InicioDeportesSamuel Moscatel plasmó el éxito en Caribes

Samuel Moscatel plasmó el éxito en Caribes

Con la marcha del ejecutivo se pone fin a un ciclo de cuatro títulos en la "tribu"

Este viernes, Samuel Moscatel se despidió oficialmente de la gerencia de Caribes de Anzoátegui, y con su marcha llega a su fin un ciclo que dejó en las arcas de la organización oriental cuatro títulos y siete finales en 14 años; que fueron en los que el mencionado ejecutivo se mantuvo en su cargo.

Lee también: Samuel Moscatel deja Caribes de Anzoátegui

Su mandato será recordado como el que puso a la “tribu” en el mapa de la LVBP, con una fanaticada que creció a la par de un núcleo de jugadores criollos que dejó en alto el nombre de Caribes y revirtió la realidad de una divisa que en sus inicios no se le asociaba con la palabra “éxito”.

La afición oriental ya veía bastante lejos aquella participación en la Gran Final de la 2003-04, donde se quedaron cortos ante los Tigres de Aragua, que bajo el mando de Buddy Bailey comenzaban a construir su gloriosa dinastía.

Llegó el primer título… Y tenía que ser ante Tigres

Ahora bien, los azares del beisbol quisieron que Caribes se volviera a ver las caras con los Tigres de una Dinastía ya consagrada y que ya estaba por llegar a su fin. Sin embargo, esta vez fue el conjunto oriental quién se impusó en el máximo de siete juegos, ganando no solo su primer título, sino convirtiéndose en la séptima franquicia en inscribir su nombre en el palmarés de la LVBP.

En ese punto comenzó el éxito para unos Caribes que lograron instalarse en la instancia decisiva dos zafras después y protagonizaron junto a Navegantes del Magallanes dos muy buenas finales que dejaron gallardetes para cada bando.

La “tribu”; con Moscatel acaudillado en las oficinas, logró consolidar una respetable base criolla con Niuman Romero, Alexi Amarista, Gorkys Hernández, los hermanos Arcia (Oswaldo y Orlando), Avisaíl García y Eduardo Escobar, todos ellos bajo la dirigencia de Omar López, que sumó dos campeonatos en la LVBP (2014-15 ante Magallanes y 2017-18 ante Cardenales).

Se reinventaron en años grises para la LVBP

Otro capítulo interesante en la historia de Caribes de Anzoátegui es el de finales la segunda década del siglo XXI; quizás la época más álgida en la historia del beisbol venezolano. Ese período incluyó el veto de la OFAC ante el cual fue imposible tener a personal de MLB laborando en la pelota criolla de invierno y para colmo, llegó la pandemia del COVID-19.

Ahora bien, tras el banderín de la 17-18, el club anzoatiguense fue eliminado en las semifinales de la 18-19 ante Leones del Caracas y en la siguiente zafra volvieron a la final pero cayeron en siete desafíos ante Cardenales. La gerencia encabezada por Samuel Moscatel enfrentó una prueba, pues Gorkys Hernández y Alexi Amarista se habían vuelto un problema para el equipo y la solución era buscar otras alternativas y cambiarlos.

Eso hicieron y los resultados hablaron por si solos, la “tribu” barrió en cuatro choques a Lara en la Final de la 2020-21 y sumó la cuarta corona en su historia; evitando el tricampeonato y durante el transcurso, propinando blanqueos a los ‘pájaros rojos’ en los juegos uno y dos, algo que parecía imposible esa campaña.

Los protagonistas fueron otros

Sólo Niuman Romero sobrevivía de aquella cámada de inicios de década. Ahora los protagonistas en su mayoría eran otros: Balbino Fuenmayor, Luis Sardiñas, Willians Astudillo, Herlis Rodríguez, etc., más unos incombustibles como Wilfredo Ledezma, Pedro Rodríguez, Jean Carlos Toledo y además de ellos, Alí Castillo, que fue clave como refuerzo en esa zafra.

Por supuesto que ese año, las dificultades no estuvieron ausentes, Caribes dejó Puerto La Cruz para establecerse en Maracay (por tema burbuja) y en mitad de la contienda el cubano Mike Álvarez; originalmente coach de pitcheo, tuvo que asumir las riendas del equipo ante el despido de Jackson Melián y la casi imposibilidad de que Caribes clasificara.

Moscatel prevé un futuro más luminoso

En resumen, fueron 12 campañas consecutivas llegando a Round Robin/postemporada, una etapa innegablemente exitosa que quizás no culminó de la mejor manera, con el equipo sufriendo eliminaciones consecutivas en las dos últimas temporadas regulares.

Sin embargo, Samuel Moscatel ve un horizonte más luminoso y destaca en su comunicado de despedida que deja una buena base de peloteros que “en un futuro muy cercano volveran a darle muchas satisfacciones a la fanaticada”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí