InicioCocinaDulce de limón en almíbar

Dulce de limón en almíbar

Celebra el día de papá con este delicioso postre

INGREDIENTES

• 1 kilo de limones, 30 a 35 limones dependiendo del tamaño

• 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio;

• 7 tazas de agua

• 1 kilo de azúcar


PREPARACIÓN
A los limones se le saca el zumo amargo de la piel agarrándose con un paño y pasándose con relativa fuerza el lomo de un cuchillo. Se les hace una cortadita en forma de cruz muy pequeña por la parte inferior y se van poniendo en agua fría. Con un cepillo se lava muy bien una olla grande de cobre (en cobre quedan más verdes) con sal y limón, luego con vinagre y sal y en ella se ponen los limones con bastante agua. Se lleva a un hervor y, momentos antes de hervir, se le agrega el bicarbonato. Se cocinan tapados hasta que se sientan muy blandos al introducirles un cuchillo o una aguja, alrededor de 60 minutos. Si durante la cocción necesitará más agua, se le puede agregar agua hirviendo.
Entretanto, se tiene otra olla esmaltada (peltre) con agua hirviendo. En el momento en que los limones están listos, se apaga el fuego y con una cuchara perforada se pasan los limones escurridos a la otra olla esmaltada o a un envase de vidrio con el agua hirviendo. Evita golpearlos y trátalos con delicadeza. Se tapan y se dejan aparte hasta el día siguiente.
Al día siguiente, y con mucho cuidado, se les sacan a los limones con un palillo las semillas que fácilmente se puedan y se cambian a una nueva agua fría. Esta última operación debe hacerse suavemente y con cuidado de no estropear los limones, puede ser poniendo el borde de la olla bajo un chorro de agua muy suave y protegiendo los limones con la mano. El agua se cambia 2 ó 3 veces al día por 3 ó 4 días. Desde el primer día se comienza a probar si los limones han perdido el amargo. Para ello se aprieta suavemente un limón para que la cortadita no se abra demasiado y se prueba esa agua, cuando ya no se siente amarga se continúa la preparación del dulce.
Cuando se va ha hacer el dulce propiamente, se ponen las siete tazas de agua y el azúcar en una olla de cobre lavada como se indicó previamente, se lleva a un hervor y se agregan los limones que se han escurrido previamente, apretándose suavemente con la mano.
Se lleva nuevamente a un hervor y se cocinan tapados a fuego suave por 2, o 2 horas y 15 minutos. El almíbar debe quedar muy claro, pues se puede caramelizar y los limones se endurecen.
Antes de retirarlos del fuego, se les da un hervor fuerte y se sacan inmediatamente de la olla a un envase de vidrio. Se dejan enfriar antes de meterlos en la nevera.