InicioCienciaExceso de trabajo puede aumentar riesgo de ACV

Exceso de trabajo puede aumentar riesgo de ACV

Más de 10 horas al día por un mes al año, son suficientes para sufrir hemorragias e infartos en áreas del cerebro

El exceso de trabajo en términos de hora, carga mental y emocional puede tener efectos negativos en la salud y un mayor riesgo de causar un accidente cerebrovascular (ACV) tanto en adultos mayores como jóvenes.

Tiene que ver con el estrés y el no equilibrio para llevar la vida laboral y personal. Por ende, esto resulta en lo que se denomina el workaholism o sobrecarga laboral, refieren los especialistas.

Además, las intensas cargas de trabajo están asociadas a las preocupaciones y la angustia, lo que provoca un incremento de posibles infartos y alteraciones neuronales severas.

Según explica Ernesto Guerra Alcalá, un neurólogo e internista consultado por Últimas Noticias, más de 10 horas de trabajo al día durante un mes al año, es suficiente para que se incremente la posibilidad de sufrir hemorragias cerebrales e infartos en áreas del cerebro, que impactan en un porcentaje casi igual en mujeres y hombres.

Precisó que someterse al trabajo intenso y prolongado tiene efectos dañinos en varios órganos, pero, en especial, en el cerebro.

“La relación entre el exceso de trabajo y el ACV no es del todo lineal, pero varios estudios han demostrado que trabajar largas horas puede aumentar de forma significativa el riesgo de ACV”, expresó.

Destacó que es muy importante mantener un equilibrio y adoptar un estilo de vida saludable para minimizar el riesgo de sufrir ACV y enfermedades por estrés.

Con mayor detalle, Guerra señaló que el exceso de trabajo puede aumentar el riesgo a través del estrés crónico, que eleva los niveles de cortisol y adrenalina, y a su vez, la presión arterial e inflamación.

Hacer poco o no hacer ejercicio, la falta de una dieta equilibrada y no dormir lo suficiente, estimulan la obesidad, la diabetes, la hipertensión arterial y la apnea del sueño, todos, posibles factores para un ACV.

También, fumar y el alcohol en exceso son hábitos que se convierten en un riesgo, así como la falta de atención médica que puede llevar a un diagnóstico tardío y al manejo no adecuado de las condiciones patológicas.

Desensibilización

De acuerdo con el médico, todo esto significa un grave problema para la gran mayoría de quienes tienen jornadas prolongadas, pero, no lo ven así.

Esto se traduce en una desensibilización gradual de las condiciones inadecuadas de trabajo, el bajo salario o las presiones por cumplir los compromisos, indicó.

“Es una paradoja fisiológica y laboral que horarios largos y sin descanso impiden la actividad física diaria y disminuyen significativamente la eficiencia de objetivos laborales cumplidos”, recalcó.

En este punto, el doctor acotó que a esto se suma el hecho del tipo de trabajo. Por ejemplo, estar sentado por más de 90 minutos frente a una computadora o escritorio también tiene efectos negativos, ya que cambia el metabolismo cerebral de manera importante.

En consecuencia, genera una mayor inducción de estrés y trastornos del sueño, que repercuten en el descanso y la dieta.

“No solo es el trabajo ejercido, sino las largas jornadas trabajadas que cambian gradualmente el volumen de sangre que debe llegar al cerebro, y este es uno de los principales factores que generan deterioro neuronal”, añadió.

El trabajo remoto

La situación aplica para labores en una oficina o trabajos pesados como en una fábrica, y por lo general, las personas que ejercen estos empleos no desconectan ni siquiera los fines de semana y eso es un impedimento para disminuir la tensión. Tiene que ver también con las preocupaciones por los resultados y los conflictos laborales.

Otro grave problema es el trabajo en casa, que llega a convertirse en una opción para muchos y que durante los primeros años de la pandemia por covid-19 tuvo su auge, sin embargo, “es igual de desgastante y estresante”, subrayó Guerra Alcalá.

El hecho de no ser capaz de no asumir la necesidad de desconectar hasta los fines de semana, “implica grandes posibilidades de generar alteraciones neuronales”.

Tan importante es el trabajo como el descanso. El no desconectar del trabajo, incluso, seguir trabajando por medio del celular, tiene graves consecuencias psicológicas, sociales, neurológicas, cardiovasculares y endocrinológicas.

“Ningún trabajo, por excelente que sea o tenga la mejor remuneración posible, justifica perder la salud”, dijo.

Antecedentes

Varios estudios concluyen que 31% de los hombres tienen adicción al trabajo, frente al 11% de mujeres.

Es un factor psicológico que hace creer a las personas que están lejos de cumplir sus objetivos laborales y no estar satisfechos.

En ese sentido, el Dr. Ernesto Guerra comentó que se ha hecho investigaciones que arrojaron que las personas que trabajaban 55 horas o más por semana, tienen 33% más de riesgo de sufrir un ACV, respecto a quienes trabajan de 35 y 40 horas.

Asimismo, en Reino Unido, un estudio que duró 17 años encontró que trabajar 49 horas o más por semana, se asociaba también a este riesgo.

El neurólogo ha precisado que es importante establecer límites entre trabajo y tener un equilibrio con la vida personal; hacer actividad física y llevar una alimentación saludable, así como reducir el estrés.

También es fundamental someterse a evaluaciones médicas regulares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí