InicioFalcónLa producción del Cocuy debe ser promovida desde la plantación

La producción del Cocuy debe ser promovida desde la plantación

La ley que se discute en la Asamblea Nacional busca preservar la práctica ancestral.

 El proyecto de Ley para la Protección del Agave Cocui-Cocuy avanza en su discusión dentro del hemiciclo de la Asamblea Nacional, mientras los defensores de las prácticas artesanales y de los saberes ancestrales insisten en el incentivo de aumentar las plantaciones para volver al auge productivo del Cocuy.

La profesora Mirian Díaz como pionera en la lucha a través del Centro de Investigaciones de Zonas Áridas de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (Unefm) resaltó que la intención de la Ley es proteger la diversidad biológica y el acervo cultural que tiene el Agave Cocuy declarado Patrimonio Natural y Ancestral de la nación el 30 de noviembre del año 2006.

Argumentó que la introducción de la Ley surgió por la preocupación, tanto en el estado Lara como en Falcón, de la extracción de pencas de su zona de cultivo para ser llevados a otras áreas.

Dicha práctica deja sin materia prima y sin oficio a los productores, además de causar un daño al ecosistema porque producen destrozos en las cuencas de las zonas áridas donde el agave silvestre tiene su mayor producción.

La también directora del el Instituto Falconiano para la Investigación y el Desarrollo Sostenible (Infalcosta) indicó que han empujado todo un marco jurídico para ratificar la importancia del agave como Patrimonio, con el propósito de que los artesanos puedan seguir adelante con su producción enseñándoles a sembrar, porque cada productor está obligado a sembrar.

Por la protección del cultivo artesanal

“Una de las grandes preocupaciones es que vimos incluido en un artículo después de toda la discusión pública la palabra industrial, la cual no te estaba incluida y no es que nos opongamos a lo industrial, todo lo contrario, junto a la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado hemos creado sistemas para la producción, la siembra y la clonación del Agave Cocuy de tal manera que podamos tener el paquete tecnológico que promueva la siembra, pero pareciera que hay un interés en seguir llevándose las pencas”, dijo.

Díaz recordó que en el estado Falcón se han registrado dos casos donde se han detenido a camiones que trataban de llevarse las pencas y aseguró que desde Siquisique, estado Lara, también ha ocurrido lo mismo, por lo que desean detener tal situación que podría extinguir la producción de Agave.

Cabe mencionar que cada planta de agave tarda de cinco a siete años para madurar, gracias al paquete tecnológico desarrollado para acortar los tiempos, y de donde extraen dos litros de Cocuy.

“Ratifico nunca nos hemos opuesto a que el Cocuy en algún momento llegue a ser industrial, pero solo se llegará a ese nivel cuando se promuevan las plantaciones, así como con cualquier otro rubro como el café o el cacao”, sentenció.

La profesora con más de 20 años de experiencia, indicó que sí la idea es hacer Cocuy se debe sembrar, por lo que aseveró que actualmente solo hay algunas fincas que se están iniciando, es decir, no tiene siembra sólo la población silvestre de agave a la cual se tiene que aplicar un plan de manejo, dadas sus características para el cultivo.

Señaló que si la idea era hacer Cocuy, desde el año 2001 cuando entregó en vigencia la Denominación de Origen para el Cocuy Pecayero y luego en el 2005 cuando se cambió la Ley de Impuesto a Bebidas Alcohólicas, se tenía que haber activado de forma masiva la plantación, por ahora solo queda tener paciencia.

Camino científico recorrido y puesto a la orden

Díaz recordó que en la última modificación jurídica se permitió la producción artesanal hasta los 20 mil litros, lo que significa que un solo productor requeriría de 10 mil plantas al año.

Por ahora, la especialista asegura que los interesados en producir Agave cuentan con todo un equipo de  profesionales formados para la siembra en sistemas agroecológicos y agroforestales, los cuales implementan técnicas conservacionistas que garantizan una siembra eficiente.

Batalla tras batalla por el acervo cultural

En el año 1954 el Cocuy fue sacado del mercado porque al igual que el wiski y el ron, debía tener almacenamiento en barrica de roble blanco.

Posteriormente, en el Reglamento de la Ley no se concede el permiso a alguien que produjera menos de 25 mil litros anuales, lo que apartó a muchos rones de producción pequeña.

Y en este mismo reglamento se definió muy mal al cocuy, lo catalogan de aguardiente de caña con hasta el 30% del licor Agave.

“Ahora es importante que no se repita la historia, que aparezcan palabras en algunos lugares que no deban estar, el cocuy que se exportaba de Venezuela hacia el mundo fue declarado ilegal hasta que iniciamos una investigación sobre porqué era considerado ilegal,  todo un trabajo de 17 investigadores, entre antropólogos, sociólogos, químicos, microbiólogos que demostró que el Cocuy es una bebida sana si se hace 100 % Agave, cuando le mezclan con otras sustancias deja de ser Cocuy”, detalló.

Dijo que han defendido la Norma Covenin 3662 donde se permitió la clasificación del Cocuy como clásico y premium, pues aquello que tenga menos del 80% de los jugos provenientes de las pencas horneadas es considerado solo licor de Cocuy.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí