Alemania se acerca con incertidumbre al fin de la era Merkel

Foto Archivo

Una generación entera de alemanes solo ha conocido una canciller, Angela Merkel, que se prepara para retirarse de la vida política tras 16 años en el poder. Considerada la mujer «más poderosa del mundo», su gobierno supo mantenerse fuerte entre las diferentes crisis que atravesó, siempre a expensas de los países más débiles de la Unión Europea.

Según recuerda un reportaje de AFP, Merkel llegó al poder en noviembre de 2005 y durante el Mundial de Fútbol de 2006, organizado por Alemania apenas un año después de su elección al frente del país, marcó el inicio de otro mandato: el de la simpatizante número uno del equipo nacional.

A juicio de la la revista Time, Angela Merkel es la persona que «devolvió la alegría a Alemania», aunque fuera de su país haya causado tantos inconvenientes.

En Grecia no tienen la mejor imagen de la canciller alemana. En el peor momento de la crisis de la deuda en la zona euro (2010-12), aplicó una línea dura para obligar al país a ser austero a pagar sus deudas y los puso entre la espada y la pared.

Mientras Grecia se encuentra al borde del derrumbe económico, manifestantes enarbolan pancartas que muestran a la dirigente alemana con un bigote como el que llevaba Adolf Hitler. En los países del sur de la Unión Europea Merkel recibe acusaciones de dogmatismo e incluso de crueldad. 

Más adelante terminará cambiando de opinión sobre el tema. Tras el impacto de las pandemia de covid-19 se une a la idea de mutualizar las deudas europeas, impulsada por Francia entre otros, para sacar al continente de la crisis.

Baja de popularidad

A pesar de que Alemania no sufrió como otros países de la región los embates de la caída económica, la popularidad de Angela Merkel comenzó a caer en 2015, cuando la canciller decidió abrir las fronteras a las miles de personas que huyen de la guerra en Irak y Siria.

Esta decisión le fue muy reprochada, especialmente por la extrema derecha alemana del partido AfD, que aprovechó la ira de una parte de la población contra los recién llegados para convertirse en 2017 en la fuerza más importante de oposición en el parlamento.

Sin embargo, tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y su distanciamiento de la Unión Europea, le dio a Merkel la responsabilidad de ser nombrada la líder del «mundo libre», término que se reserva curiosamente para los presidentes de Estados Unidos.

«El presidente (Trump) tiene sus opiniones, yo las mías, y a menudo encontramos un terreno de entendimiento», agrega. «Si no es el caso, es necesario seguir discutiendo y negociando», recuerda AFP en unas declaraciones de 2017 durante el G7 en Canadá.

La herencia Merkel

La canciller deja un país dividido entre varias opciones políticas y con un final de fotografía para elegir a su sucesor el próximo fin de semana.

Los partidos alemanes quemaron este viernes sus últimos cartuchos de cara a las elecciones generales del domingo, en las que se espera un resultado apretado con diversas opciones para formar coalición aunque ninguna de ellas sea fácil debido a diferencias programáticas, reportó EFE.

El candidato del Partido Socialdemócrata (SPD) a la cancillería, Olaf Scholz, participará esta tarde en un acto en Colonia (oeste).

El candidato común de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la Unión Cristianosocial (CSU), Armin Laschet, estará en Múnich (sur) en un acto en el que también hablará la canciller Angela Merkel y el primer ministro bávaro, Markus Söder.

La candidata de Los Verdes, Annalena Baerbock, participará en acto en Düsseldorf y visitará manifestaciones a favor de tomar medidas contra el cambio climático Fridays for Future.

Según el último sondeo, realizado por encargo de la cadena privada RTL, el SPD está a la cabeza con el 25 por ciento de intención de voto frente al 22 por ciento de la CDU/CSU.

Los Verdes mantienen el tercer lugar con un 17 por ciento, seguidos por el Partido Liberal (FDP), con un 12 por ciento, la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) con un 10 por ciento y La Izquierda con un 6 por ciento.

Un pronóstico es considerado difícil no solo por la apretada diferencia entre el SPD y la CDU/CSU sino también porque hay un alto número de indecisos.

Las cifras de las encuestas apuntan a que para formar Gobierno se necesitará una coalición tripartita, lo que implicará seguramente largas negociaciones.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com