InicioCoronavirusHistorias de cuarentena: A pedal y bomba llevan los productos a casa

Historias de cuarentena: A pedal y bomba llevan los productos a casa

Al inicio de la cuarentena social por el coronavirus, muchos comercios y personas se encontraron en un limbo. Su principal interrogante fue cómo generar recursos para mantenerse y cumplir las medidas de prevención.

Para el joven Leonardo Girón la situación era compleja porque es productor audiovisual y este sector no ha tenido actividad en el periodo de aislamiento. Un día recibió una llamada solicitándole unos productos que vende y no dudó un segundo tomar su bicicleta para poder entregar la encomienda.

En esa entrega nació la idea  de crear un servicio de entregas a domicilio en bicicleta en Caracas, que al poco tiempo después llamó Bici Delivery CCS. Su compañera de vida Sabrina Pernía se unió a la iniciativa, definiéndose ella misma como el corazón de este proyecto nacido en cuarentena.

Para Sabrina era un reto. Ni ella ni Leonardo son ciclistas, aun así se enrumbaron en esta aventura. Juntaron a sus panas y le plantearon la idea, muchos se sumaron, seguidamente abrieron su perfil en instagram  @bicideliveryccs.

Al darse a conocer por las redes sociales muchos ciclistas, tanto profesionales como aficionados, les solicitaron unirse a este equipo. Hasta la fecha ya son más de 200 integrantes que conforman este servicio, que se ha venido ganando el corazón de sus clientes.

Leonardo y Sabrina aseguran que la aceptación que han tenido los sorprende mucho. Pensaron que iba a ser algo más pequeño y ya tienen grandes clientes fijos como redes de farmacias y ópticas. A la semana realizan más de 300 entregas, solicitadas tanto por la gente desde su casa como por los comercios.

Van al local que pide su servicio o a donde deben retirar la mercancía. La montan en su cesta y comienzan a pedar y bomba a recorrer Caracas, pero llegarían hasta Los Teques si se lo piden. En los casos que los paquetes son grandes le colocan un pequeño tráiler de madera para poder llevar todos los pedidos.

Para ellos este proyecto es mucho más que un simple servicio de encomienda. Los miembros de este equipo se cuidan entre sí, cuidan al ambiente y se comprometen con sus clientes.

El grupo de Bici Delivery CCS se ha compenetrado a tal punto, que a uno de sus miembros le robaron su bicicleta y entre todos hicieron una vaca para que se pudiera comprar otra y seguir trabajando. También se ayudan a conseguir los repuestos y se auxilian si alguno se accidenta.

Este trabajo les permite divertirse y las distancias son un reto, así que siempre compiten por hacer la ruta más larga. Sabrina dice que atravesar el túnel hacia La Trinidad es una experiencia que no olvidará.

En la familia de ciclistas se pueden encontrar trabajadores de todas las edades. “Lo que importa es que la gente tenga ganas de echarle pierna y ponerle corazón”, afirman.

Sus tarifas son accesibles, para todo el mundo, además  realizan donaciones a los más necesitados. Con los bomberos de la UCV tuvieron una primera experiencia y la quieren repetir.

Fotos: Wilmer Errades y @bicideliveryccs

Deja un comentario