InicioMás VidaEn el centro de Caracas venden artículos rebotados por Amazon

En el centro de Caracas venden artículos rebotados por Amazon

Desde hace un par de semanas la inauguración de una nueva tienda en la esquina de Catedral, en el centro de Caracas, ha generado una gran expectativa y curiosidad entre los compradores, quienes hacen largas colas para entrar al establecimiento con la esperanza de poder comprar cualquier artículo bueno, bonito y barato, es decir, conseguir una golilla.

Amazon Depot en esta época decembrina no pasa desapercibida para los visitantes de la zona. Desde tempranas horas se paran frente al local, que tiene un horario de atención desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

Para conocer la experiencia, el equipo de ÚN se trasladó a la tienda, para lo cual se hizo una cola de aproximadamente 45 minutos, mientras que se escuchaban los comentarios de los clientes y las instrucciones de los vendedores.

Entran en grupos de 20 personas para revisar los mesones. Olga Navas

“Tengo un tío en los Estados Unidos que nos asegura que allá estas tiendas son un éxito, que venden los artículos que la gente devuelve después de haberlo solicitado vía internet por Amazon. Se puede encontrar desde celulares de última generación, computadoras, perfumes, de todo a bajos precios”, comentaba un joven en voz alta, lo que aumentaba las ganas de la gente para entrar al local.

Solo se permite el acceso a la tienda con el teléfono celular y un monedero, se desinfectan las manos y se exige el uso correcto del tapabocas.

El local tiene dos pisos, en la parte de abajo se encuentran varias mesas llenas de productos, la mayoría en cajas selladas, que describen su contenido en inglés, por lo cual los clientes constantemente llaman la atención de los vendedores para preguntar ¿ y esto, que será?

“Jorungue, que puede encontrar lo que quiere”, es la invitación que le hacen a los clientes, quienes pueden conseguir artículos curiosos como un paquete de pañales de 30 unidades para perros en $ 5 o un elegante vestido de lentejuelas y canutillos en $20, pasando por un motor de cochera, el disfraz de algún superhéroe o luces para el arbolito de navidad.

“Yo compré un portabebés y un esterilizador de teteros, de buena marca a un precio razonable”, indicó María Mejías.

Por su parte, Alirio Fuentes señaló que encontró una máquina de vaciado, que utilizará en su taller mecánico. “Me pareció muy raro encontrar ese artículo en esa tienda”, dijo.

Por la gran afluencia de clientes advierten los encargados de la tienda que entrarán en grupos de 20, con un tiempo de 20 minutos para buscar, piden no abrir las cajas y realizan rebajas sorpresas para quienes estén en ese momento adentro del lugar.

En el segundo piso, se exhibe la ropa. Allí no se observaron tantos clientes, muchos de los cuales salían con las manos vacías, pues no encontraron nada que les interesara adquirir.

Aseguran que diariamente se colocan cajas con productos nuevos y que es cuestión de suerte poder encontrar el artículo y la oferta deseada.