InicioChéverePunto criollo | ¡A bailar joropo!

Punto criollo | ¡A bailar joropo!

De la variada gama sonora del folclor musical venezolano destaca el joropo; ese joropo bravío y de grito altanero que nos traslada de inmediato a la inmensidad de la sabana y nos hace parte del llano, su música y también de su gente.

El joropo hay que saberlo bailar: bien zapatiao, tal como hombre y mujer lo bailan en el llano apureño entre zapateo y escubilleo, al son del arpa, el cuatro y las maracas; se realizan sincronizados giros que simbolizan el sutil coqueteo de la mujer y el galanteo y caballerosidad del hombre; o el desafiante espíritu de aquel llanero recio.

Desde las estilizadas coreografías de los grupos de danza hasta el joropo bailado en las fiestas llaneras donde el zapateo de muchas parejas levantan el polvo bajo los caneyes de palma, los bailadores ejecutan pasos que se acoplan a los diferentes compases y variaciones que marcan los tonos del arpa y reciben nombres como la media luna y el rastrillado, entre otros.

En tiempos de la colonia el joropo daba sus primeros zapateos bajo el nombre de fandango, entendido como una manera de expresión nacida de la música y el baile, gracias a la fusión del indio, el negro y el blanco.

Y era tal la “expresividad” del baile que en 1640 por un Decreto Real, el joropo fue prohibido por considerar que en su baile las parejas asumían movimientos y composturas ajenas al recato, en tonos de la indecencia.

Hoy, entre los venezolanos, ese fandango se convirtió en el joropo, que dio forma a nuestra identidad musical, tal como lo hizo en el resto del continente, donde se creó una rica variedad musical en cada región, entre las que se cuentan la zamba cueca en Perú, la cueca chilena, la zamba argentina, la samba brasilera, entre otros.

Cada una con una forma particular en el baile. Para nosotros, el joropo se baila bien zapatiao.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí