Conozca cuál es la diferencia entre una tercera dosis y un refuerzo de la vacuna covid


La decisión de exhortar a los mayores de 50  y a las personas inmunodeprimidas a colocarse una tercera dosis de la vacuna contra el covid generó dudas sobre la terminología utilizada por los funcionarios, quienes evitaron hablar de un refuerzo contra el coronavirus. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre una y otra?

En ambos casos se trata de un tercer pinchazo y la distinción parece ser más semántica que otra cosa. Mientras el refuerzo se considera una dosis extra, la tercera dosis contempla a un universo de personas que aún con dos dosis, podría no haber generado anticuerpos suficientes.

 Jorge Geffner, doctor en Bioquímica, profesor de Inmunología en la UBA e investigador superior en el Conicet, de Argentina precisó que el universo de los inmunodeprimidos comprende a pacientes oncológicos, trasplantados, enfermos de HIV y aquellos que sufren inflamaciones crónicas como lupus y artritis. En todos los casos son personas que por sus tratamientos sufren una baja en las defensas. El objetivo en estos casos es que respondan a los anticuerpos ante la posibilidad de que con dos dosis una porción de ese universo no tenga anticuerpos suficientes, refiere Página 12.

Por qué se aplica una tercera dosis contra el coronavirus

«Se busca levantar la respuesta», resaltó Geffner y agregó que todas son efectivas en cuanto a infecciones severas, destacando la importancia de inmunizarse para evitar gravedades. «Estamos protegidos sin tercera dosis, pero queremos protección al tope y por eso hay que vacunarse».

En todo caso, aclaró el científico, «se trata de personas que están vacunadas y eso ya es importante. Hay estudios que muestran que entre los 8 y los 10 meses cae un poco la efectividad en cuanto a infecciones leves y por eso la importancia de la tercera dosis. Pero no tenerla no implica estar desprotegido».

Geffner trazó una comparación con otros inmunizantes que no fueron diseñados para luchar contra el coronavirus. «Las vacunas contra el sarampión y la polio garantizan inmunidad por décadas. Con las vacunas contra el coronavirus no es así: protegen por un tiempo, y no es que uno se quede desprotegido, pero hay que pensar cuándo dar la tercera dosis».

Geffner consideró que 2022 debería ser un año en el que toda la población reciba una dosis. «La efectividad es el parámetro en inmunología, es decir, cuán eficaz es una vacuna para prevenir una infección severa o leve, y tenemos un muy buen nivel de efectividad desde enero.

Dijo que no se trata solamente de protegernos, sino también de cortar la circulación del virus, si no se favorece que haya nuevas mutaciones.

Destacó que el refuerzo genera respuestas óptimas, ya sea para levantar anticuerpos o para mantenerlos en el tiempo; esta ha sido una decisión acertada.

Por otra parte, el científico destacóo la importancia de completar esquemas de vacunación de la población a nivel mundial con las dos dosis.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>