InicioDatos ÚNDatos ÚN: opinión se divide sobre volver o no al 7+7

Datos ÚN: opinión se divide sobre volver o no al 7+7

El mundo vive una gran ola de contagios de covid-19, parece que la más grande en lo que va de pandemia. La Organización Mundial de la Salud informó el jueves 27 de enero que se había registrado una cifra récord de contagios diarios a escala global. Fueron 3,84 millones de casos nuevos. El día anterior había reportado que el conteo semanal en el mundo se había duplicado respecto al período anterior. Este fenómeno es atribuido al efecto de la variante ómicron, que se ha identificado como mucho más contagiosa, aunque la enfermedad que provoca es bastante más leve. El dato es definitivo: de todos los casos detectados globalmente durante las últimas semanas, más de 90% corresponden a la variación descubierta en Sudáfrica.

En Venezuela esta variante entró en diciembre, pero su impacto lo comenzamos a sentir comenzando 2022. La curva de contagios fue creciendo aceleradamente desde el 3 de enero, cuando se reportaron 110 casos, hasta el 18 de enero, cuando se rompió el record de incidencia con 2.090 contagios registrados en un día. Estamos hablando de un incremento de casi 2.000% en dos semanas.

El Gobierno decretó la flexibilización amplia de la cuarentena desde el 1 de noviembre. Se suspendió el método 7+7, una semana de cuarentena radical seguida de una semana de cuarentena flexible, al que las autoridades han atribuido el control de las cifras de incidencia, junto al efecto de la vacunación. Aunque el presidente Nicolás Maduro afirmó que lo retomaría si fuese necesario, esto no ha ocurrido hasta ahora. Se mantiene la actividad comercial, laboral y escolar sin más restricciones que el uso de tapaboca, la desinfección de manos y el distanciamiento físico.

“Tenemos que llevar esta situación a pulso, tenemos el método 7+7, pero podemos manejar esta situación con prevención, cuidados y mantener el país abierto”.

Nicolás Maduro

Sin embargo, un trabajo realizado por el equipo de Últimas Noticias advirtió que, al hacer un recorrido por el centro de Caracas, “se puede ver cómo los comercios han relajado el cumplimiento de las normas sanitarias como la toma de temperatura, el uso del tapabocas y la aplicación del desinfectante para manos”.

Ante este panorama, decidimos consultar a nuestra audiencia su opinión acerca de qué debería hacerse ante el incremento de contagios y el avance de ómicron. Realizamos un sondeo digital a través de nuestro portal web y redes sociales con esta pregunta:

“Ante la actual subida de casos diarios de COVID-19 y la amenaza de la variante ómicron, crees que:

– Debe mantenerse la flexibilización amplia, con los cuidados necesarios para protegerse.

– Debe retomarse el método 7+7, una semana de cuarentena radical y una de flexibilización.

– No lo sé, no lo tengo claro”.

Entre el lunes 24 y el jueves 27 de enero participaron 1.525 personas y el resultado es el siguiente.

Que vuelva la cuarentena

Más de la mitad, o sea 55,4%, opina que se debe volver a implementar el esquema 7+7 para controlar la situación. El punto de vista contrario, es decir, que deberíamos continuar con la flexibilización amplia, pero manteniendo las medidas de prevención, alcanzó 40,6% de las respuestas. Solo 4% contestó que no tiene una opinión clara al respecto.

Este cuadro denota que buena parte de la población está preocupada por el reciente brote. Sin embargo, no es despreciable el sector que está de acuerdo con la política de apertura. Para apreciar bien la situación, es útil revisar otros datos y ampliar la visión. Aunque la subida de casos diarios debe ser tomada como una alerta, es cierto también que nuestro país cuenta con buenas condiciones respecto a la pandemia. No solo tenemos un alto porcentaje de vacunados, que según el presidente Maduro alcanza 96% de la población adulta, sino que se están aplicando las dosis de refuerzo y el país cuenta con todo el material necesario para inmunizar a todas y a todos, incluyendo los niños.

Visión de contexto

Pero además, los números del coronavirus en Venezuela son comparativamente mejores que los del resto de países de la región. Nuestros vecinos, Brasil y Colombia, por ejemplo, presentan cifras de contagio equivalentes a varias decenas de veces las nuestras. En el pasado mes de octubre, justo antes del comienzo de la flexibilización, hicimos un análisis utilizando los datos del portal worldometers.info, que maneja la información oficial comunicada por cada gobierno. Entonces, ya se podía apreciar la posición de Venezuela con respecto a las naciones suramericanas.

Teníamos la menor tasa de casos totales por cada 100 mil habitantes y solamente Uruguay, Argentina y Paraguay nos superaban en proporción de casos activos por cada 100 mil habitantes.

Actualizamos esos datos para observar el cuadro ahora que ómicron ha estado haciendo de las suyas en todas partes.

Aunque los números han cambiado drásticamente, seguimos manteniendo nuestra posición con 1.678 casos por 100 mil habitantes, cifra ni parecida a las del resto de países, donde destaca Guayana Francesa (24.030 / 100 mil hab.), Uruguay (17.793 / 100 mil hab.) y Argentina (17.733 / 100 mil hab.).

Y cuando observamos solo los casos activos, vemos que pasamos a ocupar la posición menos grave, con solo 42 por cada 100 mil habitantes. Todos los países aumentaron esta métrica, mientras nosotros nos mantenemos prácticamente igual que en octubre de 2021, incluso por debajo al momento de la redacción de esta nota.

Entonces, a la luz de este conocimiento estamos en mejores condiciones para apreciar la situación actual. En Europa ha habido registros récord, como en el resto del mundo; sin embargo, especialistas hablan de la posibilidad de que la pandemia se termine en 2022, precisamente gracias a los efectos de la variante ómicron. Además, sabemos que las vacunas han mostrado efectividad frente a esta versión del virus.

Pero está claro que la decisión final está en manos de las autoridades, quienes tienen la capacidad de evaluar el fenómeno de manera integral y establecer la ruta a seguir.