InicioCulturaBailarines debatieron sobre sus necesidades

Bailarines debatieron sobre sus necesidades

Hablaron sobre lo que hacen, lo que quieren y lo que pueden en el Maccar

Una serie de interrogantes que inquietan al gremio reunió ayer a una treintena de jóvenes bailarines en las instalaciones del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Armando Reverón (Maccar), en el marco del conversatorio y performance La danza que hacemos, la danza que queremos y la danza que podemos, como parte de la conmemoración de su día.

La falta de espacios, recursos económicos, interés de instituciones públicas y privadas parecen una condena para las agrupaciones caraqueñas que se mantienen en una búsqueda expresiva que les permita hacer circular sus productos, generados a partir de la investigación y la práctica, sobre todo en lo que se refiere a la danza contemporánea, moderna y posmoderna, como la danza vertical que es una de las novísimas formas que se practican en la ciudad.

Luis Ledrick González, organizador del encuentro y director del movimiento Actores de la Danza, explicó que Venezuela es un país de pioneros a nivel dancístico. “Muchos han emigrado, sin embargo, hay una generación que viene de esos maestros y que actualmente está desarrollando laboratorios, espacios de formación y de recreación, pero necesitan que realmente exista más atención”.

El encuentro convocó como ponentes a Heysell Leal, Zamir Naja, Selene Baptista, Nelson Ojeda y Cristal Albornoz, bailarines, directores y creadores, para buscar respuestas.

En la interacción con el público, en su mayoría bailarines, estudiantes y actores, se dejó abierta la posibilidad de crear una red que permita gestionar alianzas fuera de egos y de intereses particulares, narrativas, mercados, en vista del arraigo de la danza contemporánea en el ajetreo de la ciudad y en el contexto de la realidad país.

“Hay atención al teatro y a la música, y eso se agradece, pero se requiere más apoyo a la danza, un gremio grandísimo que realmente hace un esfuerzo inmenso para crear” enfatizó Ledrick.

Cristal Albornoz, fundadora de la compañía La Pared, Danza Vertical, enfatizó que no se deben dejar por fuera de las conversaciones los temas como la inclusión y la diversidad, por ejemplo, en vista de que eso enriquece los contenidos a la hora de la producción.

La actividad cerró con un bloque de performance, protagonizado por bailarines del Taller Montaje 1/4 de Quimeras, Actores de la Danza y Lenguajes del Sur.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí