InicioChévereSesenta años de música y amor después del amor de Fito Páez

Sesenta años de música y amor después del amor de Fito Páez

El cantante argentino es uno de los más importantes exponentes del rock en español

Cantantes hay muchos, pero pocos son los que trascienden. Fito Páez, con más de 40 años de trayectoria artística, es uno de los artistas más exitosos, coreados y queridos de su natal Argentina y de Latinoamérica, y este 13 de marzo hay un motivo especial para celebrarlo: su cumpleaños número 60.

Rodolfo Páez, a quien se le conoce como Fito Páez, nació el 13 de marzo de 1963 en Rosario, bajo el signo de Piscis. Su obra musical arropa 27 álbumes de estudio, un maxi sencillo, cuatro álbumes en directo, tres DVD, 12 álbumes recopilatorios y una inmensa cantidad de fanáticos regados por todo el mundo que lo mantienen como uno de los intérpretes de rock en español más importantes de finales del siglo XX y de lo que va del XXI.

A Fito se le conoce como El trovador del rock argentino y no es para menos, gracias a que de su pluma salieron canciones como “El amor después del amor”, “Al lado del camino” o “Brillante sobre el Mic”, verdadero himnos que marcaron a varias generaciones.

El periodista Luis Jesús González Cova comentó que Fito Páez “es un artista al que nadie le quita lo baila’o”. De una manera u otra, agrega, se mantiene vigente y siempre está en la movida. “Tal vez porque su música tiene sólidas bases, se apoya en clásicos, no solamente de diferentes corrientes del rock (desde The Beatles hasta Prince, deteniéndose en un montón de escalas entre ellos), sino además en sonoridades propias de la música popular argentina y latinoamericana, en su música hay reminiscencias de Brasil, de Perú, entre otros”.

Los clásicos nunca mueren

González, con más de 20 años dentro del periodismo cultural, sostiene aquello de que los clásicos nunca mueren y ese parece ser el caso de Fito. Por eso, “no tengo ninguna duda de que en las futuras generaciones habrá artistas o grupos en los que se verá su influencia, ahora creo que es pronto para verlas”.

Cree que hay que esperar a que el argentino se retire para saber a ciencia cierta qué tanto dejó en otros, pero viendo hacia atrás nos damos cuenta de que ya hay un legado en otros artistas. “Recordemos que fue el productor, aunque de emergencia, del primer disco de Sentimiento Muerto, ‘El amor no existe, hay que hacerlo’. Ahí hay, necesariamente, alguna influencia de él como artista”.

Añade que ese disco, a su vez, influenció a varias bandas venezolanas que vinieron luego, pues, sin dudas, Sentimiento Muerto fue la banda criolla que marcó un antes y un después en la historia del rock nacional.

“No creo que en este caso el auge de la música urbana límite o afecte la posible influencia de Fito como artista. Es cierto un repunte de géneros como el rap y el trap, pero el rock está lejos de morir, aún tiene su espacio. Y en el ámbito Latinoamericano, Fito es una figura de muchos kilates”.

Borrar fronteras

“Fito también tiene en su palmarés, nada más y nada menos que el disco de rock más vendido en la historia de Argentina, ‘El amor después del amor’. Estamos hablando del país de Soda Stereo. No creo que haga falta decir más”, resalta el entrevistado.

Pero la trascendencia del artista va mucho más allá de Argentina y de Latinoamérica, porque pertenece “a esa generación que logró romper ese embudo o esa traba, tal vez impuesta por la industria, ese mecanismo que permitía, por ejemplo, la llegada de bandas españolas a Latinoamérica pero no a la inversa. Por supuesto, en esto no estuvo solo, pero tuvo mucho que ver en eso”.

Todavía hoy, con más de 40 años de trayectoria artística, llega hasta la madre patria para compartir su arte. Llevó con su reciente gira “El amor 30 años después del amor” para homenajear el disco más exitoso de su carrera y, por fortuna, también visitó Venezuela para presentarse el 19 y 20 de octubre en la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño.

Logros bien merecidos

Luis González considera que el mayor logro de Fito Páez es, precisamente, “El amor después del amor”, álbum que vio luz el 1 de junio de 1992 y que vendió 30 mil copias en dos días y 20 mil más en una semana.

Este material contiene colaboraciones con Luis Alberto Spinetta, Charly García, Andrés Calamaro, Mercedes Sosa, Gustavo Cerati, entre otros, y hasta 2012 segistraba 1.100.000 unidades compradas.​

Asimismo, se posiciona en el lugar número 13 de la lista de los 100 mejores álbumes del rock argentino según la revista Rolling Stone.

Pero estos reconocimientos no le cayó del cielo, opina el entrevistado. “Ese disco se grabó en cuatro países y seis estudios, a lo largo de cinco meses y con invitados de lujo y sin límite de presupuesto”.

“Ese dinero fue, es y será un montón para producir un álbum. En cualquier circunstancia.
Mas del necesario para poder crear en libertad, sin presiones y cumpliendo el protocolo ideal… Con los músicos elegidos y en donde yo quisiera”, cuenta el rosarino en su autobiografía publicada el año pasado, detalles que ya compartió en varias entrevistas según apunta González.

Y esas libertades no se le dan a cualquiera, continúa. “Esa oferta se le hace a alguien que ha probado sobradamente su talento. Pero más allá de eso, es un músico que ha logrado conmover a gigantes como Pablo Milanés, Osvaldo Pugliese, Caetano Veloso, Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sosa, y muchos otros como de esa talla. Si tu música le gusta a esos grandes, es porque tiene calidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí