Datos ÚN: El bolívar sigue mandando en los pagos

Es común escuchar que Venezuela “está dolarizada” y que el bolívar “ya no pinta nada” en la economía. Muchos precios del comercio formal e informal se denominan en dólares, aunque los productos se puedan pagar tanto en bolívares como en divisas. El Gobierno, sin embargo, sostiene que en Venezuela nunca habrá una dolarización de la economía y que lo que existe es un conjunto de “mecanismos de una economía de guerra y de resistencia que busca en otras monedas y criptomonedas la forma de intercambiar productos”.

¿Cuál es la proporción de este fenómeno? A veces, lo que “está a la vista” sí necesita anteojos para poder ser observado y comprendido más apropiadamente. Por eso, en Datos ÚN decidimos explorar de qué manera la gente realiza sus pagos para tener una mejor idea de qué tanto ha sido desplazada nuestra moneda. Realizamos un sondeo digital en nuestro portal web, ultimasnoticias.com.ve, y cuentas de redes sociales, con la siguiente pregunta:

“¿Qué método de pago utilizas con mayor frecuencia en tus compras y transacciones?”.

Las opciones eran: bolívares por punto de venta, bolívares por transferencia bancaria, bolívares por pago móvil, bolívares en efectivo, dólares en efectivo, dólares por Zelle o similares, otras divisas. Entre el lunes 26 y el jueves 29 de abril, obtuvimos 2.950 observaciones y los resultados fueron los siguientes:

¡Está vivo!

La gran mayoría de las usuarias y usuarios que respondieron nuestro sondeo afirman que lo que más usan para pagar son bolívares por punto de venta. Estamos hablando de 64,5%, es decir, casi dos tercios de las respuestas. De entrada, está claro que el bolívar vive y tiene un peso muy importante en la vida económica.

En segundo lugar, apareció el dólar en efectivo, con una proporción de 13, 2%. La mayor expresión de la llamada “dolarización”, los billetes verdes, resulta tener un tamaño solo un poco mayor a la décima parte de los pagos de la gente. Para apreciarlo mejor, veamos el dato que le sigue: el tercer lugar lo ocupan los bolívares por pago móvil, con 12,8%. Podemos decir que la cantidad de gente que paga mayormente con dólares en efectivo es casi igual a la que utiliza más el pago móvil. Las transferencias bancarias representan 4,7% a la hora de pagar. Por su parte, los pagos en dólares con aplicaciones de celular como Zelle, así como los pagos en divisas distintas al dólar, representan en cada caso 1,7%.

En último lugar están los pagos con bolívares en efectivo: solo 1,4% de las respuestas.

Si agrupamos los datos, obtenemos que los pagos en bolívares alcanzan 83,4% de las observaciones, mientras que las divisas extranjeras representan 16,6%.

Dominio de lo digital

El presidente Nicolás Maduro afirmó en una entrevista con Ignacio Ramonet el 1 de enero que durante el año 2020 “el 77,3 % de las transacciones comerciales del país se hicieron en bolívares por métodos de pago digital”. En nuestro sondeo, esa cifra asciende a 82%, agrupando pagos en bolívares por punto de venta, pago móvil y transferencia bancaria.

El Gobierno también ha dicho que se plantea este año avanzar hacia “la digitalización al 100% de la economía”. Y vale la pena destacar aquí el dato obtenido en nuestro sondeo acerca de los bolívares en efectivo. Si tomamos en cuenta únicamente el uso de bolívares, el efectivo representa 1,75% frente a 98,25% de las formas de pago digitales. Aunque fue puesta en circulación una ampliación del cono monetario, todo parece indicar que el país se dirige seriamente hacia el abandono e los pagos físicos y su sustitución plena por los digitales. Para muestra, se han notado avances en la implementación de mecanismos de cobro electrónico del pasaje urbano, que al parecer es el área donde más se usan los bolívares en efectivo.

Contrastes

Buscamos otros datos para contrastar nuestro sondeo y encontramos que la consultora privada Econanalítica publicó en sus cuentas de redes sociales el resultado de un estudio realizado en el mes de marzo sobre este mismo tema. Ellos afirman en una publicación de Instagram que las transacciones comerciales por tipo de moneda, a nivel nacional, son: 57,3 % dólares, 32,9 % bolívares, 5,1 % pesos colombianos, 2 % euros y 1,9 % criptomonedas. Obtuvieron “67,1 % de los pagos se realizaron con una moneda diferente al bolívar”.

Es evidente que los resultados de ambos estudios difieren en mucho, el fenómeno se presenta casi de manera opuesta. Para ayudarnos a comprender estos resultados consultamos al economista Pablo Giménez, profesor del PFG de Economía Política de la UBV.

El académico señaló que, en primer lugar, hay que atender al tipo de sondeo realizado y que estas consultoras suelen hacer muestreos de comerciantes. En efecto, Ecoanalítica aclara en su publicación que su sondeo comprendió “10 ciudades, 360 establecimientos, 7 rubros y más de 21.600 transacciones”. Habría que ver, como dice Giménez, qué ciudades del país escogieron, dentro de esas ciudades habría que ver qué sectores de esas ciudades y qué tipo de establecimiento: si son establecimientos de alimentos, si son establecimientos de repuestos de vehículos, bodegones, etc.

Y continuó con su análisis:

“Por otro lado, el comerciante cuando habla de transacciones, también está mirando o está pensando en sus costos. No se trata solo de las operaciones de compra y venta final, sino también de las operaciones que tiene con sus proveedores: otros distribuidores, con mayoristas, que le facilitan las mercancías que vende. Entonces él está viendo un conjunto más amplio de operaciones, y probablemente está cubriendo o está calculando esos costos en dólares y seguramente muchas de esas operaciones sí ocurren en divisas u ocurren en operaciones bancarias, transferencias en divisas. Mientras que el consumidor final está viendo el salario, y el salario en Venezuela aún en su mayoría se paga en bolívares”.

Entonces, tenemos dos perspectivas diferentes de las transacciones comerciales. Nuestro sondeo preguntó al público en general, sin discriminar de qué lado del comercio están, pero podemos suponer que la mayoría se trata de consumidores finales. El especialista señala que las diferencias pueden explicarse por este tipo de sesgos en los sondeos. No obstante, opina que “si son transacciones finales, ventas al público, efectivamente en su mayoría deben ocurrir en bolívares”, tal como arroja nuestro estudio. Dice que lo mejor sería corroborar ese dato con la Superintendencia del Sector Bancario (Sudeban) “para conocer el volumen de transacciones diarias que ocurren en Venezuela, ya sea por puntos de venta, ya sea por Pago Móvil y por transferencias bancarias hacia comercios”.

Pero esa información no está disponible, al menos en el portal web de Sudeban, que consultamos al momento de escribir este trabajo.

Diferencias sociales

La percepción de la llamada “dolarización” en Venezuela puede variar de acuerdo a la perspectiva desde donde se la mire. Como queda en evidencia aquí, la gente común, la clase trabajadora, todavía utiliza en mayor medida la moneda nacional, aunque también maneje dólares en cierta proporción. Mientras tanto, es posible encontrar otros sectores sociales donde la “dolarización” sea mayor y el uso del bolívar se vea fuertemente disminuido. Este puede ser el caso del sector empresarial y comercial.

Entonces, habría que tener más cuidado al hablar de “economía dolarizada”, o incluso de “dolarización” a secas. Hay quienes hablan de “proceso de dolarización”, como si esto fuera un destino fatal. Tampoco sería apropiado, toda vez que, como señalamos al comienzo, el gobierno de Venezuela ha negado tajantemente que aquí se vaya a reemplazar el bolívar por el dólar o ninguna otra moneda extranjera.

De lo que se trata es de dinámicas y procesos desiguales, propios de la situación en la que vive nuestro país. Si bien el bolívar sigue dominando en volumen las transacciones, el dólar ha tomado protagonismo por el papel que ha jugado en la dinámica económica. Así nos lo explicó el profesor Pablo Giménez:

“A mí me gusta más el término liberalización comercial, o apertura comercial, que creo que describe mejor lo que está ocurriendo en el país. Esta apertura requiere la fijación de un tipo de cambio mucho más objetivo, por las fuerzas del mercado, como ha estado ocurriendo desde mayo de 2019 con las mesas de la banca. Eso ha permitido, efectivamente, un mayor volumen de transacciones en dólares y de flujo de divisas, ya sea en efectivo u operaciones bancarias vía transferencia. Entonces es un asunto de transacciones que ocurren en dólares, y dada la crisis del bolívar, el dólar mantiene más su valor y sirve como unidad de cuenta para las transacciones económicas”.

Esto permite que la gente pueda resolver los problemas de su cotidianidad. Pero el impacto de esto varía de acuerdo a la situación de clase y también en función del área productiva o el sector económico en el que uno se desenvuelva. Los trabajadores que pueden tener acceso a un volumen, así sea pequeño, de divisas, pueden proteger mejor sus ingresos; y el sector comercial puede mantener un volumen de transacciones que permite cierta dinamización de la economía en el contexto actual de Venezuela. “Como sabemos, ya llevamos 6 años continuos de decrecimiento del Producto Interno Bruto; desde diciembre de 2017 hasta mayo de 2019 en situación de hiperinflación; caída de los precios del petróleo en 2014; y desde 2015, progresivamente nos hemos convertido en un país bloqueado en términos comerciales y financieros”, explica Giménez.

Agrega que, dada esta situación, ese volumen transaccional de divisas permite un funcionamiento de la economía, en términos comerciales, así como el sector manufactura y también el agrícola, por ejemplo. Los trabajadores de esos sectores “están viendo poco a poco una mejoría de sus ingresos producto justamente de esas operaciones, algunos vienen ya remunerando a su fuerza de trabajo directamente en divisas”.

Nuestro analista concluyó con una propuesta que compartimos. Sería interesante, para ampliar esta perspectiva y complementar el análisis sobre este tema, realizar un estudio, “en el cual habría que ser muy objetivo, acerca de cómo se está remunerando a la fuerza de trabajo en Venezuela”.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>