InicioCulturaBadsura viste a Caracas con su estética y color

Badsura viste a Caracas con su estética y color

Las calles de Caracas y de muchas partes del mundo son el museo que escogió Wolfgang Salazar para mostrar su arte utilizando las paredes como lienzo.


Su nombre artístico es Badsura, nació en Caracas pero se crio yendo y viniendo de Río Caribe en el estado Sucre, una ciudad distinguida por su cultura que, junto a una madre maestra que preparaba sus clases dibujando a mano, influyeron en la pasión, desarrollo y formación de un criterio y una estética propias que con constancia y dedicación lo han llevado a ser el artífice de obras muralísticas que son íconos de la capital.

Simón Díaz y Oscar D‘ León a las afueras de la estación del Metro de Chacao, y Fruto Vivas y Carlos Cruz Diez en la Plaza Bolívar, son una minúscula parte de la obra con la que Badsura viste de colores nuestras calles y eso es solo el comienzo, hoy, persigue la creación de rutas físicas y virtuales para disfrutar del arte urbano.

—¿Cuántos murales has hecho hasta ahora y qué expresas en ellos?

—Realmente no sé cuántos llevo porque muchos caducan. Mínimo hago un mural al mes y tengo aproximadamente seis años dedicándome más a eso. Con respecto al concepto, es bastante amplio, se conserva principalmente la estética que vengo proponiendo, y busco diversificar los conceptos, diversificar las situaciones y los mensajes.

—¿En qué estás trabajando actualmente?

—Vengo desarrollando una ruta de murales que atraviesa la ciudad en la Línea 1 del Metro de Caracas con una parada en Chacao. La he llamado, “Museo a cielo abierto”, un lugar donde la gente pueda detenerse y disfrutar de más de un mural y que no solamente puede visualizarse en el terreno físico sino que también llegue a la gente que está afuera de la ciudad, o que no ha salido a caminar la ciudad en una ruta virtual en mi página web: www.badsura.com, donde podrán hacer visiones en 360° de cada mural, conocer anécdotas y ver videos sobre las obras. Otro proyecto que vengo asumiendo hace mucho tiempo es un libro de la teoría del color con un lenguaje ameno para niños, que ellos mismos podrán descargar y hacer sus propias obras.

—¿Cuál fue el último mural que hiciste y dónde está ubicado?

—Está en la avenida Francisco de Miranda de Chacao, es dedicado a la fe original de la gente que no depende de la legalidad de otras instituciones sino de su creencia. Es un mural de José Gregorio Hernández. También estoy haciendo uno en la avenida Victoria sobre el mestizaje.

—¿Qué temas te motivan?

—La gente piensa que se trata de un personaje y no es sino un concepto que va inspirado en la cotidianidad, en lo que percibo de lo que pasa y trato de proponer, de establecer alguna solución, alguna reflexión o que la gente se sienta identificada.