InicioCulturaCarlos Urbina se sumergió en la artesanía

Carlos Urbina se sumergió en la artesanía

Era buzo profesional y luego se dedicó a crear artesanías con material reciclable

Carlos Alfredo Urbina Acosta, de 70 años, es un artesano escultor con una trayectoria de casi medio siglo.

Son muy famosas sus figuras de animales y seres humanos en miniatura de la Batalla de Carabobo, en las que siempre utilizó materiales reciclables.

Sus piezas han ganado varios premios y han sido mostradas en museos y en estaciones del Metro de Caracas: “en estas exposiciones a los espectadores no habituales le ofrecemos una experiencia novedosa”.

En 2021 la Casa del Artista le otorgó un certificado: “Como empírico estoy fabricando todo con 90 por ciento de material de reciclaje, como retazos de tela, láminas de rayos X, alambres, cartón y botellas plásticas, entre otros, con los que hago búhos, guacamayas, gallos, gallinas, todo tipo de aves, hasta águilas arpías”.

A propósito de la beatificación de José Gregorio Hernández elaboró varias piezas, al igual que San Gabriel Arcángel. Le encantan también las miniaturas, como su minucioso trabajo del Buque Escuela Simón Bolívar, que también expuso en la Casa del Artista.

Urbina tiene poco más de 15 años concentrado en estas lides, desde que se jubiló como buzo. Estuvo en la marina en 1968: “Un grupo fundamos prácticamente el departamento de buceo de la Armada Venezolana, en Puerto Cabello. Luego trabajé en la Fundación La Salle en el departamento de investigación submarina. En los 70 estuve hasta con el famoso Jacques Costeau cuando vino a Venezuela”.

Su otra gran pasión han sido los paisajes marinos, las embarcaciones marinas antiguas y modernas, que ha hecho en arcilla.

Con satisfacción este artista plástico citó que el arte popular es su vida, su sueño, su trabajo: “Recuerdo a Armando Reverón porque hay que reinventarse constantemente y nunca quedarse en un solo estilo”.

De ahí que tiene un vasto catálogo de obras, todas diferentes para mostrar su versatilidad y cree en promover nuevos talentos a través de la formación: “Es importante sacarle el mayor provecho a esa generación de relevo desde los liceos, las universidades, los institutos, para que se formen y difundan el mundo de las artes plásticas venezolanas”.

Nacido en Maracay, estado Aragua, tiene años viviendo en Petare. Se considera “alumno de la luz solar, el mar y la naturaleza y heredero de la creatividad manual y artística”.