InicioCienciaUn "reloj interno" controla el ciclo menstrual

Un “reloj interno” controla el ciclo menstrual

Científicos aseguran que también influye el estilo de vida de la mujer

El ciclo menstrual depende de los ritmos circadianos internos más que de procesos externos, según la principal conclusión de un estudio publicado en la revista Science Advances a partir de la investigación de un grupo de científicos.

Para el estudio participaron 3 mil mujeres entre europeas y norteamericanas, cuyos datos de ciclos menstruales fueron utilizados. Los analistas observaron una débil correlación entre los ciclos ováricos y lunares.

“Algunos creen fervientemente que el ciclo menstrual sigue las fases lunares y otros, como los biólogos, sostienen que es mucho más probable que el proceso este ligado a los ritmos circadianos, (el reloj biológico que controla los procesos fisiológicos en el cuerpo en ciclos de 24 horas)”, reza parte de la publicación publicada por la agencia EFE.

Profundizaron en el asunto

René Ecochard, investigadora de la Universidad de Lyon (Francia), y líder del equipo de trabajo, reforzó la teoría del reloj tras realizar análisis estadísticos epidemiológicos sobre un conjunto de datos antiguos de 26 mil 912 ciclos correspondientes a las mencionadas féminas europeas, que fueron 2 mil 303 en total, conjuntamente con una base de datos más reciente de 4 mil 786 ciclos de las 721 norteamericanas.

Sin embargo, hay que mencionar que existe una diferencia abismal del tiempo que se recogieron los datos de ambos grupos de mujeres, lo cual fue una limitante de la investigación, de acuerdo con los propios autores. La información del primer grupo data de 1960 a la década de 1990. En lo que respecta a las norteamericanas, sus datos son del 2000.

“Utilizando estos dos grandes conjuntos de datos, encontramos pruebas de que es más probable que las características rítmicas del ciclo menstrual se expliquen por un mecanismo impulsor endógeno similar a un reloj que por cualquier otro proceso interno o externo”, resumen los autores en su artículo.

De esta manera, dicho reloj serviría para corregir las discrepancias en la duración del ciclo menstrual, es decir, la alternancia entre ciclos más cortos con otros inusualmente más largos.

Así, los investigadores descubrieron la presencia de “saltos de fase”, cuando el reloj interno no consigue mantenerse sincronizado en un punto y se ‘autocorrige’ saltando bruscamente al siguiente estado estable. Los saltos de fase son indicios de un fenómeno circadiano llamado coordinación relativa.

“Del mismo modo que se necesitan unos días para compensar un desajuste entre la fase circadiana (interna) y la alternancia día-noche después de un viaje intercontinental, pueden ser necesarios varios ciclos para compensar una discrepancia entre el ciclo ovulatorio y un cronómetro interno después de que se hayan producido uno o varios ciclos de duración inusual”, explican los autores.

El equipo también investigó si el ciclo lunar de 29,5 días tenía alguna relación con los ciclos ováricos y halló una correlación muy leve que variaba según los continentes.

Influye el estilo de vida

En el estudio se observó que las mujeres europeas comenzaban a menstruar de manera más frecuente en luna creciente, mientras que las norteamericanas lo hacían en luna llena, una circunstancia que estaría más relacionada con el estilo de vida que con la luna.

“Dada la necesidad de encontrar tratamientos eficaces de la subfertilidad en la mujer, nuestros resultados deberían confirmarse en poblaciones más amplias y deberían evaluarse enfoques cronobiológicos para optimizar el ciclo ovulatorio”, indican los autores.

Para la investigadora Cristina Carrasco, de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Extremadura, (España), las conclusiones del estudio resultan muy interesantes y suponen un punto de inflexión en el avance del conocimiento sobre la fisiología reproductiva femenina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí