InicioMundoCrisis constitucional en Túnez confunde a la comunidad internacional

Crisis constitucional en Túnez confunde a la comunidad internacional

La ONU reclamó calma, moderación y diálogo para resolver la crisis constitucional abierta en Túnez con la decisión del presidente Kais Said de disolver el Parlamento y cesar al primer ministro, Hichem Mechichi, calificada de «golpe de Estado» por los principales partidos políticos del país.

«Llamamos a todas las partes a ejercer moderación, evitar la violencia y asegurar que la situación se mantiene en calma. Todas las disputas y desacuerdos deben resolverse con diálogo», dijo el portavoz de Naciones Unidas Farhan Haq, preguntado al respecto.

Haq evitó decir si la ONU considera lo ocurrido un golpe y subrayó que por ahora se está vigilando la situación y entablando contacto con distintas partes a través del equipo que la organización tiene en Túnez.

El portavoz dijo no querer especular con las consecuencias de la actual crisis, pero dejó claro que en una región tan convulsa ahora mismo como el norte de África no hay sitio para otro conflicto.

Por otra parte, preguntado por el asalto de las oficinas de la cadena Al Jazeera en Túnez por parte de fuerzas de seguridad denunciado por la empresa catarí, Haq dijo que la ONU está «consternada» por esas informaciones y confió en que se permita a todos los periodistas seguir con su trabajo sin ningún tipo de acoso.

El presidente tunecino anunció por sorpresa este domingo el cese del primer ministro y la suspensión del Parlamento así como la retirada con efecto inmediato de la inmunidad parlamentaria de todos los diputados «para recuperar la paz social y salvar al Estado y la sociedad».

Said aseguró que asumirá la presidencia del Ejecutivo con ayuda de un nuevo primer ministro, que él mismo nombrará, durante el periodo de transición.

Mientras, los principales partidos políticos del país han denunciado el movimiento como un “golpe de Estado” y reclaman la continuidad de la Asamblea.

«Esto es un golpe contra la democracia tunecina y su Constitución. Túnez es la única historia de éxito de la primavera árabe y esta historia no termina aquí», subraya un comunicado difundido por Ennahda, principal fuerza parlamentaria y socia del Gobierno, después del anuncio que Said hizo pasadas las 9 de la noche.

Parlamento europeo pide restaurar el orden

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, pidió este lunes «restaurar el orden y volver al diálogo» en Túnez, para resolver la crisis constitucional abierta en el país con la decisión del presidente Kais Said de disolver el Parlamento y cesar al primer ministro, Hichem Mechichi.

«Pedimos a todas las partes en Túnez restaurar el orden y volver al diálogo. La lucha contra la pandemia y por el interés del pueblo debería ser el centro de toda acción política», escribió en Twitter el político italiano.

El presidente tunecino anunció por sorpresa este domingo el cese del primer ministro y la suspensión del Parlamento, así como la retirada con efecto inmediato de la inmunidad parlamentaria de todos los diputados «para recuperar la paz social y salvar al Estado y la sociedad».

Said aseguró que asumirá la presidencia del Ejecutivo con ayuda de un nuevo primer ministro, que él mismo nombrará, durante el periodo de transición.

Mientras, los principales partidos políticos del país han denunciado el movimiento como un «golpe de Estado» y reclaman la continuidad de la Asamblea.

Primer ministro se niega a abandonar el poder

El primer ministro tunecino, Hichem Mechichi, cesado ayer, domingo, por el presidente de la República, Kais Said, continua al frente del Ejecutivo y convocará próximamente un consejo de ministros antes de ofrecer un discurso a la nación, reveló hoy el consejero político del partido islamista Ennahda, principal fuerza parlamentaria y socio del Ejecutivo, Riadh Chaïbi.

Chaibi explicó que Mechichi pudo reunirse este domingo con representantes de Ennahda después de ser retenido en un primer momento en el palacio presidencial de Cartago, lo que despertó los rumores de su arresto.

Asimismo, aseguró que el líder de Ennahda y presidente del Parlamento, Rached Ghannouchi, no ha recibido hasta el momento ninguna notificación sobre supuestas medidas cautelares que le prohiban abandonar el territorio nacional, como publicaron algunos medios tunecinos.

Said anunció ayer, domingo, el cese del jefe del Gobierno y la suspensión de la Asamblea durante 30 días así como la retirada con efecto inmediato de la inmunidad parlamentaria de todos los diputados «para recuperar la paz social y salvar al Estado», decisión que la mayoría de fuerzas políticas, así como expertos en derecho, califican de «golpe de Estado».

Por su parte, la UGTT, principal sindicato del país y uno de los actores sociales más poderosos, mostró su apoyo al presidente y calificó las medidas de «constitucionales» aunque le instó a fijar una hoja de ruta para garantizar la continuidad del proceso democrático.

Said dijo que había tomado esta decisión de acuerdo con el artículo 80 de la Constitución tunecina, que le confiere la facultad de tomar medidas «excepcionales» ante un «peligro inminente» tras consultar con el jefe de Gobierno y el presidente del Parlamento.

Con información de agencias