InicioChévereParásitos marcó un hito en la historia del Oscar

Parásitos marcó un hito en la historia del Oscar

Carmela Longo / Enrique Contreras.- Fue una noche de sorpresas a medias. A medias porque si bien el éxito de Parásitos no fue sorpresivo, sí lo fue el hecho de que se alzara con el máximo galardón de los premios más importantes de la industria del espectáculo mundial.

Se daba por descontado que la cinta lograría la estatuilla en la categoría de película extranjera (en idioma no inglés), pero también se daba como un hecho que la revelación que resultó ser 1917 haría lo propio en el renglón película del año. Y no fue así.

La realización de Bong Joon-ho logró convencer a los miembros de la Academia y, por primera vez en la historia de estos premios (el domingo fue la entrega 92), una película de habla no inglesa se convirtió en la ganadora de la categoría principal.
Un detallazo que tuvo el director surcoreano durante su discurso fue honrar a Martin Scorsese (presente en la sala), con quien compartía categoría. Dijo, entre otras cosas, que fue el director que lo inspiró desde muy pequeño en interesarse por el cine.

En total, Parásitos se fue con cuatro estatuillas para su casa (también ganó como mejor director y guion original). A Sam Mendes y 1917 les tocó conformarse con tres premios, todos en las categorías técnicas.

El resto de las distinciones no fueron sorpresa: Joaquín Phoenix no se podía ir a casa sin su premio por la excelente interpretación que hizo en Joker. Desde que comenzó la temporada de premios, el actor no dejó de recogerlos. Pero así como celebraba su logro, también dejaba a los asistentes y televidentes un discurso que generó polémica. “He sido un sinvergüenza en mi vida. He sido egoísta. He sido cruel a veces, difícil en el trabajo, y estoy agradecido de que muchos de ustedes en esta sala me hayan dado una segunda oportunidad”, dijo antes de recordar a su hermano, River, quien falleció cuando tenía 18 años.

Brad Pitt también emuló a Phoenix, pues sólo le faltaba conseguir el Oscar en estas premiaciones de 2020, y lo obtuvo por su papel en Once upon a time… in Hollywood. Su par en el renglón femenino, Renée Zellweger, también subió al estrado a recoger el suyo y aprovechó el momento para honrar a sus padres.

Mientras, Elton John se fue con otro Oscar a su tradicional fiesta después de la gala. (I’m gonna) love me again, de la cinta Rocketman, fue la distinguida en su categoría.

Parásitos o la “viveza” fatal

Cuatro Oscar para una cinta extranjera, incluyendo mejor película del año, que es hablada en coreano y que dura 132 no desperdiciados minutos, dejarán a más de un cinéfilo curioso.

Y quienes asistan a raíz de este avasallante triunfo de la cinta dirigida por Bong Joon-ho, que incluyó además la Palma de Oro en Cannes, amén de otros festivales de primera, no se arrepentirán de verla.

Primero porque directa o entre líneas, la historia de una familia pobre cuyos hijos son inteligentes pero que por la miseria en que viven no tienen acceso a estudiar formalmente una carrera, muestra a unos seres en la que la denominada viveza criolla —que en este caso sería surcoreana— hace que logren sus objetivos. Sin embargo, al forzar la barrera, entran en una fatal espiral de violencia, en la que la lucha de clases queda reducida a un lamentable “sálvese quien pueda”.

Un trabajo donde también el perverso uso de la tecnología nos muestra que hay que cuidarse de ser estafado o embaucado por quien sea. Y, sobre todo, nos relata cómo las ansias de dinero y los contrastes de una sociedad, donde la opulencia y la pobreza total están más vigentes que nunca, llevan a lo seres humanos a tomar las decisiones más disparatadas y lamentables.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí