Monumento Bicentenario reivindica al pueblo en batalla

La representación del sable del Libertador mide 40,15 metros y se eleva 28 metros.

Antes de su inauguración el Monumento Bicentenario de la Batalla de Carabobo, que ayer vio luz oficialmente, ya atraía cada día a los carabobeños y a todos los venezolanos que al paso por la autopista Valencia-Campo de Carabobo divisaban la obra magna con que el Gobierno conmemora los 200 años de gesta militar que selló la Independencia de Venezuela.

Gente de todas partes se acerca de día y de noche a conocer el gigantesco monumento, se toman fotos en familia y hacen suya la obra de arte, un proyecto de la Comisión Presidencial Bicentenaria de la Batalla y la Victoria de Carabobo elaborado por el colectivo de arquitectos ¿Cuál ciudad?, que honra la participación del pueblo de la mano del Libertador Simón Bolívar en la lucha triunfante que tomó lugar en el sitio el 24 de junio de 1821 frente a las fuerzas del imperio español.

A primera vista, o de lejos, el monumento está integrado por un bloque revestido en granito sobre el que se levantan 10 figuras abstractas que representan a los lanceros, pueblo protagonista de Carabobo y que son, para la memoria colectiva del venezolano, héroes todos de la batalla, personificados en el llanero Pedro Camejo Negro Primero, quien murió en el sitio luchando por la libertad.

El otro elemento, que sobresale imponente del monumento de 50 metros de largo por cinco metros de alto, es la figura que representa el sable del Libertador, la Espada Victoriosa de Carabobo, también conocida como el sable del general marabino Rafael Urdaneta, pues Bolívar se lo regaló en septiembre de ese mismo año en Maracaibo, con motivo de su ascenso como general en jefe, y que desde entonces Urdaneta usaría en futuros combates.

El sable mide 40,15 metros, se eleva 28 metros y lo flanquean dos pebeteros con llamas eternas.
Todas las piezas, sable y lanceros, que miden 12 metros de altura cada uno, fueron elaboradas en acero por la herrería Felirca y en conjunto pesan 200 toneladas.

El monumento está emplazado en la entrada del Campo de Carabobo.

El mural. Un vez el visitante se acerque a la obra podrá tener otra visión del conjunto. Se puede subir al monumento y caminar por entre los lanceros, apreciar y observar la explanada del Campo.

A un costado del monolito se despliega una escultura mural llamada Heroica hecha en hierro, obra de la artista plástica Morella Jurado, que a una escala casi humana permite al visitante reconocer varios de los protagonista de la batalla. Allí están representados, en un primer plano, Simón Bolívar, junto a su perro Nevado, el mucuchíes que murió en el sitio de Carabobo atravesado por una lanza; el indio Tinjacá, “El edecán del perro”, quien también murió en batalla; el teniente Pedro Camejo, y el general Rafael Urdaneta, que aunque no estuvo presente en la batalla, jugó un papel clave en la campaña independentista.

La obra iluminada en la noche

En un segundo plano el mural muestra al coronel Pedro Briceño Méndez, general José Antonio Páez, coronel Ambrosio Plaza, general Manuel Cedeño, coronel José de la Cruz Carrillo, coronel Juan José Rondón, teniente coronel José Rafael de las Heras, coronel Bartolomé Salom, teniente coronel Diego Ibarra, capitán Daniel Florencio O’Leary y el coronel Thomas Ferriar.

Colonia y República. Más allá del valor como obra de arte, su emplazamiento en el llamado Campo Monumental de Carabobo, un área de 50 hectáreas, es privilegiado. El monumento es ahora la entrada del Campo, de hecho, el sable está ubicado en la parte de afuera sobre un jardín que simboliza el tiempo de la República, y el espacio que se ubica en el interior del campo, un jardin inclinado, simboliza las dificultades en tiempos de la Colonia.

Los pebeteros encenderán las llamas eternas

Todo se encuentra a un kilómetro de distancia, en el extremo opuesto de la explanada, de donde se erigió el Arco de Triunfo, el monumento con el cual el gobierno de Juan Vicente Gómez conmemoró el centenario de la batalla y donde también se encuentra el Altar de la Patria, levantado en el mismo eje en 1931. Desde cada monumento se puede divisar el otro.

Quienes llegan a Campo de Carabobo desde Valencia verán en primera instancia el Monumento Bicentenario a mano izquierda.
Dentro del monumento se instaló una galería museística en la cual el visitante podrá apreciar retratos de los héroes con sus historias, así como infografías y videos relativos a la campaña de Carabobo.

El monumento se ubica en la entra del Campo de Carabobo
Vista del sable hoy, horas antes de la inauguración de la obra.

Un colectivo creador

La obra monumental es el resultado de la propuesta artística del colectivo de arquitectos llamado ¿Cuál ciudad?, cuyo trabajo resultó favorecido por la Comisión Presidencial Bicentenaria.

Los miembros de ¿Cuál ciudad? se presentan como un tanque de pensamiento “para la reflexión y acción sobre la arquitectura y la ciudad, comprometidos con los cambios sociales y la transformación revolucionaria
del país”.

Fundado en 2018, este colectivo reúne a los arquitectos venezolanos Abner J. Colmenares, Carlos Pou Ruan, Héctor Torres , Orlando Martínez, Gilberto Rodríguez, Ana Medina, Ricardo Fajardo y Dulce Medina.

Al trabajo de ¿Cuál Ciudad? se sumó la artista plástico Morella Jurado, quien elaboró el mural metálico que adorna, con figuras de la batalla, un costado del monumento.

Un mural en hierro ilustra los personajes de la batalla.

En cada capital de estado una réplica

La Espada Victoriosa de Carabobo que adorna el monumento en el Campo tiene su correlato en una versión a menor escala en cada capital de Estado.

Es un proyecto arquitectónico de la Misión Venezuela Bella ordenado por el presidente Nicolás Maduro y ejecutado por las gobernaciones.

En cada ciudad han escogido un espacio privilegiado y lo han habilitado para darle expresión local, a la vez que la concepción de réplica del monumento le otorga un sentido nacional. Así, en todas las ciudades se podrán participar del sentido independentista de Carabobo este 2021 y más allá.

Se trata de una obra interactiva en la que el público podrá caminar y ascender sobre una rampa de 15 metros para finalmente poder tocar la escultura propiamente dicha, el sable usado por el Libertador Simón Bolívar en la batalla, de 6 metros de alto apuntando hacia el cielo, que fue elaborada en acero y pesa 672 kilos.

En Caracas la obra se encuentra en la avenida Bolívar, en la plaza frente a la Galería de Arte Nacional que ahora se llamará plaza Bicentenario de Carabobo, próxima a inaugurarse.

El sable del Libertador en la avenida de La Paz en San Felipe, Yaracuy.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>