InicioChévereYulimar Rojas mostró su lado más glamuroso en revista de moda

Yulimar Rojas mostró su lado más glamuroso en revista de moda

La medallista olímpica venezolana sorprendió como una mujer sensible y, al mismo tiempo, fuerte

Yulimar Rojas generó impacto y sorpresa al posar para una revista de moda. Y es que la medallista olímpica venezolana deslumbró a sus seguidores y compartió su experiencia como atleta de alto rendimiento con Vogue México. A la publicación dijo cómo sobrelleva el hecho de no competir en los Juegos Olímpicos de París 2024.

Con 28 años de edad, Rojas aprovechó la ocasión para disculparse de nuevo con Venezuela, ya que una lesión en su talón izquierdo le impedirá saltar en los famosos juegos. “Mi corazón está roto, también quiero disculparme por no poder representarlos en París”, dijo en la entrevista.

Asimismo, Yulimar Andrea Rojas Rodríguez compartió que su meta en las Olimpiadas era batir su propio récord y alcanzar una distancia de salto de 16 metros. 

Cabe recordar que la criolla batió dos veces el récord del mundo de triple salto: la primera vez en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, cuando logró una marca de 15,67 metros, y luego en el Mundial Indoor de Belgrado 2022, donde llegó a los 15,7 metros.

Víctima de bullying

Otro de los temas que la medallista de oro en Tokio 2020 reveló fue haber sufrido bullying en su infancia por su altura, su pelo, zapatos, entre otras cosas.

“Fue un hecho que me persiguió toda mi adolescencia. Me decían muchas cosas. Los sobrenombres me mataban, me dejaban impotente. Me llamaban garza, jirafa, negra. Se metían mucho con mi color de piel. Como tenía el pelo ‘malo’ (afro), siempre me peinaba con un chonguito que se despeinaba y me decían negra fea. Yo pensaba: ‘Si se meten conmigo es porque soy distinta”, recordó Yulimar.

La deportista se enfocó en la idea de que en algún momento “todas esas personas que se burlan de mí van a conocer a la verdadera Yulimar. Todo eso me afectó. Me creó un trauma que sólo pude superar gracias al deporte. El trauma que sentía hizo que no pudiera caminar en lugares donde había mucha gente para que no me vieran, para no pensar que veían o que se metían conmigo. Al final agradezco a esas personas por hacerme más fuerte. Me volvieron una mujer con temple, guerrera, luchadora, capaz de sobreponerse a esos comentarios que por años la persiguieron”.

Pese a todas las críticas, Yulimar tenía claro que ella era otra cosa más grande que las burlas. “Siempre supe que era diferente. Que estaba llamada para hacer grandes hazañas para que muchos pudieran ver reflejada su historia en la mía”.

Por un sueño

En 2015, la “Reina del Triple Salto”, partió de su país natal Venezuela en busca de saltos más largos.

“Me fui de mi país cuando estaba cumpliendo 20 años. Le huía a la idea de partir. Postergué varias veces el viaje. Fue una decisión muy difícil. Pero, me llené de valor y aposté al futuro. Siempre pensé que tenía una misión, o tengo una misión porque ese reto sigue en pie. Dentro de mí guardo Pozuelo, mi familia, mi mamá que nunca me ha dejado, mi infancia, mis primeros pasos, ese rinconcito de Puerto la Cruz que amo tanto y cada vez que voy a Venezuela trato de reencontrarme con eso. Es el eje de mis comienzos, es seguir adelante, es donde me identifico ahora mismo y es lo que más me ha motivado a seguir adelante”, destacó.

La partida permitió a Yulimar Rojas crecer mucho. “Aprendí cosas fundamentales: a valorar el día a día, a no perderme y a creer en mí. Aprendí a luchar por mis creencias y no soltarlas nunca. Siento que he ayudado a muchas personas a ver el camino más fácil. A que algunos puedan ver la luz, aunque crean que no lo pueden lograr. En 2018 quería un cambio en mi vida. Nunca me ha gustado peinarme. Mi mamá siempre peleaba conmigo de pequeña y me decía: ‘Péinate que te van a salir gusanos en ese pelo’. Pensé: quiero saber cómo me veo con el cabello corto.

También, “La Morena de Oro” aseguró que logró superar sus miedos. “Antes no creía en mí: no me gustaba cómo me veía… Aprendí a verme, aprendí a que me gustara cómo me veía en las pantallas, aprendí a hablar, a soltarme con las cámaras porque yo era muy tímida”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí