Resiliencia, la palabra que define un tiempo

Lisbeli Marina Vera Andrade llora tras ganar el oro en los 100m T47 durante la final en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 (Foto Thomas Lovelock / AFP)

Las burlas que la atleta paralímpica venezolana Lisbeli Vera sufrió de niña por nacer sin una parte de su brazo izquierdo la hicieron vivir una infancia estresante. “Cuando iba a la escuela se burlaban de mí porque me faltaba esa parte del cuerpo, eso me hizo sentir diferente desde siempre”, admite la deportista zuliana de 19 años entrevistada para el portal olympics.com.

Y aunque confiesa que en muchas ocasiones optaba por encerrarse en casa y no querer salir, esos malos momentos, que comenzaron a partir de los 6 años durante el primer grado en la escuela, la hicieron madurar más rápido. “Esas bromas me hicieron madurar porque sabía que en algún momento iba a tener que enfrentar la vida, que no siempre me iban a proteger y que tenía que valerme por mí misma”, reconoce una de las mejores paratletas del mundo nacida en Tucaní, estado Mérida, y criada por sus abuelos en la localidad de San José de Heras, en el estado Zulia.

Ganadora de la medalla de oro (100 metros T47) y plata (400 metros T47) en estos Juegos Paralímpicos Tokio 2020, el deporte comenzó a ser parte de la vida de Lisbeli en la escuela de manera casual hasta su descubrimiento por su actual entrenador Isidro Barthelemy.

Antes de su triunfo en Tokio, obtuvo el título Parapanamericano en los 400 metros T47. También se llevó sendas medallas de plata (una en los 100 m. T47 y la otra 200 m. T47) en Lima 2019. Además de conseguir un récord y ganar dos medallas de bronce en el Campeonato Mundial Dubai de 2019.

Lisbeli es uno de los incontables ejemplos de lo que es la resiliencia.

Resiliencia: significado y concepto

Aunque la palabra resiliencia podemos encontrarla en el Diccionario de la Lengua Española de la RAE — “1.f. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. 2.f. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido”—es posible que en el diccionario que guardas en casa no la consigas.

El término resiliencia, se usó por primera vez en los libros en español en la década el 30 del siglo pasado —de acuerdo a los datos que arroja el Ngram Viewer de búsquedas en Google Books— no fue hasta 1990 cuando inició su ascenso continuado hasta hoy como término muy usado en textos y portadas de libros de autoayuda y académicos.

En este siglo son cientos los libros que mencionan la palabra resiliencia según este buscador de Google

Esta palabra, tomada del inglés “resilience”, y del latín “resiliens”, que significa “saltar hacia atrás, rebotar”, “replegarse”, y que parece haberse puesto de “moda” en los últimos tiempos, ha evolucionado de un concepto usado solo en anglosajón en la física para designar la capacidad de un cuerpo para resistir un choque; a uno aplicado para las ciencias sociales, introducido por el neurólogo, psiquiatra y etólogo francés contemporáneo Boris Cyrulnik en la década del setenta, como “la capacidad para adaptarse a las situaciones adversas con resultados positivos”.

No obstante, el concepto de resiliencia ha evolucionado a lo largo de los años motivado por el interés de numerosos psicólogos en su conceptualización. En 1995, la psicóloga estadounidense Emmy Werner implementó tres conceptos al término resiliencia: “buen desarrollo a pesar de alto riesgo social; “mantenimiento de las competencias pese al estrés continuo”; y “recuperación después del trauma”, cita el portal Wikipedia.

Por su parte, la psicóloga Emily Hunter conceptualizó en 1999 la resiliencia como un continuo entre dos polos: “resiliencia menos que óptima” y “resiliencia óptima”. “En el caso de adolescentes sometidos a riesgo psicosocial que responden en forma menos que óptima, este tipo de respuesta incluye “tácticas violentas de supervivencia, comportamientos de alto riesgo y abandono social y emocional”, y que el pronóstico más probable es que sean adultos mal adaptados”.

Mientras, el psiquiatra infantil británico Michael Rutter, quien estudió poblaciones de alto riesgo como la de los hijos de padres con enfermedades mentales, definió entre 1999 y 2000 la resiliencia como “la resistencia relativa al riesgo psicosocial, sin necesariamente esperar un resultado positivo, sino más bien enfocado en la forma o proceso en que la persona enfrenta el riesgo”.

La psicóloga de origen indio Suniya Luthar definió asimismo entre los años 2000 y 2006 la resiliencia como “una adaptación positiva pese a la adversidad”, enfatizando los dos elementos que la constituyen: la adversidad significativa y la adaptación positiva, lo cual lleva a la conclusión de que la resiliencia solo se mide indirectamente a través de estos elementos. Esta idea es compartida por varios investigadores, reseña el portal Wikipedia.

La resiliencia se aborda en la actualidad desde la Psicología Positiva, la cual se centra en las capacidades, valores y atributos positivos de los seres humanos, y no en sus debilidades y patologías, como lo hace la psicología tradicional. Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión, cita el portal. “Esa capacidad de resistencia se prueba en situaciones de estrés, como por ejemplo el debido a la pérdida inesperada de un ser querido, al maltrato o abuso psíquico o físico, a prolongadas enfermedades temporales, al abandono afectivo, al fracaso, a las catástrofes naturales y a las pobrezas extremas».

Esta palabra, que escuchamos y leemos con frecuencia desde hace un tiempo, es un término «que se construyó para definir o caracterizar a personas que a pesar de haber tenido o vivir experiencias negativas en la vida, han logrado sobreponerse e incluso sobresalir de su condición creándose y desarrollándose en un ambiente positivo, contrario al propósito que se podía pensar hubieran tenido ante la situación adversa”.

La palabra más buscada del diccionario de la RAE

Desde que la Real Academia Española (RAE) dispuso su Diccionario de la Lengua Española (DLE) en línea de forma libre y gratuita desde octubre de 2015, “resiliencia” ha sido una de las palabras más buscadas por los usuarios según los registros que maneja y ha hecho públicos esta institución desde 2016.

Según se desprende de una nota publicada por la RAE en su portal web, en 2016 la media de consultas mensuales del Diccionario de la Lengua Española fue de 67 millones, mientras que entre las palabras más buscadas durante ese año, “resiliencia” aparece en el primer lugar, seguida de “bizarro”, “procrastinar”, “paradigma”, “asertivo”, entre otras. En cuanto a las estadísticas de consultas por países, los siete primeros puestos los encabezan España con 306 millones, seguida de México con 117 millones; Argentina y Colombia con 56 millones; Perú con 39 millones; Chile con 34 millones; y Estados Unidos con casi 32 millones.

Los diccionarios se emplean no solo para saber qué significan las palabras, sino también cómo se usan.

En 2017, según registro de la RAE, la medida de consultas mensuales fue de 65 millones, mientras que entre las palabras más buscadas durante ese año también figura “resiliencia”, después de “haber”, “sexo”, “palabra”, “cultura”, “sinónimo”. Además, las diez palabras más buscadas ausentes en el Diccionario de la Lengua Española fueron *cocreta, *etica, *almondiga, *empatia, *curriculum, *resilencia, *caracter, *politica, *oir y *analisis.

En cuanto a las estadísticas por países, del total de consultas de ese año, el 38,5% proceden de España, seguidos de México (15,17%); Colombia (7,80 %); Argentina (6,97 %); Perú (5,21 %); Chile (4,47 %); Estados Unidos (3,67 %); Venezuela (2,09 %); Ecuador (2,08 %), y Guatemala (1,18 %).

Resiliencia en pandemia

Entre febrero de 2020 y enero de 2021, en las más de mil millones de consultas realizadas por usuarios de todo el mundo a través de la edición en línea del Diccionario de la Lengua Española, la RAE registró que las palabras “confinamiento”, “cínico”, “pandemia”, “ciencia”, “cuarentena”, “bizarro”, “resiliencia”, “ético” o “asintomático” destacan entre las primeras posiciones de las palabras más buscadas.

Durante este periodo, los usuarios que acudieron más asiduamente al DLE fueron de España, México, Colombia, Argentina, Perú, Chile, Estados Unidos, Ecuador, Venezuela y Guatemala.

Asimismo, en su registro más reciente, abril de 2021, la RAE informó en su portal web que la tres palabras más buscadas a lo largo de ese mes en el diccionario están directamente relacionadas con la crisis provocada por el coronavirus y son: “cuarentena”, “confinamiento” y “pandemia”. No obstante, asegura que junto a ellas ocupan los primeros puestos entradas como “robot”, “resiliencia”, “unir”, “echar”, “data”, “hallar”, “raer”, “rallar”, “bizarro” o “significar”.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>