InicioEspecialJoven que descubrió asteroide lee sobre el espacio desde los 4 años

Joven que descubrió asteroide lee sobre el espacio desde los 4 años

Miguel Alejandro Rojas Ramos, con apenas 13 años de edad, cierra el año 2021 con una hazaña aeroespacial. Se trata del descubrimiento del asteroide 2021GG40 y por el cual recibió una certificación de la International Astronomical Search Collaboration (IASC) cuyo programa es avalado por la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, popularizada por su siglas NASA.

El adolescente barquisimetano, estudiante del Colegio Rioclaro, contó a Últimas Noticias que desde muy pequeño mostró su interés por la investigación de la astronomía: “realmente, no recuerdo la edad exacta, pero lo que despertó mi interés por la astronomía fueron los libros; yo recuerdo que mi primer libro lo leí a los cuatro años de edad, era sobre el sistema solar”.

También leyó La Clave Secreta del Universo de Stepthen Hawking,  y sobre agujeros negros.“Todo eso me motivó a cada día estudiar más para alcanzar mis sueños” añadió.

Miguel logró convertirse en investigador participando en la campaña internacional de búsqueda de asteroides organizada por el IASC, una iniciativa de la Universidad Hardin-Simmons y el Instituto para la Astronomía de la Universidad de Hawai.

“Hay un telescopio en Hawai llamado Pan-STARRS que va tomando fotos en una región del sistema solar, entre Marte y Júpiter, que contiene muchos asteroides. Mi trabajo fue descargar esas imágenes, analizarlas y todo lo que vi en esa imágenes lo coloqué en un reporte escrito que se envió a la coordinación de IASC; luego un astrónomo profesional compara ese reporte con la base de datos del Centro de Planetas Menores y determina si en el reporte hay un posible nuevo asteroide o no”.

Emocionado, Miguel detalló que el asteroide denominado 2021GG40 en el mes de abril pasó a convertirse en un nuevo descubrimiento preliminar que luego fue estudiado por varios observatorios, entre ellos por la NASA y el Centro de Planetas Menores, coincidiendo en que se trataba de un nuevo descubrimiento alcanzando el rango provisional, y siendo así, la NASA envió su certificado reconociendo su aporte astronómico.

Miguel nos informa que Venezuela participa en la mencionada campaña aeroespacial desde el año 2012, contando ya con 28 jornadas de investigación, de las cuales ocho han sido a través del programa Órbita CI 130 para niños con superdotación o altas capacidades de la Fundación Motores de la Paz. Desde ese año ya se registran 79 descubrimientos provisionales, y doce de ellos, los han protagonizado integrantes del programa fundación en la cual participa el niño prodigio larense con la tutoría de David Eduardo Oviedo.

“La fundación me ha ayudado a reforzar mis conocimientos mediante tutorías sobre lo que me gusta, la ingeniería aeroespacial, la astrofísica y la ciencia” dice Miguel y agrega que “David Eduardo Oviedo me ha orientado por varios años por el gran camino de la ciencia y es mi principal mentor a la hora de participar en la campaña de búsqueda de asteroides”.

El nuevo descubridor de asteroides venezolano recalcó que aun cuando su mayor entretenimiento es la lectura y la investigación, «a lo largo del tiempo mi familia y mi colegio me ha hecho ver la importancia del deporte y el ejercicio en mi crecimiento, por lo cual practico tenis y boxeo”. Le gusta la música en inglés de los años 80 y 90, ejecuta el cuatro y desde niño ha estudiado inglés y francés».

Orgullosos padres

Miguel Rojas es el primogénito de los ingenieros industriales Mary la Rosa Ramos Gutiérrez y Miguel Eduardo Rojas Anzola, quienes se manifiestan orgullosos de su único hijo. Su madre lo describió como “un niño aplicado, responsable, consecuente en sus intereses, está convencido de que el espacio es el futuro y que debe contribuir”.

Su madre nos contó que “Miguel fue concebido con mucho cariño y esperado, sin embargo, durante el embarazo tuvo malformación en su riñón derecho, sus primeros años de vida fue realmenten complicados (…) y la manera que encontré para poderlo entretener, porque tenía sonda pegadita a su espalda, fue con video de estimulación”.

Miguel con sus padres en Barquisimeto

Una tía le hizo llegar unos videos para niños y su abuela le llevaba el DVD a la clínica siendo Miguel un bebecito de meses, y hasta los tres años fue intervenido varias veces para restablecer su salud.

Miguel en la actualidad se encuentra completamente sano y cuanta la mamá que antes de los cuatro años ya sabía leer: “un día me leyó una frase y le pregunté ¿cómo sabes tú leer?, para mí fue impresionante, desde allí en sus cumpleaños pedía que le regalan libros; al principio le gustaban mucho los dinosaurios, y cuando entendió cómo fue su extinción empezó a acercarse un poco más al cielo, al espacio y afianzó su interés en eso”.

Tocando cuatro como buen larense.

Cuenta la mamá que siempre ha contado con el  acompañamiento psicológico por su inteligencia extraordinaria: “su cerebro funciona de manera distinta, y nosotros como padre, lo hemos apoyado y estimulado para que él pueda cumplir lo que tanto anhela y lo que él quiere para su vida, entrar a la universidad y ser un profesional con oportunidad en la NASA”.

El sueño de Miguel “es dejar un aporte y contribuir en la sociedad de alguna manera” compartió su madre, agradeciendo de igual modo a los directivos y profesores del Colegio Rioclaro, quienes se han dedicado a explorar y apoyar al talento, no solo de su hijo, sino de más niños y jóvenes, prospectos científicos.