Ford se va de Brasil y deja 5 mil trabajadores sin empleo

A su salida de Brasil, Ford deja sin trabajo a 5 mil empleados. Foto EFE

El fabricante de automóviles Ford anunció este lunes que en 2021 cerrará sus tres plantas de producción en Brasil como parte de una restructuración de sus operaciones en Latinoamérica, que le va a suponer unos costes de 4.100 millones de dólares.

La producción cesará “inmediatamente” en las plantas de Camacari y Taubaté, aunque continuarán suministrando partes “durante varios meses para dar apoyo a los inventarios”, mientras que otra planta en Horizonte seguirá operando hasta el cuarto trimestre de 2021, informó la empresa.

“Estamos trasladándonos a un modelo de negocio más austero y ligero en activos al cesar la producción en Brasil y servir a los clientes con algunos de los mejores y más excitantes vehículos en nuestra cartera global”, dijo en una nota el máximo ejecutivo de Ford, Jim Farley.

Ford mantendrá sus operaciones de atención al cliente en Brasil, incluyendo las ventas, el servicio, el mercado posventa y apoyo de garantía, así como su centro de desarrollo de producto en Bahía, su campo de pruebas en Tatuí y su sede regional en Sao Paulo.

El cierre de las tres plantas se produce debido a que la “pandemia de covid-19 amplifica una persistente capacidad inactiva de la industria y una lenta facturación que han resultado en años de pérdidas significativas”, de acuerdo con la nota, que señala un “entorno económico desfavorable”.

La decisión afectará a unos 5.000 empleados, indicó el canal económico CNBC, e implica que Ford dejará de vender los modelos EcoSport, Ka y T4 una vez se agoten los inventarios.

Industriales dicen que es un “alerta” para Brasil

La Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), la patronal más influyente de Brasil, y la Confederación Nacional de Industrias (CNI) advirtieron este lunes que la decisión del fabricante de vehículos Ford de cerrar sus fábricas en el país sirve de “alerta”.

Tanto la Fiesp como la CNI alertaron sobre la necesidad de emprender reformas, principalmente tributarias, con el fin de reducir el llamado “coste Brasil”.

“La Fiesp ha alertado sobre la necesidad de implementar una agenda que reduzca el ‘Coste Brasil’, mejore el ambiente de negocios y aumente la competitividad de los productos brasileños”, señaló la patronal en una nota oficial.

Para la entidad, la decisión de Ford de cerrar sus plantas en Brasil después de más de un siglo de actividad supone una “triste noticia para el país” y es “un movimiento que debe ser observado con atención”.

Ello porque, según argumentó, la “alta carga tributaria brasileña” influye a la hora de tomarse decisiones, ya que el coste de cada automóvil producido en Brasil llega a doblar debido a los impuestos pagados por las empresas.

La justificación de Bolsonaro

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, lamentó este martes la pérdida de 5.000 empleos en el país tras el anuncio de la Ford de suspender la fabricación de automóviles en el país y dijo que la empresa estadounidense ocultó parte de la verdad ya que lo que quería eran más subsidios.

“Lamento los cinco mil puestos de trabajo perdidos”, dijo el mandatario a sus seguidores frente al portón del Palacio presidencial de La Alborada y agregó que “a Ford le faltó decir la verdad. Quieren subsidios. ¿Ustedes quieren que se les continúe dando 20.000 millones de reales (unos 3.703,7 millones de dólares), como se ha hecho en los últimos años? Es su dinero, sus impuestos”.

Ford anunció el lunes que este año cerrará sus tres plantas de producción en el gigante suramericano como parte de una reestructuración de sus operaciones en Latinoamérica, que supone un costo de unos 4.100 millones de dólares y que ocasionará la pérdida de unos 5.000 empleos directos.

Tras un siglo de operaciones en Brasil, el fabricante atribuyó su salida del país a la “persistente capacidad ociosa de la industria y a la reducción de las ventas, resultando en años de pérdidas significativas”, incrementadas por la pandemia del coronavirus.

No obstante, para Bolsonaro el cierre de las plantas de la Ford se debe a la competición.

“Ellos querían renovar un subsidio para hacer autos y venderlos. Ahora también hay competencia, China, entre otros. (La Ford) salió porque en un ambiente de negocio cuando usted no tiene lucro, cierra”, indicó.

EFE

ENLACES PATROCINADOS

[ajax_load_more]