InicioCoronavirusVacunas contra el coronavirus son seguras en embarazadas

Vacunas contra el coronavirus son seguras en embarazadas

En un primer momento las embarazadas quedaron excluidas de la vacunación frente al covid-19, debido a que no había estudios científicos que avalaran la inmunización en ellas. Sin embargo, en algunos países, como Venezuela, las mujeres gestantes han comenzado a vacunarse contra el virus Sars-Cov2, mientras que los científicos todavía están evaluando la efectividad y el estado de estas formulaciones para la pandemia actual en este grupo en particular.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), dado que las mujeres embarazadas corren mayor riesgo de contraer enfermedades graves, no hay ninguna razón que pueda superar los beneficios de las anticovid-19 en las mujeres gestantes.

Entretanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que hay que dar prioridad a las embarazadas de riesgo, a saber, por ejemplo, trabajadoras de la salud y mujeres con comorbilidades.

Asimismo, el organismo recomienda que las mujeres embarazadas pasen un test de covid-19 antes de vacunarse. También indican que no es necesario considerar retardar un embarazo por haber recibido la vacuna. La única contraindicación que los especialistas han puesto a las vacunas es las alergias

Los expertos aseguran que los beneficios de la inmunización son potenciales, pero recomiendan que deben contar con la aprobación del médico o especialista que trata a la gestante, quien puede y debe evaluar los riesgos, además de los beneficios de la vacunación.

Explican que las complicaciones a las que se enfrenta una mujer al contraer el virus, entre otros, son relativas a la inflamación placentaria. Puede ocurrir que se agraven con la probabilidad de que deban ser ingresadas en hospitales y servicios de cuidados intensivos, teniendo como resultado un parto prematuro y todo lo que eso conlleva para el recién nacido.

Además, agregan que las mujeres embarazadas con obesidad, negras y asiáticas tienen alto riesgo de agravamiento.

Estudios. Los médicos afirman que para que la vacunación en una embarazada sea efectiva, hay que considerar varios factores; uno de ellos es el nivel real de riesgo o exposición; los posibles riesgos de agravamiento y, aunque ya hay investigaciones y la tendencia es creciente, es importante también tener en cuenta la evidencia que existe hasta ahora.

En un análisis publicado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), varias gestantes que recibieron las vacunas del laboratorio Pfizer y Moderna manifestaron una reacción similar a las mujeres no embarazadas.

Cita el CDC que las gestantes experimentaron enrojecimiento, cansancio, dolor de cabeza o fiebre, y aunque este tipo de evaluaciones aún son muy reducidas, han permitido saber que, por lo general, los síntomas son más leves en estas mujeres que en el resto de las personas vacunadas.

Todos estos aspectos pueden ser considerados para la vacunación en cuanto a mujeres en cinta se refiere, pero los gobiernos y centros de estudio aún son prudentes porque son pocas las féminas estudiadas; además, el embarazo tiene sus etapas, incluida la evaluación posterior al parto, y la no asociación de este sector en los primeros ensayos clínicos de las vacunas.

Otro estudio que refuerza la seguridad de la vacunación en las mujeres embarazadas es el publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology, que señala que las madres que reciben la vacuna durante el embarazo pueden transmitir una inmunidad relativa a sus bebés.

Esto se debe a que los anticuerpos producidos por la madre se transmiten a través de la placenta y la leche materna. Se pudo evidenciar al momento del parto que, tanto en las muestras de sangre de la placenta y en la leche materna de mujeres que estaban amamantando, fueron hallados anticuerpos del virus.

De acuerdo con la investigación, las vacunas producen una respuesta sólida de anticuerpos en el organismo de las gestantes, comparable con la de mujeres no embarazadas, inmunidad que tiempo después va en aumento.

Muchos de los estudios realizados hasta la fecha indican que es recomendable la inmunización de las embarazadas con más de 12 semanas, y aquellas que deseen quedar en cinta, deberían esperar al menos dos semanas después de la vacunación contra el covid-19.

También refieren que las vacunas hechas de virus vivos atenuados no deben ser aplicadas en estos casos, pero el sitio web especializado E-lactancia, aclara que ninguna de las vacunas desarrolladas hasta ahora contra la covid-19 utiliza virus vivos atenuados, por tanto no puede provocar la infección en la persona vacunada ni alterar su material genético.

Mientras tanto, las madres lactantes, al ser personas jóvenes y generalmente sanas, no constituyen, per se, un grupo de riesgo y deberían tener indicación específica para vacunarse, salvo que pertenezcan a un grupo de riesgo.

Las vacunas más demandadas hasta ahora son: las de ácido ribonucleico mensajero (ARNm), tecnología usada por Comirnaty de Pfizer-BioNTech; Moderna & NIH y CureVac. Vacunas de vectores virales: Vaxzevria de Oxford y AstraZeneca; Sputnik V; Cansino y Janssen de Johnson & Johnson. Además de virus inactivos: CoronaVac de Sinovac, Covaxin y Sinopharm.

Además de Pfizer, Moderna y otras, recientemente, el ministro de Sanidad de Rusia, Mijaíl Murashko, anunció oficialmente que el compuesto de desarrollo local Sputnik V, fue autorizado para ser administrado en embarazadas luego de que los expertos del centro fabricante hayan decidido levantar las contraindicaciones para este grupo poblacional.

Países que inmunizan

Venezuela.  Aplican la vacuna china Vero Cell a las mujeres en período de gestación con más de 14 semanas, que no sean hipertensas o diabéticas.

Chile. A fines de abril comenzó la vacunación con Pfizer y Sinovac en un esquema de dos dosis para embarazadas con más de 16 semanas de gestación en aquellas con: obesidad; síndrome hipertensivo del embarazo; diabetes progestacional y gestacional; trombofilias; embarazo múltiple.

México.  La vacunación es voluntaria y está recomendada a partir de los 18 años de edad y desde la novena semana de embarazo.

Bolivia. Autorizó la vacunación de embarazadas tras el incremento de contagios en gestantes, afirmó el ministro de Salud, Jeyson Auza.

Argentina. En la provincia de Córdoba dejaron de exigir una indicación médica para las mujeres embarazadas mayores de 18 años que deseen recibir la vacuna contra el covid-19 de manera voluntaria.