Guaidó logra que Juez de EEUU autorice entrega de Citgo a Cristallex

Archivo

La estratagema fraudulenta organizada por el gobierno del saliente Donald Trumps y el autoproclamado miembro del partido Voluntad Popular, Juan Guaidó, logró un paso de avance en el urdido  plan de confiscar los activos de PDVSA en Estados Unidos. 

Un juez de Delaware, Estados Unidos, autorizó la venta de las acciones de Citgo, la principal filial de la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en suelo estadounidense, en indemnización a Crystallex por la nacionalización, hace más de una década, de un yacimiento de oro operado por la minera canadiense en ese país sudamericano.

Además, el juez federal de distrito, Leonard Stark, desestimó sendas mociones presentadas tanto por Citgo Petroleum y su matriz, PDV Holding (PDVH), como por Venezuela para frenar el embargo.

“Voluntad Popular organizó una gran operación de fraude y estafa a la República para despojar al país de los activos de Pdvsa en el exterior”, había denunciado recientemente la vicepresidenta ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez.

También el analista político Domingo Alberto Rangel, expresó en uno de sus artículos que “nunca había ocurrido en nuestra historia tantos disparates, delitos y faltas a la ética que rayan en la traición a la Patria, como acaba de suceder cuando la nación venezolana pierde su activo más valioso fuera del país –Citgo– mediante un acto de piratería jurídica”.

El plan para arrebatarle los activos a la Nación tiene en su trama la decisión de Guaidó y sus cómplices, de haber establecido una fraudulenta representación de la República y de PDVSA ilegal, la cual propició la promulgación de la sentencia, que ejecuta un laudo dictado por el Tribunal Arbitral del Centro International de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), por valor de 1,2 millardos de dólares, a partir de una reclamación realizada por la empresa canadiense Crystallex en contra de la República Bolivariana de Venezuela, aun cuando ni PDVSA, ni Citgo, ni PDV Holding, son deudores de Crystallex ni fueron sujetos del procedimiento ante el Tribunal Arbitral del CIADI.

La representación de Guaidó está integrada por los abogados Carlos Vecchio, José Ignacio Hernández y Alberto Federico Ravell Nolck, confesos opositores al Gobierno de Venezuela y con fuertes lazos con empresas trasnacionales como Exxon Mobil, Crystallex, Owen Illinois y Conoco Phillips. Ellos han enfilado desde EEUU su accionar en contra de Pdvsa, la principal industria nacional.

Con la sentencia, Estados Unidos muestra que la autoproclamación de Guaidó fue apenas un paso del plan destinado a entregarle activos del país (Citgo), para que las transnacionales (Cristallex) se cobraran supuestas deudas y se dieran los vueltos.

La sentencia también pone en evidencia lo dicho por el Informe del Comisario de Pdvsa 2018, el cual concluye que la usurpación de Citgo es un acto subversivo contra los principios de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y constituye un peligroso e inédito precedente en el ámbito mercantil de Estados Unidos que pondría en riesgo cualesquier inversión, independientemente del país de origen.

Robos del imperio

De esta manera Guaidó suma otro eslabón a la cadena fraudes cometidos contra la República,  desde el mismo instante en que la antigua PDVSA compró Citgo en 1987. 

“El mecanismo utilizado para ese desvío de recursos nacionales fuera del país, junto a la compra de 19 refinerías chatarras, fue precisamente la multiplicación de corporaciones-represas en el exterior, sobre todo en paraísos fiscales”, narra el experto petrolero Carlos Mendoza Potellá. 

Durante la Apertura Petrolera implementada en la década de los 80 y principios de los 90, la alta gerencia de PDVSA, denominada Meritocracia, creó en el exterior 87 empresas con el propósito de evadir pagos al fisco nacional y llevarse del país los ingresos petroleros.Cita como ejemplo de recursos que debieron entrar al fisco nacional y que fueron dados al fisco de EEUU, lo señalado en el Informe del Comisario de PDVSA de 1999, el cual expone: “…cabe destacar que el precio de venta de crudo inferior al precio de mercado, significa una transferencia al fisco norteamericano según el siguiente detalle: incrementa las ganancias de CITGO en 210 millones de dólares, con un efecto de impuesto [norteamericano, n.n.] estimado a la tasa nominal de 71 millones de dólares y disminuye las

ganancias de PDVSA en 210 millones de dólares, lo cual representa una disminución nominal de impuesto sobre la renta venezolano de 142 millones de dólares”.

Destaca que solo en 2001 el “¡gran negocio! “movió” 27.000 millones de dólares en ingresos por ventas, generando “ganancias” de 638 millones, provenientes de los descuentos hechos por PDVSA en Venezuela a los suministros petroleros enviados a sus filiales externas, por 936 millones, un promedio de 2,2 dólares por barril para contener pérdidas reales, amén de las nuevas inversiones para seguir convirtiendo chatarra en equipos operativos por 517 millones. Potellá observa un comportamiento similar en los 3 años anteriores graficados, añadiendo que ese comportamiento tampoco fue distinto en los años siguientes, “hasta el último del cual tenemos registros, 2016”.

“Y valgan las cifras de cinco años, “adornadas”, de la propia PDVSA en su Informe de Gestión Anual de ese año”. “Sus ruinosos resultados han sido expuestos en muchos trabajos propios y de otros autores, pero la conciencia de esas circunstancias adversas ha sido nublada por la profusa propaganda sobre la mítica “cuarta empresa petrolera más grande del mundo.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com