Datos ÚN: la pandemia nos puso a leer

Es un hecho que la cuarentena provocada por la pandemia de covid-19 ha tenido importantes efectos en la salud física y mental de muchas personas. Esto se debe a que la gente que ha tenido o ha podido acatar con más rigurosidad las medidas de confinamiento han visto modificada radicalmente su rutina y sus hábitos. Entre los impactos evidentes está el aumento en el consumo de internet, que se utiliza ahora mucho más, tanto para el ocio, como para el trabajo y el estudio. Pero no es solo eso.

Además del crecimiento del consumo de redes sociales, donde el formato video, y en particular YouTube, ha sido el protagonista, otro hábito que ha experimentado cambios interesantes es el de lectura. En España, por ejemplo, un estudio determinó que la lectura de libros alcanzó un máximo histórico durante los meses de confinamiento: 57% de lectores frecuentes (semanales).

En Últimas Noticias decidimos explorar el panorama de la lectura en Venezuela y su relación con la pandemia. Por eso realizamos un sondeo digital en ultimasnoticias.com.ve y nuestras redes sociales con varias preguntas acerca de hábitos de lecturas. Entre el lunes 6 y el jueves 9 de septiembre, 2.647 personas completaron el cuestionario de 8 preguntas y estos fueron los resultados:

Libro Vs Internet

Cuando le preguntamos a nuestra audiencia si acostumbra leer regularmente, el 94,5% respondió que sí. Solo 5,5% claramente no se considera un lector regular. Esto no sorprende tomando en consideración que esto es un medio de comunicación y es esperable que la mayoría de las personas que interactúan con nosotros sean propensas a la lectura. Sin embargo, las siguientes preguntas aclararían un poco más el panorama.

De inmediato, cuestionamos a los participantes acerca de qué tipo de lecturas realiza con más frecuencia. Se podía seleccionar varias opciones entre las siguientes: libros, periódicos, revistas, portales web, blogs, newsletters, foros, redes sociales, y cómics o novelas gráficas.

Obtuvimos el interesante hallazgo de que nuestros lectores prefieren en la misma proporción los libros (64%) y las redes sociales (64,6%). En tercera posición estuvo la preferencia por los portales web, blogs, newsletters y foros, con 54,6%. Los periódicos están presentes en 50,6% de los casos y las revistas en 22,5%. Por último, los cómics y las novelas gráficas forman parte del hábito de 11% de los participantes.

¿Qué pasa con el libro?

La encuesta continuó explorando más específicamente la situación de los libros en los hábitos lectores de los venezolanos. Preguntamos la frecuencia con que la gente lee particularmente “libros”, para tener una idea de la proporción de lectores que hay en el sentido más tradicional del término.

34,5% dijo que lee libros todos los días. Estos serían los lectores más duros, con un hábito especialmente marcado. 31,8% respondió que se dedica a la lectura 1 o 2 veces por semana, lo que los convierte en lectores frecuentes. Luego están quienes dicen que solo abren un libro 1 o 2 veces por mes, fueron 16,2% de las respuestas. 11,2% dijo que solo hace 1 o 2 veces al año. Estos dos grupos podrían ser considerados como lectores poco frecuentes. El restante 5,9% confesó que nunca lee libros.

Entonces podríamos decir que 66,3% son lectores habituales y 27,8% son lectores poco frecuentes. De esta manera se refina nuestra perspectiva del asunto.

Con respecto a la motivación de las personas para leer, 28,8% dijo que lo hace solo por recreación y para llenar su tiempo libre. 4,6% respondió que lee mayormente por razones de trabajo o estudio. Pero la gran mayoría, 66,5% afirma que sus razones para leer son híbridas, es decir, lo hacen tanto por ocio como por motivos laborales o estudiantiles.

El auge de lo digital y el declive de la novela

Estamos en una época de transición cultural protagonizada por los vertiginosos adelantos tecnológicos, sobre todo en el ámbito de la comunicación y la información. Lo digital crece a una velocidad impresionante y el libro no es ajeno a este proceso. Lo podemos ver en nuestro sondeo, al notar que el consumo de libros digitales y libros en papel está prácticamente equilibrado. Podríamos decir que nos encontramos en el punto de quiebre, a las puertas del cambio cultural.

22,6% dice que lee mayormente libros en papel. Pero otro 22% afirma leer más libros digitales. La mayoría, sin embargo, respondió que lee en los dos formatos “por igual” (55.4%). Interesante, ¿verdad?

Pasamos ahora a considerar el género preferido por nuestros lectores. Tenemos que la narrativa, novela y relato, domina indiscutiblemente la escena con 72,3%. Pero, aunque pudiera pensarse normalmente que las novelas son más apreciadas por el público lector, resulta que aquí fueron los relatos quienes puntearon en las preferencias al llevarse 44,9%, quedando las novelas en un apartado segundo lugar, con 27,4%.

El ensayo es el favorito de 23,5% y solo 4,2% se decanta por la poesía.

Entre el conocimiento y el equilibrio

Llegamos al punto en que le preguntamos a los participantes del sondeo cómo ha afectado la pandemia sus hábitos de lectura, para ver si nos parecemos en esto a los españoles, según lo que vimos al principio de esta nota.

Un contundente 60,5% respondió que la pandemia los hizo leer más. Poco más de un tercio, 34,7%, dijo que la pandemia no tuvo ningún efecto en su hábito de lectura. Es decir, leen igual que siempre. El restante 4,8% contestó que más bien ha leído menos que antes.

Al ver que ha sido tan fuerte el impacto positivo que ha tenido la pandemia en la lectura, resulta interesante saber de qué manera esta última ha influido en los lectores durante este año y pico que ha sido tan duro para todos. Eso lo logramos con nuestra última pregunta, que iba sobre qué le ha aportado la lectura a cada uno durante este período especial.

Los participantes podían seleccionar varias opciones, porque quizás una sola definición no alcanzaría para describir su experiencia. Pero el 80,5% de los lectores dejó claro que durante la era del covid-19 ha procurado en la lectura la búsqueda de conocimientos y aprendizajes. La mitad dijo que la lectura le ha aportado tranquilidad (57,5%) y le ha servido de entretenimiento (56,1%). 42,7% la ha usado como método de relajación. Un 34, 7% ha logrado a través de ella mejorar su ánimo y 21,6% la utiliza para “desconectarse” de la rutina. Otros encuentran en ella alegría (18,1%), seguridad (17,5%) y entusiasmo (15,4%).

Estos datos pueden ser útiles a la hora de analizar y comprender mejor el momento cultural en el que estamos y cómo la pandemia ciertamente ha contribuido acelerar los procesos de cambio. @angelgonzalezvn

 

Enlaces patrocinados

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com