InicioCulturaConmemoran segundo aniversario del fallecimiento de Carlos Cruz-Diez

Conmemoran segundo aniversario del fallecimiento de Carlos Cruz-Diez

Este 27 de julio, se conmemora el segundo aniversario del fallecimiento del genio del color y del movimiento, Carlos Cruz-Diez, artista venezolano de talla mundial, ampliamente reconocido como unos de los más grandes artistas plásticos del siglo XX.

La Fundación Museos Nacionales (FMN) resguarda en sus bóvedas una gran cantidad de piezas de Cruz-Diez, obras que han quedado como parte del patrimonio cultural venezolano, una muestra que forma parte de un importante capítulo en la historia del país e integran parte primordial de la identidad de la nación, según reseña nota de prensa del Ministerio de Cultura.

Dentro de la institución, las piezas del artista se encuentran en el Museo de Bellas Artes, Galería de Arte Nacional, Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Armando Reverón, Museo Alejandro Otero y en especial, en el Museo de la Estampa y del Diseño Carlos Cruz-Diez, espacio consagrado a las artes gráficas nacional e internacional y que exhibe de forma permanente la muestra “Espacio Cruz-Diez”, curaduría que alberga la famosa Cámara de Cromosaturación.

A través de la luz

Nació en La Pastora, Caracas, el 17 de agosto de 1923

Nacido en La Pastora, Caracas, el 17 de agosto de 1923, hijo de Carlos Eduardo Cruz y Mariana Diez. De niño Cruz-Diez ya se interesaba por el arte, su interés por el color surge cuando descubre los matices y juegos de tonos que provoca la luz solar en las vidrieras de la fábrica de botellas que regentaba su padre.

Inició su vida escolar en el Colegio Atenas, luego estudió bachillerato en el Liceo Andrés Bello, ambos en la capital del país. En 1940 se inscribe en la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas de Caracas, donde coincide con Jesús Soto, Narciso Debourg, Mateo Manaure y Alejandro Otero, entre otros. En 1942 abandona esta carrera y se matricula en la carrera de docencia en Artes Manuales y Aplicadas.

En ese mismo tiempo también se dedica al dibujo de tiras cómicas e ilustraciones para varios diarios de Caracas, entre ellos la revista “Tricolor” y el diario La Esfera. Durante el año 1944 trabaja como diseñador gráfico para el Departamento de Publicaciones de la revista “El Farol” de la Creole Petroleum Corporation y un año más tarde, ya graduado, comienza su trabajo como profesor de Pintura y de Historia de las Artes en la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas de Caracas.

Para el año 1946 es designado director artístico de la agencia de publicidad McCann-Erickson. En ese tiempo la producción artística de Cruz-Diez se centra en el realismo social. Realiza su primera exposición individual en el Instituto Venezolano-Americano de Caracas en 1947 y tres años más tarde forma parte del consejo de redacción de la revista “Taller”, de la que se editan sólo dos números.

En 1951, coincidiendo con su salida de McCann-Erickson, contrae matrimonio con Mirtha Delgado y empieza a trabajar como ilustrador para el diario El Nacional, en Caracas. En ese tiempo inicia su interés por la fenomenología del color, además de trabajar en varios proyectos para murales en exteriores, en los que juega con el color, la sombra y el reflejo. Estos proyectos los presenta en el XV Salón Oficial de 1954, los cuales producen sorpresa por su conversión a la abstracción.

Presenta en 1955 una exposición individual dominada Carlos Cruz-Diez. Obras de 1949 al 55, en el Museo de Bellas Artes (MBA). Ese mismo año se muda a Masnou (Barcelona, España) y desde allí viaja a París, Francia, donde visita a su amigo Jesús Soto, quien en ese mismo año participaba en la exposición Le Mouvement, en la galería Denise René. En 1956 Cruz-Diez expone en la Galería Buchholz, en Madrid, España, las series de Parénquimas y de Objetos rítmicos móviles. Luego de breves estancias en Nueva York (Estados Unidos) y a París (Francia), en 1957 regresa a Caracas y funda el Estudio de Artes Visuales, espacio dedicado al diseño gráfico e industrial. Al año siguiente asume el cargo de director adjunto y profesor de la Escuela de Artes Plásticas de Caracas.

Cuatro colores

Realiza su primer Couleur Additive y Physichromie en 1959. Durante esta etapa su gama cromática se reduce a sólo cuatro colores: rojo, verde, blanco y negro. Por esa época ya Cruz-Diez profundiza sus conocimientos de los fenómenos de la percepción óptica, y estudia investigaciones que sobre el color habían desarrollado Isaac Newton, Johann Wolfgang von Goethe, Josef Albers, Piet Mondrian, Kasimir Malevich, entre otros.

En 1960 lleva a cabo una exposición individual en el MBA de Caracas en 1960, y allí presenta por primera vez las Fisicromías. “Partiendo del proceso aditivo, he tomado el rojo y el verde como únicos colores primarios, el blanco como fuente de luz o color con más poder reflectivo y el negro como negación de la luz. Esta gama aplicada sobre un plano único produce una mezcla aditiva de colores que, en realidad, no han sido aplicados. Resulta, pues, un color virtual o subjetivo”, afirmó el artista en el catálogo de la muestra.

Ese mismo año decide instalarse definitivamente en París con su familia. Su primera participación en una exposición fue al año siguiente, cuando intervino en la muestra  Bewogen Beweging en el Stedelijk Museum de Ámsterdam (Países Bajos) donde también colaboraron Allan Kaprow, Alexander Calder, Moholy-Nagy, Robert Rauschenberg, Jean Tinguely, Marcel Duchamp, Victor Vasarely, entre otros destacados artistas.

En 1964 Cruz-Diez comienza a producir la serie de Cromointerferencias y entre diciembre de ese año y febrero de 1965 participa en Mouvement 2, curaduría colectiva que retoma el título de la mítica exposición de 1955, en una especie de segunda edición. Para ese año lo nombran Asesor en el Centro Cultural Noroit, en Arras (Francia) y participa en The Responsive Eye en el Museum of Modern Art de Nueva York, exposición que es considerada como la consagración del cinetismo en el mainstream internacional del arte.

Internacional / Nacional

Cruz-Diez gana en 1971 el Premio Nacional de Artes Plásticas de Venezuela

Al año siguiente gana la III Bienal Americana de Arte de Córdoba, Argentina y en 1967 lleva su Fisicromía 22 a la exposición Lumière et mouvement, en el Musée d’Art Moderne de la Ville de París (mayo-agosto de 1967). En 1968, en ocasión de la exposición Cinétisme realizado en la Maison de la Culture de Grenoble (Suiza), muestra por primera vez sus Cromosaturaciones. Exhibe en el Museum am Ostwall, en Dortmund (Alemania Occidental), sus Duchas de Cromosaturación e Inducción Cromática.

En 1969 se publica en París el libro “Cruz-Diez y las tres etapas del color moderno” de Jean Clay, esto con motivo de su primera exposición individual en la Galería Denise René. Con el concurso del Centre National d’Art Contemporain realiza el Laberinto de Cromosaturaciones en el boulevard Saint-Germain (entrada de la estación Odéon del metro de París).

Cruz-Diez gana en 1971 el Premio Nacional de Artes Plásticas de Venezuela. Ya a finales de ese año expone por primera vez en Nueva York (Estados Unidos), la muestra se hizo en conjunto con el escultor español Francisco Sobrino Ochoa en la Galería Denise René. Paralelo a su actividad artística enseña técnicas cinéticas en L’Unité d’Etudes et Recherches d’Arts Plastiques de l’Université Panthéon-Sorbonne (París). A fines de 1973 vuelve a exhibir en la sede neoyorkina de la Galería Denise René bajo el título Color Evolution.

Ambientación de color aditivo, es inaugurada en 1974. Esta obra ocupa el hall del nuevo Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía (estado La Guaira), asimismo comienza en Caracas la serie Ambientes de Cromointerferencias. Al año siguiente en París apertura dos muestras: Oeuvres Récentes  e  Intégrations a l´architecture. Réalisations et Projets.

Para ese mismo año (1975) realiza el proyecto “El artista y la ciudad”, un conjunto de obras efímeras y permanentes en la ciudad de Caracas, entre ellas el diseño de un paso de peatones y la ornamentación de autobuses públicos, los cuales causaron gran impacto en los ciudadanos de la época. De este año es su Muro de color aditivo y los Silos de Inducción cromática en el puerto de La Guaira. Abre su estudio en Caracas, ubicado en La Florida.

Un museo: el MEDI

En 1978, junto a Jesús Soto, Gego (Gertrud Goldschmidt) y Mercedes Pardo realizan unas serigrafías sobre seda que, bajo el título La mano, la seda, el color-Taller Cobalto, las piezas son exhibidas en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (MACC). También se presenta en la galería Aele (Madrid, España).

Entre 1986 es profesor titular del Instituto Internacional de Estudios Avanzados, en Caracas, cargo que ejerce hasta 1989. Participa, como invitado de honor, en la II Bienal de La Habana (Cuba), de 1986, allí interviene con 5 obras (4 Fisicromías y un Color aditivo). Recibe la Orden de las Artes y las Letras de Francia en grado de Oficial. Ya en 1989 se publica en Caracas la primera edición de su libro “Reflexión sobre el color”, el cual contiene diversas investigaciones plásticas realizadas por el artista vinculadas al estudio del color como una «realidad autónoma en continua mutación».

Fisicromía para Madrid, escultura de 2 x 40 metros, es develada en 1991. Esta obra se ubica en el Parque Juan Carlos I, Madrid (España). En 1995 comienza a hacer uso de la tecnología digital con la obra Experiencia cromática aleatoria interactiva (1995). 

El Museo de la Estampa y del Diseño Carlos Cruz-Diez (Medi), adscrito a la Fundación Museos Nacionales, está ubicado en la avenida Bolívar, entre calle Sur 11 y Av. Este 8, Paseo Vargas. Caracas. La idea del edificio fue de Horacio Corser y cuenta con cuatro niveles en más de dos mil metros cuadrados de extensión para la exhibición de obras de las artes gráficas.

Es de destacar que durante su edificación, el inmueble fue inspeccionado por el mismo Carlos Cruz-Diez quien donó varias de sus obras, muchas de las cuales se encuentran en la exposición permanente Espacio Cruz-Diez (2018).

Esta curaduría reúne 18 obras del maestro y contiene dos de las últimas obras donadas al FMN-MEDI Color al espacio (2017) y Labyrinthe Transchromies Rachel (1965-2017). Sobre esta última pieza cabe destacar que fue diseñada especialmente por Cruz-Diez para el Museo. Además la exposición cuenta con la Cámara de cromosaturación (2004), intervención cromática (verde, roja y azul) de 52 metros cuadrados concebida por Cruz-Diez tomando en cuenta la reacción del espectador frente a determinados estímulos perceptivos.

Vale destacar que hay exposiciones permanente del Cruz-Diez en museos como el ya mencionado Museo de la Estampa y del Diseño Carlos Cruz-Diez (MEDI), Caracas; Museum of Modern Art (MoMA), Nueva York (Estados Unidos); Tate Modern, Londres (Reino Unido); Centre Georges Pompidou, París (Francia); Museum of Fine Arts, Houston (Estados Unidos); Wallraf-Richartz Museum, Colonia; (Alemania); Musée d’Art Moderne de la Ville de París (Francia); entre otros espacios culturales del planeta.

El trabajo de Cruz-Diez no solo se puede admirar en los recintos museísticos, sino también en obras que se integraron a desarrollos arquitectónicos de diversa índole en países como Francia, Suiza, Venezuela, España, Andorra, Estados Unidos, Brasil y Panamá. A lo largo de su dilatada carrera fue distinguido con diversos reconocimientos académicos y artísticos, así como premios y condecoraciones.

Carlos Eduardo Cruz-Diez, falleció en la ciudad de París el 27 de julio de 2019 a los 92 años y descansa en el Cementerio Père Lachaise de la ciudad luz, dejando tras de sí un impresionante legado en el estudio del color y el cinetismo.