InicioChévereReneé de Pallás: la abuela eterna

Reneé de Pallás: la abuela eterna

La Navidad es la época preferida de muchos. La decoración abarrotada con escarcha para donar, la música con la gaita como emblema, la comida con la hallaca como bandera y la ansiedad de los pequeños a la espera de los regalos, hacen de los últimos días del año un periodo de celebración.

Pero también de tristeza y nostalgia por el recuerdo de quienes ya no están. De la televisión, esa familia ficticia que se adopta casi sin querer, han salido muchas figuras que se han ganado un lugar en la memoria, como es el caso de la actriz Reneé de Pallás.

Rostro asiduo de las producciones dramáticas, la etapa final de su carrera de más de cuatro décadas estuvo cargada de personajes de abuela que, a pesar de que a veces era un ángel y otras un demonio, la colocaron en un pedestal del que no ha sido desocupada.

Origen dudoso. El dejo español que tenía en el hablar siempre generó dudas sobre su lugar de nacimiento. Sin embargo, se encargó de aclarar que su padre Manuel Pedroso era de origen peninsular y su madre Josefa Cabal de raíces cubanas. Durante un viaje de vacaciones se instalaron en la hacienda de unos amigos en Trujillo y allí vino al mundo el 12 de enero de 1907, María del Carmen Pedroso Cabal.

Casi inmediatamente, la familia se mudó a la isla caribeña y, poco tiempo después, a territorio ibérico. Su debut fue a los seis años, en acto benéfico realizado en Santiago de Compostela. Descubierta la vena artística, estudió ballet clásico, arte, pintura y música, antes de relacionarse con revistas musicales y grupos teatrales hasta que conoció a Jesús Pallás Astorga, quien le llevaba 16 años y tenía una compañía de espectáculos.

La pareja se enamoró, se casó y se dedicó a girar hasta llegar a Venezuela en 1926. El clima y la chispa criolla -que el productor asociaba con su Cádiz natal- los convenció de establecerse en el país. Ella, rebautizada Reneé de Pallás, se involucró en el nacimiento de la industria radiofónica y él continuó con su negocio.

Acogieron la nacionalidad venezolana el 19 de agosto de 1949 en la Oficina Principal de Registro Público del Distrito Federal. De la radio saltó a la televisión. La característica actriz fue ficha de Radio Caracas Televisión, Cadena Venezolana de Televisión y Venevisión, donde desarrolló la mayor parte de su carrera y se proyectó como la abuela más conocida del país, al lado de figuras como: José Bardina, Lupita Ferrer, Flor Núñez, Hilda Carrero, Eduardo Serrano, Alba Roversi, Corina Azopardo y Guillermo Dávila.

Luego de una semana recluida en el Urológico de San Román, por problemas respiratorios, la actriz falleció el 14 de noviembre de 1987, después de una destacada participación en la telenovela de VV El sol sale para todos.

Trazos

Fue decisión del matrimonio Pallás-Pedroso no tener descendencia. El espíritu aventurero de la primera actriz, quien viajaba todos los años a Europa para esquiar y se desplazaba hasta el canal de La Colina en un Camaro amarillo, más sus compromisos profesionales, la alejaron de la maternidad. Sin embargo, consideraba a su sobrina Amparo como hija propia y a los dos retoños de esta como nietos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí