Carlos Arroyo

Julio Cortazar, autor de Rayuela

El mundo de las tablas ha sido el de Carlos Arroyo desde hace 37 años, tiempo en el cual ha estado al frente de la Compañía Regional de Teatro de Portuguesa y desde el 2018 de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) .
Conflictuado por tener que escoger tan solo cinco libros, Arroyo se fue por lo clásico y acudió las novelas que mueven su imaginario.

La primera de ellas es País Portátil de Adriano González León que eligió “porque hace una radiografía de una época muy particular en Venezuela. Creo que es una novela a destacar de la literatura venezolana”.

Le siguieron sus dos novelas de cabecera, Cien años de soledad del Gabo y Pedro Páramo de Juan Rulfo, por ser obras “que me desfragmentan el imaginario y me permiten entender que en el teatro todo es posible. Me hacen explotar una necesidad de contar cuentos sobre el teatro”.

Su tercera elección fue Espartaco de Howard Fast, la historia de un hombre que para él marcó un hito, “ y habla del poder político y de los cambios que un hombre puede tener y cómo debatirse en ambos espacios”.

Culminó con Rayuela de Julio Cortázar. “Es el juego, lo divertido que uno encuentra más allá de la historia. Es una diversión leerla, tomarla en cualquier pagina o seguir los pasos que el mismo autor plantea. Invita a jugar y a entender que la vida no es blanco y negro, que puede ser leída como un arcoíris”. l

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>