InicioDeportesEl “complicado” camino a la renovación

El “complicado” camino a la renovación

Los veteranos siguieron siendo protagonistas en la división de honores ante Colombia

Venezuela cerró la primera ventana de los Clasificatorios a la Americup 2025 con una división de honores ante Colombia, ganando cada equipo en condición de local.

Tras un triunfo amplio el pasado jueves (79-60), ante una selección colombiana floja en defensa y limitada en ataque, el rival hizo ajustes y terminó quedándose con el triunfo este domingo 67-64.

Más allá de analizar el partido de este domingo y buscar las posibles causas del revés, nos iremos más atrás para con un contexto más amplio entender lo preocupante del resultado.

Venezuela finalizó la Copa del Mundo 2023 con 0-5, ubicándose en el puesto 30 de 32 y siendo una de las cinco selecciones (la única de América), en no clasificar ni a los Juegos Olímpicos, ni a los Preolímpicos de este año.

Al no participar en el Preolímpico, el calendario de la selección mayor para 2024 quedó solo con las dos ventanas de los Clasificatorios a la Americup.

Con una base de la selección conformada por los héroes de México, todos por encima de los 30 años, parecía el momento para arrancar un proceso de renovación. A esto se suma la llegada de un nuevo técnico que con una visión distinta podría traer caras nuevas.

Lee también: Colombia hizo respetar su casa ante Venezuela

Los Juegos Panamericanos de 2023 fueron el estreno de Daniel Seoane al frente de la selección y la primera oportunidad de arrancar paulatinamente esa renovación. Y en principio así pareciera, solo cinco jugadores que estuvieron en el mundial y una selección con un promedio de edad de 27 años y que incluyó a tres jugadores U21, uno de ellos debutando, conformaron el roster que ganó plata en Santiago.

Pero al analizar al detalle cómo utilizó Seoane a sus jugadores vemos que entre los ocho que más minutos por juego vieron en el torneo estaban los cinco mundialistas, incluyendo a los dos primeros, Garly Sojo (30 minutos por juego) y Néstor Colmenares (27 minutos por juego).

El debutante Franger Pirela (20 minutos por juego), fue él único de esa nueva camada en ver una cantidad considerable de minutos, aprovechando la lesión del piloto titular Edwin Mijares.

Al fondo de esa estadística estuvieron el pívot de 2.18 metros Enrique Medina que solo jugó dos de los cinco partidos y estuvo en cancha 9 minutos, Kender Urbina (dos juegos y 8 minutos) y Elian Centeno (dos juegos y 3 minutos).

Ahora en 2024 llegó otra oportunidad para avanzar en la renovación. Pero en esta primera ventana no solo se incluyeron a ocho de los mundialistas, sino que el promedio de edad fue de 32 años, cinco más que el de los Panamericanos.

Los cinco jugadores que vieron más minutos en estos dos partidos ante Colombia tienen un promedio de edad de 35.4 años, siendo Michael Carrera él más joven de este grupo con 31.

Que Carrera sea el jugador que más minutos ve en este grupo es más que entendible, el mejor jugador de Venezuela en la actualidad y con la edad suficiente para aguantar al menos otro ciclo, debe ser el líder de esta nueva etapa de la selección.

Pero si llama la atención la poca cantidad de minutos que vio otro que debería ser parte importante de este nuevo proceso, José Ascanio. El ala-pívot no estuvo en el mundial debido a una lesión, aunque se recuperó previo al torneo y fue figura del equipo blanco en la gira por Asia y Europa.

El jugador de 28 años es después de Carrera, el legionario que vive el mejor momento en su liga, con promedios de 11.9 puntos, 7.8 rebotes, 1.3 asistencias y 0.8 bloqueos, en la primera división de Argentina.

A pesar de ello solo jugó un total de 13 minutos en esta ventana, la menor cantidad entre los 11 que vieron acción en los dos partidos.

Otro detalle a analizar es cómo utilizó Seoane a dos de los veteranos, Windi Graterol (38 años) y Miguel Ruíz (34 años).  Ambos jugaron en Medellín, con el partido parejo, alrededor de la mitad de los minutos que vieron en La Guaira.

Ruíz jugó 15 minutos en el primer juego y 7 en el segundo, mientras que Graterol jugó 10 y 5 minutos, respectivamente. Tener a dos veteranos que ven la mayoría de sus minutos con el partido abierto y no terminan siendo determinantes, lleva a pensar si no serían esos los minutos que deberían estar viendo los jóvenes pensando en la tan mencionada renovación.

El propio Seoane, en la rueda de prensa post partido en La Guaira, indicó que la renovación sería más sencilla de lo que se podría pensar. Pero tras siete partidos dirigiendo a la selección el panorama hacia ese cambio generacional pareciera tener más dudas que certezas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí