InicioEconomíaJuan Arias: “No es solo generar divisas; sino vigorizar las cadenas productivas”

Juan Arias: “No es solo generar divisas; sino vigorizar las cadenas productivas”

El viceministro para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (ZEE), Juan Arias, en entrevista a Últimas Noticias, explicó que “el objetivo fundamental de éstas es fortalecer el aparato productivo nacional… fortalecerlo y expandirlo”, y que “no es sólo generar divisas; sino vigorizar las cadenas productivas”.

“La inspiración, sin lugar a dudas, fue el éxito rotundo de las ZEE chinas” expresó, y recordó cómo “el comandante Hugo Chávez le ponía su piquete nacional… él no quería una copia de ningún modelo, la cosa tenía que ser propia; siempre machacaba eso”.

Refirió que el proyecto original “estuvo languideciendo” hasta que, en 2018, el presidente Nicolás Maduro propuso el viceministerio de ZEE para dinamizar las que ya existían en el país, al respectó precisó que hay seis civiles y dos militares.

“Las militares se crearon el año pasado y las civiles son: dos en Lara, una en Palavecino y otra en Iribarren; una en Cojedes, una en San Carlos-Tinaquillo; una en San Antonio-Ureña, en Táchira, fronteriza; otra en Paraguaná (Falcón) y la sexta en el eje Guarenas-Guatire del estado Miranda”.

Recordó, además, que en el primer Plan de la Patria se contemplaban tres zonas, la de Falcón y la de Táchira, además de una que no se ha decretado aún en el eje Morón Puerto Cabello, del estado Carabobo, y en el caso de esas tres estaban planeadas: “el Ministerio de Planificación las tenía en el radar y las metió en el plan de Desarrollo”.

Señaló que las ZEE “son una política de Estado desde hace tiempo”, incluidas en el Plan de la Patria de 2012 y acotó cómo “el presidente Hugo Chávez ya hablaba de Zonas Económicas de Desarrollo Endógeno” en 2001, año en el que creó el Ministerio de Estado para la Coordinación y el Control de las Zonas Sustentables Especiales y nombró a la cabeza de esa cartera a José Francisco Natera Martínez “qué venía directo de Fedecamaras”.

“Y después del golpe de Estado (de 2002) eso se enfrió, pero se buscaba el concurso del sector empresarial nacional e internacional”, dijo al tiempo que especificó que dichas zonas no se conciben “para que el Estado invierta, sino para que inviertan los privados” para el desarrollo de la economía venezolana, por lo cual “no podemos estar diciendo que esto (las ZEE) es un invento para superar la coyuntura”.

Ya en acción. A su parecer una de las actuales ZEE que mejor funciona es una de las larenses, la de Palavecino “porque hicieron un ramal de tren… ya eso tiene más de tres años y en los dos primeros era sólo un terraplén donde no había nada y sabiamente decretaron allí un puerto seco (bautizado Jacinto Lara)”. Explicó el funcionario que el tramo ferroviario contribuyó con el transporte y, por ende, repercutió positivamente en el desarrollo de la zona, especialmente frente a las dificultades que enfrenta el país para suplir repuestos e insumos para los camiones y más recientemente combustible.

“El tren es mucho más eficiente y seguro y ya hay señales de éxito… en un año se exportaron unos 300 contenedores, es decir casi un contenedor diario… y lo más importante son productos fundamentalmente agrícolas”.

Explicó que uno de los productos más exitosos es el llamado frijol chino que se produce principalmente para su exportación a “Vietnam, India y otro país de Asia. Estamos exportando café y rubros distintos al petróleo”, dijo.

Refirió que se ha exportado “carne en pie”, que en un principio generó malestar” a raíz de rumores que señalaban a esa exportación como vehículo para el aumento de precio y desabastecimiento, en vez de ingreso de divisas al país y desarrollo del aparato agrícola y pecuario nacional.

Señaló que las ZEE ya en funcionamiento contribuyen en buena medida al “despertar importante de Venezuela; seguimos en una situación delicada, necesitamos incrementar los recursos; sobre todo en petróleo, pero tuvimos (con la reactivación a través de las ZEE) un salto importante”, acotó.

Función. Dijo que el viceministerio “que se creó en junio de 2018” persigue fortalecer el marco legal de las ZEE, y de ahí su relevancia en el desarrollo de la Ley Orgánica sobre las Zonas Económicas Especiales (Lozee) que pronto entrará en fase de segunda discusión en la Asamblea Nacional y que el primer trabajo de su despacho fue un diagnóstico de la realidad, para luego consultar con sectores involucrados en el tema.

Entre los sectores consultados destacan el de los trabajadores, a través de la Universidad Bolivariana de los Trabajadores Jesús Rivero; las cámaras de empresarios: especialmente las regionales; “y muy especialmente con el Poder Comunal”, con su ministerio.

Recordó que las ZEE se rigen hoy por la Ley de Regionalización Integral para el Desarrollo Socioproductivo de la Patria, decretada en Gaceta extraordinaria N° 6.151, de fecha 18 de noviembre de 2014, en la que se presentan los Distritos Motores y que las ZEE “son un capítulo de todo el compendio”.

Detractores. Desde que se anunció la Lozee, sus detractores aseguran que las ZEE vulnerarán la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (Lottt) y que se perderán ingresos fiscales porque abre la puerta a maquilas y a un sacrificio fiscal en favor de los empresarios.

Al respecto Arias alertó cómo “lo mismo se dice de la Ley del Ambiente… incluso hay quienes dicen algo tan temerario, como que incluso la soberanía nacional se vulnera. Que por ser zonas económicas especiales; con normativas especiales, se generan condiciones para la secesión… y eso sólo es para a meterle temor a la gente”.

Lamentó que personas notables a quien respeta y admira hagan esa apreciación sin fundamento, porque “no hay un solo artículo en la ley que diga que la normativa laboral será contradictoria a la Lottt, ni hay ninguna propuesta para desaplicar la ley ambiental del país”.

“Cuando se habla de que se adoptarán medidas especiales, dichas medidas permiten ampliar beneficios a los trabajadores y al medio ambiente… por ejemplo el Estado puede decidir que, en esas ZEE, quienes reciclen o incorporen cierto porcentaje de materia prima reciclada, tendrán ciertas exoneraciones en los impuestos”, dijo y que esas serían las “normas distintas a las que existen en el resto del territorio” a las que se refiere el instrumento.

Señaló que la Ley prevé, tras la consulta con al menos 300 integrantes de la Universidad Bolivariana de los Trabajadores Jesús Rivero, que un porcentaje (que rondaría los 12 puntos) de las ganancias líquidas de las empresas instaladas en las ZEE se transfiera anualmente a los empleados.

El viceministro explicó que la apuesta es a que las exenciones tributarias, entre otras condiciones ventajosas que ofrecen, promuevan más y mejores empleos, pero más allá de ese efecto, las empresas que se instalen tendrán obligaciones que, sin disminuir el atractivo económico, significarían un impulso para mejorar la situación socioeconómica y laboral el país.

Refirió cómo en otros países las ZEE importan todo, incluso a los trabajadores, “hay fábricas que importan la materia prima, la descargan, elaboran el producto y lo vuelven a montar en un barco para su exportación, y ni siquiera los trabajadores son de ahí… y la pregunta es ¿cuál es el impacto que algo así traería a la economía?”, dijo.

“Nosotros pedimos que la materia primas que se procese sean en su mayoría nacional, de la misma zona, ojalá… y que la mano de obra sea venezolana… Las ZEE deben generar una consolidación y expansión de la aparato productivo”, dijo.

Lamentó los pocos aportes desde el ámbito académico universitario. “Hemos recorrido el país discutiendo la Ley y hemos visitado universidades; nos hemos reunido con la comunidad universitaria y ha sido muy poca la iniciativa en los académicos para hacer propuestas”, enfatizó.

Aseguró que “esta Ley es una gran oportunidad para impulsar el desarrollo del país”, y debe llegar a ser “una súper ley” porque a través de ella se podría “impulsar de verdad que las empresas fomenten el desarrollo tecnológico, promueva la formación constante de los trabajadores” a través del incentivo tributario y arancelario, premiando la capacitación, inventiva e investigación científica y tecnológica.

Arias explicó que una propuesta que surgió de consultas es el “artículo que incorpora el beneficio a empresas de propiedad social, comunal o del Sistema Económico Comunal”. y señalo cómo, en muchas ocasiones, prela el sectarismo en la decisión de no comprar lo que producen los emprendimientos comunales sin importar su calidad, pero, además, cómo las empresas privadas se permiten márgenes de negociación que para empresas del Estado o de propiedad comunal serían un acto de corrupción.

Colocó como ejemplo hipotético un incremento de precio en una transacción entre particulares que luego, en la contabilidad del vendedor, se refleja truculentamente como comisión y beneficia al comprador.

“A una empresa pública o comunal le sale Ley de Salvaguarda del Patrimonio Público, a una empresa privada no”, dijo. Y para combatir esas situaciones, explicó que se puede exonerar de impuestos a las transacciones con el Poder Comunal dentro de las ZEE, “premiar con exoneración, hasta del 100% si se le compra al Poder Popular”, resumió.

Reglas claras. Arias se unió al reclamo del presidente Nicolás Maduro a la desincorporación por parte del Legislador de artículos que surgieron de la intervención de especialistas en áreas ligadas al desarrollo de las ZEE.

Recordó que la segunda discusión de la Lozee “es cuando vamos artículo por artículo” y aspira que se reintegren “los que estaban en el proyecto original que habíamos elaborado expertos del Seniat (Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria); de Bolipuertos(Bolivariana de Puertos S.A); de la Guardia Nacional de Resguardo Aduanero, de la Oficina Antidrogas, del Resquimc (Registro Nacional Único de Operadores de Sustancias Químicas Controladas), del Oncdoft (Oficina Nacional contra la Delincuencia Organizada y el Financiamiento al Terrorismo); y de los ministerios de Finanzas, de Industrias y de Planificación; que son los padres de la criatura”.

Explicó que “quitaron un título que tenía que ver con las sanciones… buscando una ley que sea corta y precisa, pero yo creo que las cosas deben tener el tamaño que corresponde”, dijo.

Refirió la importancia de la seguridad jurídica más allá de la promulgación de leyes, sino “que las cosas funcionen bien y eficientemente… porque seguridad jurídica no es sólo tener leyes sino saber que esas leyes se van a aplicar y si no se aplican habrá sanciones”, agregó aludiendo directamente vicios “de vieja data” que entorpecen la capacidad de desarrollo del aparato productivo nacional.

La intención es que apliquen efectivamente las normativas y la Lozee ofrezca instrumentos concretos para castigar a quien atente contra la cadena productiva, y que los empresarios enfrenten sanciones contundentes si violentan derechos o esquivan deberes.

Indicó que se apunta a una verdadera ventanilla única que permita simplificar los trámites, automatizada y con el uso de las nuevas tecnologías, “y poner orden para que los procesos sean ágiles, eficientes y transparentes”.

Explicó que “la aduana es fundamental” para atraer a los inversionistas “con procesos electrónicos, confiables, rápidos y seguros; no discrecionales: ‘de vamos a ver si llega el funcionario’, sino procesos automatizados”, señaló.

Lamentó cómo Venezuela ocupa los últimos escaños del ranking During Business (Índice de facilidad para hacer negocios) del Banco Mundial, y opinó que, a diferencia de otras listas que pueden ser manipuladas con fines políticos para dañar la reputación de un país, el During Business refleja la realidad de la lentitud y discrecionalidad de los trámites en el país.

Agregó que la Lozee, para solventar el anacronismo, regularía y exigiría el uso de tecnología informática para garantizar lapsos que las empresas puedan computar e incorporar a sus procesos y así achicar los márgenes de ineficiencia y corrupción.

Indicó como ejemplo de implementación de un sistema automatizado coherente al Consejo Nacional Electoral, reconocido en todo el mundo.

Escenarios. Arias esbozó posibles contextos de aplicación de las ZEE. Dijo que el escenario clásico es “un espacio territorial sin desarrollo o muy precario desarrollo, pero con potencialidad” y preguntó ¿cuánto está recaudando el Estado allí si no hay nada?”.

Explicó que “se ofrece a inversionistas, para desarrollar esa área, que no se les va a cobrar impuestos por cinco o diez años, siempre que cumplan las condiciones, por ejemplo, de tener trabajadores locales, usar materias primas de la zona y métodos que no dañen el ambiente”, así se desarrolla el espacio y no hay sacrificio tributario.

“Se convierte eso en un dinamo que genera también empleo indirecto; por ejemplo, en la panadería que ahora vende mil panes en vez de diez; o la cauchera, o los puestos de comida”, explicó y que si bien las empresas por convenio de la ZEE no pagan impuestos, “no hay sacrificio porque antes no existían”, pero las que estaban tendrán nueva facturación, es decir, más recaudación, y las personas naturales mediante el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y otras formas de tributo “por la vía del consumo” aumentan el fisco.

También planteó el escenario de una zona deprimida, como en espacios industrializados donde cerraron fábricas y empresas, pero hay infraestructura “que van en declive”, y la recaudación es poca y será menor en la medida en la que aumenta el desempleo. Entonces allí se puede crear una ZEE y exonerar a empresarios existentes y atraer a otros que detengan la caída. “Es también un triunfo, aunque implique un sacrificio fiscal”, acotó.

Apostando a criptomonedas

Juan Arias explicó que uno de los mecanismos que se usarán para atraer la inversión serán los criptoactivos. “Estamos fomentando la economía digital en general; digitalizar una cantidad de cosas que va a ser fundamental en las Zonas Económicas Especiales.

Tildó de desinformación las noticias que aseguran que China, potencialmente interesada en fomentar y participar en las ZEE, prohibe el uso de las criptomonedas.

“Hay unas interpretaciones incorrectas de decisiones”, dijo al tiempo que refirió el abuso de las brechas ideomáticas para crear confusión y disminuir el interés con noticias falsas o mal interpretadas.

“Lo que dijo el Gobierno chino es que se prohíbe el uso de criptomonedas que no estén normadas… y reiteró que la economía digital es “la economía de la nueva época, la economía del futuro, la coexistencia de las monedas”, esto especialmente para el caso venezolano porque “como consecuencia del bloqueo nosotros (el Estado venezolano) tenemos que proteger a los inversionistas”, y refirió que la Ley de la Zonas Económicas Especiales “es hija” de la Ley Constitucional Antibloqueo para el Desarrollo Nacional.