InicioCienciaEstación lunar, base para la expansión humana

Estación lunar, base para la expansión humana

La ILRS tendrá una estructura en la superficie lunar y otra que estará orbitando

En días recientes, China logró llevar a la Luna su sonda Chang’e-6 que es parte de la fase de reconocimiento para construir la Estación Internacional de Investigación Lunar (ILRS por sus siglas en inglés), un ambicioso programa para establecer un área de operaciones y hábitat humana en el satélite natural terrestre.

La sonda pudo tomar con éxito las muestras de suelo como está planificado en la hoja de ruta que China y Rusia presentaron en 2021, la cual plantea la ejecución de varias misiones en simultáneo para allanar el camino de construcción de la ILRS que tendrá una estructura en la superficie lunar y otra orbital, es decir, que estará dando vueltas alrededor de la Luna.

A este hecho con la Chang’e-6, se suma que Rusia dio un paso decidido el martes reciente luego que la Duma ratificó el acuerdo intergubernamental que firmaron con Pekín el 25 de noviembre de 2022 y en el que pactaron colaborar en la creación de la estación, porque contribuye a reducir costos, prevenir riesgos técnicos y financieros.

Los planes de la humanidad de establecerse en la Luna no son nuevos y hay otros proyectos que se desarrollan en diferentes países, sobre todo occidentales, pero China y Rusia ya están en la carrera lunar y se han planteado crear la estación en principio con un complejo de instalaciones básicas para el año 2035.

Ya para 2045, el modelo será más extenso e integral para la utilización de los recursos locales y operaciones complejas a gran escala para que la humanidad pueda explorar el espacio profundo, por eso es necesario una instalación de este tipo en la Luna que facilite la expansión más allá de la Tierra, según expertos.

En sus primeras etapas se pondrá un centro de mando y unidades de energía, así como de telecomunicaciones, ya que esto ayudará a cubrir las demandas futuras de la infraestructura en las que se harán exploraciones y uso de la Luna, experimentos y verificación de tecnología con miras a lograr la presencia de humanos.

La cooperación se da por medio de la Administración Nacional del Espacio de China (Cnsa) y Roscosmos. El objetivo de la ruta del programa son las labores de topografía, geomorfología y geología; observaciones de la Tierra, experimentos biológicos y médicos basados en la Luna y, entre otras cosas, utilizar in situ los recursos.

Etapas

El programa está dividido en tres etapas. La primera es el reconocimiento, que es la etapa que en la actualidad está en desarrollo, debido a que se requiere estudiar los sitios indicados donde se establecerá la base. Comenzó con las misiones Chang’e-4 en 2019, Chang’e-5 en 2020 y prosigue con la Chang’e-6 e incluye la Chang’e-7 para 2026.

Pero no solo China ejecutará misiones independientes, Rusia también con Luna 25, 26 y 27. Con todas se perfilan a recolectar los datos necesarios y a esto le sigue la segunda fase que es propiamente la construcción, que se estima desde el 2028 hasta 2030 con las misiones Chang’e-8 y Luna 28 para enviar la carga pesa.

La tercera fase es una continuidad de la segunda para poder completar entre 2031 y 2035 el proceso de construcción. Llegado a este punto crucial para los planes de ambas potencias emergentes, se evaluará la posibilidad de enviar astronautas para que estén de forma permanente en el lugar de investigación.

Expertos en la materia señalan que el potencial de este proyecto se basa en la posibilidad de llegar desde la Luna a otros lugares del sistema como Marte, además, de poder trasladar mercancías hacia la Tierra, todo esto por la débil gravedad que tiene el satélite natural del planeta.

A este programa se ha sumado otras naciones como Emiratos Árabes Unidos, Sudáfrica, Pakistán, Bielorrusia y Türkiye e incluso Venezuela, que fue el primer país invitado por el Gobierno de China a unirse.

¿Qué hay en la Luna?

Estados Unidos, China, India, Japón y otros países buscan llegar a la Luna a través de misiones que se han venido planificando y lanzando desde hace un tiempo, ya que se ha detectado la presencia diversos recursos como agua de hielo, que puede dividirse en hidrógeno y oxígeno para utilizarlo como combustible.

La competencia del programa lunar ruso-chino es Artemisa, un programa de la Administración Nacional para el Espacio de Estados Unidos (Nasa) para la ejecución de vuelos espaciales tripulados para regresar a la Luna y establecer presencia a largo plazo en la Luna.

India también presenta un gran avance y con su misión Chandrayaan-3 cumplió su objetivo más crucial en agosto de 2023 y llevó un módulo para buscar hielo a base de agua en el polo sur de la Luna.

Sonda china Chang’e-6 llegó en días recientes a la luna.

Datos

  • Ruta. En 2021, China y Rusia presentaron la hoja de ruta para la construcción de la estación lunar, la cual comprender 14 años hasta 2035.
  • Muestras. La sonda Chang’e-6 tenía un módulo de aterrizaje con un brazo mecánico y un taladro que le permitió recoger hasta dos kilogramos de material superficial y subterráneo, que serán estudiadas al llegar a la Tierra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí