Una noche

Algunas notas publicadas en la prensa de la época señalaban que el arribo de Whitney Houston a Venezuela sería el lunes 18 de abril de 1994. Pero no fue así. La estrella estadounidense llegó el miércoles, un día antes de su único concierto en el Poliedro de Caracas.

Estuvo alojada en el prestigioso hotel Caracas Hilton, donde compartió suite con su hija Bobbi Kristina y la cuidadora de la pequeña que apenas había cumplido un año.

No tuvo contacto con la prensa en la penúltima parada del capítulo latinoamericano de “The Bodyguard World Tour”, que ya había cumplido en Sao Paulo, Río de Janeiro, Santiago de Chile y Buenos Aires, teniendo pendiente solo San Juan de Puerto Rico.

Tampoco conversó con los periodistas en los compromisos previos. Tal vez para cuidarse la voz o tal vez porque sabía que la boletería estaba agotada o tal vez porque no quería responder preguntas que podrían resultar incómodas. Quién sabe.

Todo ello ocurrió hace 30 años. El éxito en taquilla de la película “El guardaespaldas”, que protagonizó al lado de Kevin Costner, y la venta millonaria del álbum contentivo de la banda sonora, con el tema “I Will Always Love You” como bandera, motivaron la gira que comenzó el 5 de julio de 1993 en Miami y terminó el 19 de noviembre de 1994 en Sudáfrica.

El recorrido solo incluyó cinco países latinoamericanos y Venezuela fue uno de ellos, gracias a la gestión de Big Show Production, empresa vinculada al sello disquero Sonorodven y a Venevisión, televisora que transmitió el concierto desde el coso capitalino, para atender a aquellos que no pudieron asistir.

La representación nacional estuvo a cargo de la agrupación Sardinas de Naiguatá, encargada de amenizar la espera de los presentes. Apenas apareció en escena, Whitney Houston pronunció algunas palabras y se dedicó a lo suyo: cantar. Su siguiente contacto verbal con el público fue en mitad del show, cuando aprovechó para transmitir el mensaje de pesar de su colega Michael Jackson, por no haber podido venir.

La misma productora tenía todo listo para la visita de “El rey del pop” en noviembre de 1993. Sin embargo, la acusación por pedofilia que detonó un escándalo de repercusión mundial llevó a la cancelación de las fechas pendientes de “Dangerous World Tour”.

Luego de interpretar lo más significativo de su repertorio y de mostrar las razones que la convirtieron en una estrella mundial, Whitney Houston abandonó el Poliedro de Caracas y se fue directo al aeropuerto.

En las semanas siguientes volvería a ser noticia, tras descubrir a su esposo Bobby Brown en un hotel de Los Ángeles con otra mujer y de perder al segundo hijo que esperaba.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí