InicioConvivenciaTaller de reciclaje de chatarras incomodaba a la gente de Bruzual

Taller de reciclaje de chatarras incomodaba a la gente de Bruzual

Ruidos molestos, faltas de respeto y mal uso de áreas comunes sufrían vecinos de El Valle

Habitantes del sector Bruzual, en la parroquia El Valle de Caracas, se vieron en la obligación de buscar ayuda ante funcionarios de seguridad en la comunidad para regular los ruidos molestos que procedían de la casa de un vecino, quien cuenta con un emprendimiento de reciclaje de chatarras.

Los ruidos molestos están definidos en la Ordenanza para la Convivencia Ciudadana, el Civismo y la Justicia de Paz Comunal del Municipio Libertador como la emisión de sonido, producido por cualquier actividad o proceso, que supere los niveles de tolerancia admitidos, que causen molestias a la salud de la población y perturben el ambiente.

Para parar los intolerables sonidos, el pasado junio acudieron dos residentes de Bruzual a la sede del servicio de Policía Comunal del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana (Cpnb), situado en la calle 1 de Los Jardines del Valle, en donde alegaron que el bullicio se mantiene desde horas de la mañana hasta la noche.

La inspectora jefa del servicio del Cpnb y adjunta a la coordinación de la Sala de Mediación y Resolución de Conflictos, Ana Omaña, explicó que los solicitantes también indicaron que el emprendimiento de su vecino además provocaba que al lugar llegaran personas en situación de calle, quienes a veces procedían a agredir verbalmente a los lugareños.

Durante una entrevista para Últimas Noticias narró que los empleados del señor perturbaban el libre tránsito por los espacios comunes, puesto que utilizaban estos para realizar trabajos.

Ante lo expresado por los civiles, desde el servicio de Policía Comunal decidieron citar a las partes involucradas en el problema para escuchar los puntos de cada uno y proceder a encontrar una solución pacífica.

Mediación

Omaña comentó que las tres personas citadas acudieron al llamado de la Sala de Mediación y Resolución de Conflictos, ubicada dentro de las instalaciones del Servicio de Policía Comunal del Cpnb de El Valle.

Los solicitantes reiteraron lo ya expuesto durante la denuncia, y detallaron que la gente que acude al barrio a vender las chatarras “son groseros, se recuestan de la pared y obstaculizan el paso, generando así molestias e incomodidad en los demás”, narró la inspectora.

En ese sentido, le exigieron a su vecino que respetara los espacios de uso común y que dejara de hacer ruido.

Entretanto, el dueño del emprendimiento indicó que desde su hogar procedía a reciclar chatarras, cobre, hierro, entre otros materiales, a los que se les puede sacar un nuevo provecho.

El hombre aceptó que estaba causando incomodidad entre los otros residentes de la barriada por lo que manifestó que hablaría con sus empleados para minimizar los ruidos.

Asimismo, señaló que mantendrá supervisión y control del espacio que le corresponde a su vivienda para evitar llamados de atención.

Compromisos

Una vez que las dos partes expusieron sus alegatos y solicitudes en la Sala de Mediación, junto a los funcionarios del servicio, pactaron una serie de términos que quedaron plasmados en un acta firmada por todos los presentes, quienes estuvieron de acuerdo que si se incumple alguno de los puntos serían remitidos a la Fiscalía Municipal Primera del municipio Libertador, ubicada en la avenida Nueva Granada de la parroquia Santa Rosalía.

El denunciado repitió que se comprometería a supervisar a su personal para garantizar el orden en el lugar y que se labore con precaución para disminuir los sonidos perturbadores.

Además, convino un horario de trabajo para mantener la paz y tranquilidad de los residentes de los alrededores del taller. De tal modo se iniciará la jornada a las 8:00 am y finalizará a las 6:00 pm.

La pesa y el reciclaje de los productos se llevará a cabo dentro de las instalaciones. Por tanto, le fue prohibido dejar alguna chatarra en las afueras del lugar.

Normativa

La Ordenanza para la Convivencia Ciudadana, el Civismo y la Justicia de Paz Comunal del Municipio Libertador de Caracas, en su artículo 25, establece las conductas que afectan la paz y las relaciones respetuosas entre las personas.

En el parágrafo 1° del artículo, señala como una de ellas el utilizar cualquier medio de producción de sonidos, dispositivos, accesorios o maquinaria que produzcan ruidos molestos, desde bienes muebles o inmuebles. Añade que en estos casos las autoridades competentes podrán identificar, registrar, desactivar y/o retener preventiva y temporalmente la fuente del ruido, salvo que sean originados en construcciones o reparaciones debidamente permisadas.

También estipula que quienes incurran en esta u otras conductas expuestas en el apartado de la normativa serán sancionados con una multa equivalente al pago en bolívares de 30 veces el tipo de cambio oficial de la moneda de mayor valor, fijado por el Banco Central de Venezuela, o la realización de un trabajo comunitario.

Ordenanza y sonidos contaminantes

Artículo 31. La Ordenanza para la Convivencia Ciudadana, el Civismo y la Justicia de Paz Comunal del Municipio Libertador establece los actos que generan contaminación sónica.

Parágrafo 1. Rechaza los sonidos o ruidos molestos que configuren contaminación sónica en actividades como fiestas, reuniones, prácticas musicales o eventos similares que perturben la tranquilidad de los moradores o vecinos.

Parágrafo 2. Rechaza la perturbación de la correcta convivencia ciudadana mediante gritos escandalosos o palabras soeces, que ofendan el decoro de las personas, especialmente en espacios donde se encuentren niños y adolescentes.

Parágrafo 3. Colocar música con altos niveles de sonido en espacios residenciales, locales comerciales con abertura hacia áreas públicas; en unidades de transporte de pasajeros, en vehículos particulares, estacionados o en circulación con ventanillas abiertas, o en cualquier otro lugar donde el efecto del sonido provoque alteración a la paz ciudadana.

Multa. Quienes violen el artículo 31 deberán pagar al cambio en bolívares 50 veces la moneda de mayor valor, establecida por el Banco Central de Venezuela.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí