Polvorosa de pollo

GUISO
• 4 pechugas de pollo sin hueso
• 5 cucharadas de salsa inglesa
• 1 cebolla mediana rallada
• 3 dientes de ajo machacados
• 3 ramas de tomillo fresco
• Sal y pimienta al gusto
En un bol se marinan, durante media hora, estos ingredientes. Luego, en una sartén de teflón con poca grasa, dora las pechugas por ambas caras. Se dejan enfriar y se pican en cuadritos pequeños, se reservan.

SOFRITO
• 2 tazas de cebolla cortada en cuadritos pequeños (brunoise)
• 5 dientes de ajo machacados
• 1/2 taza de ajo porro cortado en cuadritos pequeñitos
• 1/4 de taza de cebollín cortado muy fino
• 1/4 de taza de pimentón rojo cortado pequeño
• 1/4 de taza de ajíes dulces rojos cortados finamente
• 2 tazas de tomates cortados en cuadritos sin piel y sin semillas
• 2 cucharadas de encurtidos en mostaza picaditos
• 3 cucharadas de melado de papelón
• 1/2 taza de vino Sagrada Familia
• 2 cucharadas de salsa inglesa
• 1 cucharada de alcaparras bebé, preferiblemente
• 4 cucharadas de pasas
• Sal y pimienta al gusto
En un caldero mediano agregamos aceite de maíz preferiblemente, hasta cubrir el fondo. Calentamos a fuego medio y sofreímos los ingredientes en el orden en que aparecen, se cocina todo en este orden y cuando dé un hervor se le agregan los cuadritos de pollo y el jugo de la marinada de las pechugas.

MASA
• 8 cucharadas de mantequilla
• 12 cucharadas de manteca vegetal
• 4 yemas de huevos grandes
• 1 cucharadita de sal
• 1/2 taza de azúcar pulverizada
• 1/2 kilo de harina de trigo todo uso
Se unen todos los ingredientes en este orden en un bol, hasta lograr una masa compacta Y se mete en una bolsa plástica, se lleva al congelador por una hora aproximadamente.
Al tener el guiso listo y reposado a temperatura ambiente, se estira la masa con un rodillo y forramos las paredes de los moldes individuales con la ayuda de los dedos (para que no quede gruesa). Rellenamos con el guiso hasta la altura máxima del molde y cubrimos con masa estirada, abrimos unos huequitos para que no se cuarteen cuando vayan al horno; se llevan al horno a 350 grados hasta que la masa de arriba dore porque así sabremos que el resto está listo.

Enlaces patrocinados