Punto criollo | Recoge tu “Pataruco”

Esta es una frase muy común extendida al habla popular del país, que nace en la sangrienta arena de la gallera, cuando el llanero levanta su gallo victorioso y le grita a su adversario: “Recoge tu Pataruco”, en alusión al pobre animal que yace muerto en un charco de sangre, luego ofrendar su vida en el cruel espectáculo que brindan las peleas de gallo.

En Venezuela, las peleas de gallos, entendida como una modalidad de juego, presenta notable importancia durante los siglos XVIII y XIX. El mismo Libertador, Simón Bolívar, atraido por este enfrentamiento de los gallos, dio su aprobación al primer reglamento de combate de estas aves guerreras; el cual fue debidamente refrendado por el General José Antonio Paez, el 28 de agosto de 1828.

Dice esta historia sobre las peleas de gallos, que Páez dio cumplimiento al mandato del Libertador, y expresó al funcionario en su comunicado, que el aprobó el reglamento, con el fin de que éste rija el juego de gallos tanto en Caracas, como en toda la provincia; con las mismas reglas y el lenguaje especificado.

En La actualidad, las peleas de gallo presentan todo un universo con personalidad propia, donde el gallo es reconocido de distintas maneras: Marañón, por sus plumas predominantemente marrón y rojo. Canagüey: plumas blancas con algunas de color marrón; Zambo: de plumas son predominantemente negras. Cenizo: plumas grises. Giro: diferentes colores y varían entre plumas verdes, amarillas o plateadas. Javaos: de plumas predominantemente amarillas y blancas.

Marceros: En este grupo clasifican también a los pollos, que luego de cada muda de plumas, cambian los colores; y se convierten en Gallino: con colas de plumas cortas. Y en ese universo hay expresiones que el gallero ha hecho suyas: “Dar el costado, “Barajador”, “Salidor”, “Pataruco o huido, “Ganaron las hembras”, “Cuerda” y “Careador”.

ENLACES PATROCINADOS

 
				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>