Un cuarto de siglo sin José Ignacio Cabrujas

Un infarto agudo en el miocardio produjo la noticia inesperada: murió José Ignacio Cabrujas. Contaba 58 años de edad, cuando el 21 de octubre de 1995 falleció en la isla de Margarita. El hombre de la voz profunda y el cabello ensortijado dejó viuda a la intelectualidad venezolana del siglo XX, aunque su legado se mantenga como fuente de inspiración para quienes conservan la certeza de que es factible atender al público sin subestimarlo.

Resulta imposible adjudicar a Cabrujas una sola palabra. Fue actor, director, productor, dramaturgo, cronista, escritor, docente, humanista, gerente cultural y diseñador de campañas políticas, entre otros.
Abarcó el teatro, el cine y la televisión con el sólido compromiso de quien aparta los prejuicios, para apostarle a la diversidad de estratos, capacidades e intereses que conviven en cada medio de comunicación. Hoy más que nunca vale la pena recordar a un gran personaje.

De origen humilde, José Ignacio fue el mayor de los tres hijos de José Ramón Cabruja (así sin “s”, esta letra la adoptaría más tarde) Esteso y Matilde Lofiego, nacido el 17 de julio de 1937. Junto a sus hermanos Martha y Francisco creció en Catia, donde la lectura de Los miserables de Víctor Hugo lo hizo soñar con el futuro que quería para sí.

Como estudiante de Derecho en la Universidad Central de Venezuela tuvo la oportunidad de acercarse al Teatro Universitario. Y allí comenzó todo. Su debut como actor lo abrió a todo lo que vendría después.

Llevan su firma las obras teatrales Profundo, Sagrado y obsceno, Acto cultural, El día que me quieras, Una noche oriental y El americano ilustrado, entre otras.También las películas La quema de Judas, Crónicas de un subversivo latinoamericano, La quema de Judas, El pez que fuma, Carmen la que contaba con 16 años, El rebaño de los Ángeles y Amaneció de golpe.

Y muchas de las producciones imprescindibles en la historia de la televisión: Boves, el urogalllo; Doña Bárbara (primera telenovela grabada a color, aunque transmitida en blanco y negro por falta de permiso presidencial), La hija de Juana Crespo (primera telenovela de ruptura), La señora de Cárdenas (primera telenovela en abordar el tema del divorcio), La comadre, Estefanía, Natalia de 8 a 9, Gómez, La dueña, La dama de rosa, Señora, María María (primera telenovela de Marte TV), Emperatriz y El paseo de la gracia de Dios.

Muchos de esos trabajos tienen créditos compartidos con otros grandes como Salvador Garmendia, Román Chalbaud, César Bolívar e Ibsen Martínez. Además de su trabajo en los medios, Cabrujas integró al plantel docente de la Escuela de Artes de la UCV.

Otro capítulo

Para no hacer el cuento largo, la vida personal de José Ignacio Cabrujas puede resumirse en tres matrimonios y dos hijos. Estuvo casado un quinquenio con la actriz de teatro Democracia López, con quien procreó a Juan Francisco. Casi una década con la vestuarista y productora Eva Ivanyi; y con la cantante, musicóloga y fundadora de la Camerata de Caracas, Isabel Palacios, madre de Diego.

Enlaces patrocinados