calidad de la pieza.

La versión más reciente data de 2005, cuando fue incluida por Luis Miguel en su disco México en la piel, al tratarse de una de las canciones preferidas de su madre, Marcela Basteri. Seguramente, este hecho terminó de alimentar la confusión sobre la partida de nacimiento de la obra.

Además… La otra composición imprescindible de Italo Pizzolante es Mi Puerto Cabello, dedicada a su terruño natal y popularizada por el malogrado cantante zuliano Felipe Pirela mientras militó en la octogenaria orquesta Billo’s Caracas Boys. Aunque ha habido otras versiones del tema, como las grabadas por el grupo Los Terrícolas y el cantautor Ilan Chester, la de mayor recordación sigue siendo la realizada por Pirela.

El arraigo de la pieza en el sentir de los lugareños hizo que el 17 de julio de 1998 el alcalde de Puerto Cabello, Alfredo Sabatino, la declarara himno oficial de esta ciudad portuaria carabobeña.

ENLACES PATROCINADOS