InicioDeportesLa mentira de Spalding

La mentira de Spalding

Mi apreciados desinformados, despistados: Me extraña que todavía haya quienes se consideren periodistas del beisbol y escriban que yo inventé ese juego. Es la mentira más grande en el deporte. Ni lo inventé ni lo jugué ni lo vi jugar.

En 1839, hacía un año había ingresado interno, a la Academia Militar de West Point, por lo que me era imposible ir a Cooperstown para inventar algo ese año, como han pregonado. La farsa se debió a Albert Goodwill Spalding, quien a comienzos del siglo XX se iniciaba como industrial de artículos para jugar al beisbol. Pensó que si se pregonaba la verdad de que este deporte proviene del cricket inglés, los estadounidenses no lo iban a querer.

Quienes primero lanzaron, batearon, corrieron y fildearon, fueron los faraones egipcios, hace más de cinco mil años. Eran actividades religiosas para pedir al dios Osiris fertilidad en el campo y en las mujeres. Estos ritos fueron adoptados por todo Europa y en Inglaterra los convirtieron en el cricket y más tarde también en el rounders, antecesores del beisbol.

Pero Spalding fundó en 1905 una comisión llamada Mills, porque la encabezaba el presidente de la Liga Nacional, Abraham G. Mills, para investigar los orígenes del beisbol. Nunca investigaron nada. Ya Spalding había negociado con la Cámara de Comercio de Cooperstown, para fijar en los terrenos de la pequeña villa, el nacimiento del beisbol, lo que llevaría mucho turismo a esos predios. Y entonces, para su solemne anuncio en diciembre de 1908, necesitaba Spalding un inventor que no pudiera desmentirlo. Morí en enero de 1893, por lo que no podía protestar por la calumnia. Feliz año, Abner.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí