InicioDatos ÚNDatos ÚN: en Venezuela un tercio de los que hicieron teletrabajo no...

Datos ÚN: en Venezuela un tercio de los que hicieron teletrabajo no volvió a la oficina

La mitad de quienes estaban “desde casa” ya regresó a su lugar de trabajo y 17% está en veremos.

Todavía el mundo está tratando de entender el impacto que ha tenido la pandemia de covid-19 en todos los ámbitos de la vida en el planeta. El confinamiento global, sin duda, trastocó los procesos sociales y, entre ellos, destaca el del trabajo. Gran cantidad de personas tuvieron que adaptar su casa como lugar de labores; otras, sencillamente, vieron detenidas sus actividades laborales. También, por supuesto, hubo quienes nunca pararon y se mantuvieron en sus lugares de trabajo acostumbrados, como los trabajadores sanitarios, de servicios, las cadenas de alimentación, entre otros. Esta situación ha tenido consecuencias, tanto en los trabajadores como en los empleadores. Una de ellas es que se comprobó que muchas ocupaciones podían perfectamente realizarse a distancia. Algunos trabajadores mejoraron su rendimiento, otros lo disminuyeron. El análisis definitivo aún está por hacerse. Lo cierto es que el teletrabajo es un fenómeno que tal vez no sea accidental, sino que ha llegado para quedarse.

La pandemia fue algo así como un acelerador de ciertos procesos y tendencias que ya venían gestándose en la década anterior. Con el desarrollo acelerado de las tecnologías de comunicación e información el trabajo a distancia ha demostrado ser una alternativa bastante atractiva para muchas personas a ambos lados de la relación laboral. Según datos del Pew Research Center, en Estados Unidos casi 60% de los trabajadores cuyos empleos pueden hacerse a distancia, hoy en día, en 2022, todavía están trabajando desde casa, aun cuando las oficinas ya han sido reactivadas. En España, por poner otro ejemplo, la situación es distinta. El teletrabajo pasó, según datos del Instituto Nacional de Estadística de ese país, de 8,3% antes de la pandemia a 19,1% durante el confinamiento. Sin embargo, para el año 2022 la cifra retrocedió a 12,7% de la población ocupada. Es decir, aunque el teletrabajo ha aumentado respecto a sus niveles “prepandemia”, la mayoría de quienes tuvieron que teletrabajar durante la cuarentena ya ha regresado a la oficina.

En América Latina, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo, “entre 10% y 35% de los trabajadores de América Latina y el Caribe se sumaron al teletrabajo durante la pandemia”. Sin embargo, la misma fuente sostiene que en la región se perdieron 31 millones de empleos. Se trata de un momento crítico que se inserta en una situación de recesión económica mundial, que probablemente siga generando cambios en las relaciones sociales, cambios cuyas características apenas comenzamos a identificar.

Por eso nos pareció interesante hacer una aproximación a la situación del teletrabajo en Venezuela. Interrogamos a nuestra audiencia acerca de su relación con el trabajo “desde casa” durante la pandemia, así como su gusto o preferencia con este tipo de experiencia. El cuestionario que difundimos mediante nuestro sitio web y redes sociales incluyó cinco preguntas: primero, si les tocó hacer teletrabajo en pandemia; luego, a quienes contestaron que sí, si ya volvieron a la oficina o se quedaron en casa; después preguntamos a todos qué modalidad les gusta más; también si, a partir de la pandemia, se quedaron en el mismo empleo o cambiaron por alguna razón; finalmente, a los que decidieron dejar su empleo voluntariamente, les peguntamos cuál fue la razón para hacerlo.

Entre el lunes 27 y el jueves 30 de junio, obtuvimos 1.360 respuestas y los resultados son los siguientes.

No todos vuelven

Ocurrió que justamente la mitad de quienes contestaron nuestra encuesta, es decir, 680 participantes o 50% del total, respondieron que sí les tocó hacer teletrabajo durante la pandemia de covid-19. La otra mitad respondió que no, que su trabajo requería que estuvieran presentes en el lugar.

Ahora bien, de las personas que dijeron que les tocó trabajar desde casa, la mitad (49,9%) afirman que en el momento actual ya volvieron a hacerlo en sus respectivas oficinas. Pero 32,9% afirma que se quedaron definitivamente trabajando en casa, aun cuando ya podían volver a sus espacios de trabajo. Este es un hallazgo bien interesante, pues se trata de un cambio sustancial y permanente, motivado directamente por la pandemia de covid-19. El resto, es decir, 17,2%, respondió que aún no se decide si tienen que volver o no.

Otro hallazgo interesante es que, de toda la población participante, es decir, los que teletrabajaron y los que no, 43,8% afirma que preferiría un formato de trabajo “híbrido”, o sea, algunos días trabajar en la oficina y otros días hacerlo desde casa. El 32,4% dice que le gusta más salir de la casa e ir al lugar de trabajo, mientras que 23,8% dice directamente que lo suyo es el “home working”.

La mitad experimentó cambios

Ahora veamos cuál fue el impacto de la pandemia en cuando a la situación laboral de las personas. Tenemos que 50,8% se quedó en el mismo empleo que tenía antes de la llegada del covid-19. Pero a la otra mitad les sucedieron cosas: 17,9% dice que conservó el empleo que tenía, pero comenzó en uno adicional; un grupo similar (17%) afirma haber perdido su empleo; y 14,3% manifiesta que, de manera voluntaria, abandonó el trabajo que tenía.

De aquí podemos extraer un dato interesante: 68,7% de las personas conservó su empleo durante la pandemia.

Finalmente, del grupo que respondió que decidió dejar su empleo durante la pandemia, 40,5% afirma que hizo tal cosa para dedicarse al desarrollo de un emprendimiento. Un grupo muy parecido (40%) dice que cambió para comenzar en otro empleo y una quinta parte, 19,5%, manifestó que decidió dejar de trabajar para dedicarse a su hogar.

Si bien estos datos no pretenden ser un reflejo fiel de la realidad de la población venezolana, sí representan un indicio de que una parte importante ha experimentado cambios relevantes en su dinámica vital a partir de la pandemia que afectó al planeta tierra desde el año 2020. Hay señales de que la preferencia por el teletrabajo en Venezuela no está cerca de los niveles que presenta en Estados Unidos, pero podría estar por encima que los de España, por ejemplo. Y resulta interesante que la opción de trabajar unos días en casa y otros en oficina (formato híbrido) haya tenido un nivel de preferencia cercano a la mitad. Y si a este grupo le sumamos el casi 24% que definitivamente prefiere laborar en el hogar, tenemos que la simpatía por el teletrabajo, o al menos por alternativas más flexibles al régimen laboral tradicional, puede tener una simpatía cercana a los dos tercios de la población. Valdría la pena hacer un estudio más amplio sobre este tema.

Ángel González
Periodista. Escribo #ElInformante y #DatosÚN en Últimas Noticias.

Deja un comentario