Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioChévere30 años de "The Black Album", el disco de Metallica que puso...

30 años de “The Black Album”, el disco de Metallica que puso a batir cabezas en todo el mundo


Treinta años atrás se publicó el disco homónimo de la banda de heavy metal más importante del mundo, Metallica, álbum que también sería conocido como “The Black Album”.

Líderes de un género musical difícil, sobre todo en los 90, la banda de Los Ángeles rompió los esquemas, imponiéndose sobre los ritmos que se vendían como pan caliente en las voces de Madonna, Celine Dion, Mariah Carey, UB40 o Sting.

Sin imaginarlo, el 12 de agosto de 1991 marcaría un antes y un después para Metallica. Su trabajo plasmó el sonido de James Hetfield, Kirk Hammett, Jason Newsted y Lars Ulrich, miembros de la agrupación que nació en 1981, y se convertiría en el disco más vendido no solo de estos músicos, sino del rock.

La producción

“Ese disco fue la combinación correcta de canciones, la combinación correcta con el productor, la combinación correcta de ganas, tenacidad e ideas”, dijo a GQ Italia Lars Ulrich, el baterista de la icónica agrupación.

Y es que el trabajo de producción de Bob Rock fue determinante para lograr que “The Black Album” vendiera más de 500 mil copias en su primera semana en los Estados Unidos, posicionarse en el puesto número uno en la lista Billboard de 1991 y convertir a los metaleros en una banda más comercial, sin que perdiera su esencia.

En total el disco se compone por 12 canciones, repartidas en 62 minutos y medio de grabación. Se desprende de él temas como “Enter Sandman”, “Sad But True”, “The Unforgiven”, “Wherever I May Roam”, “Nothing Else Matters”, entre otros, que se convirtieron en himnos de varias generaciones y han llegado a influenciar a cantantes de distintos géneros musicales.

Para esta propuesta, Bob Rock adaptó varias innovaciones en la técnica de grabación de los instrumentos. En ese sentido hay que mencionar que la batería se registró de modo tal que se acercara lo más posible al directo.

Las 12 canciones fueron completamente escritas por James Hetflield, quien además le puso música a cada una de ellas en compañía de su baterista, Lars.

Esta “combinación perfecta” logró impresionar a la crítica y, sobre todo, al público. Se venían 1000 copias del disco cada semana desde su lanzamiento y se posicionó como el más vendido de 1991.

Al 12 de agosto de 2016, “Metallica” registraba más de 16.4 millones de copias vendidas solo en EE. UU. y logró disco de platino en 16 ocasiones. Al mismo tiempo consiguió un premio Grammy a la Mejor interpretación de metal en 1992.

“Giro de 180 grados”

“Este disco homónimo pero conocido como ‘The Black Album’ por el color de su portada, representó un cambio importante para la agrupación porque dejó de ser una banda de trash metal para dar un vuelco en la forma de componer y en la forma de presentar las canciones, pues dejaron de ser tan largas (ya no encontramos tracks de seis, siete u ocho minutos) como “Master of Puppets”, y encontramos canciones que buscan un público más universal”, opinó Humberto Sánchez, profesor de periodismo musical.

Para el experto, Metallica, con “The Black Album”, dejó de ser una banda de nicho para abrirse a una audiencia más amplia. “En su momento fue considerado como una traición por los seguidores más recalcitrantes, más ortodoxos, pero fue bienvenida para los amantes del rock que no necesariamente coqueteaban con el metal. Sin embargo, muchas de las canciones que vemos en este disco pueden ser consideradas como pesadas”.

Humberto Sánchez agregó que “en comparación con lo que venían haciendo en los años 80 hay un vuelto, un giro de 180 grados. Hay que recordar también que cuando salió el disco, el grunge tomaba cada vez más forma y se convertía en un subgénero cada vez más importante que marcó la pauta de esa primera etapa de los 90 y muchas agrupaciones empezaron a buscar la forma de adentrarse en esos cambios”.

Lea la noticia completa en Chevere.life