Barrio Santa Eduvigis vivió un amanecer de victoria con Julio Mayora

Familia y vecino celebran su participación el los juegos olímpicos de Tokyo

Los vecinos del barrio Santa Eduvigis, ubicado en la parroquia Catia La Mar, estado La Guaira, comenzaron a reunirse en la cancha del sector, para ver a ese atleta que vieron nacer y crecer en el barrio: Julio Mayora, quien estaría poniendo toda su concentración para competir en la justa olímpica Tokio 2020.

Poco a poco fueron llegando lugareños de las comunidades vecinas Montesano (parroquia Carlos Soublette) y Barrio Aeropuerto (parroquia Urimare). Se vieron caras conocidas como Julio Mayora, su padre; su mamá Bety Pernía; su esposa Yzaura Hernández; y su hija Julianinnys Mayora, quienes usaban una camisa con la cara del pesista.

Más de 50 personas, entre niños, jóvenes y adultos, se concentraron frente una pantalla gigante instalada por el movimiento Red Cultural Juvenil. Pitos, pancartas y globos amenizaban el ambiente y daban los buenos días a la barridas al son del tambor, con la noticia que Mayora entraba en la lista de preseas de la justa internacional.

“Es un orgullo, para Venezuela que dejara el país en alto”, comentó Carol Peinado, vecina del atleta en el barrio Santa Eduviges, cuando realizó su tercer intento en la prueba de envión.

La algarabía y el furor del barrio se alzó cuando se adelantó por 35 kg al atleta albano, a quien dejó al paso. 

Culminada la primera etapa de la competencia, entrenadores deportivos del barrio, familias y comunidades, murmuraban y sacaban cuenta, acertando que ya Julio Mayora era medalla de plata; pero lo mantenía en recelo hasta ver la participación de los atletas restante. 

Los vecinos comentaban “estamos ligando a todo los santos que Julio llegue”, al ver a cada competidor entrar, y subir o bajar más pesos a levantar. “Vamos hijo que tú puedes, eres gigante, todavía está aterrizando”, decía Julio Mayora padre, al ver a su hijo llegar poco a poco a la meta. 

Pasado las 7 am se escuchó un grito, una algarabía y las notas del Alma Llanera, así como la imagen de aquella pantalla donde se vio a Mayora dar un salto hacia atrás y colocarse de rodillas, tras levantar el casi dos veces su peso en el tercer intento, en la segunda parte de la competición, y donde supo que era medallista de plata y que pertenece al olimpo deportivo.

Su madre Betty, con lágrimas en los ojos, dijo orgullosa: “vivimos mucho nervio; tengo fe para los próximos juegos traiga oro; seguiremos apoyándolo hasta que tenga vida y salud. Tienen Julio para rato». 

Santa Eduvigis se prepara para recibir al medallista de plata Julio Mayora, el próximo 8 de agosto, con una caravana y actividades deportivas en el barrio; en ese que lo vio crecer como atleta, donde inició su formación como pesista y que hoy en día forma parte de su vida diaria.

Más de 50 personas, entre niños, jóvenes y adultos, se concentraron frente una pantalla gigante
 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com