InicioLaraLarenses descubren 79 asteroides

Larenses descubren 79 asteroides

La meta que se fijó un grupo de expertos aficionados en 1981 fue desarrollar el interés por la astronomía en el estado Lara. Buscando revivir la idea de la Sociedad Astronómica de Venezuela (SAV) inactiva desde la década de 1970, y casi 37 años después, jóvenes, niños y niñas apasionados por el espacio participan en una organización que está avalada desde hace una década por el Proyecto Internacional de Búsqueda de Asteroides (Iasc, por sus siglas en inglés), tras descubrir con el concurso de otras instancias regionales venezolanas, 79 asteroides en el cinturón principal del sistema solar, una gran hazaña para el avance del estudio científico venezolano.

Fueron tres años de intentos y reuniones infructíferas para reactivar la SAV, pero Johnny León y Jesús Guerrero dieron un paso decisivo en 1985 para constituir una nueva organización: la Asociación Larense de Aficionados a la Astronomía (Alafa). El paso del cometa Halley los motivó al estudio del espacio, siendo fiel a sus objetivos de realizar una labor educativa, divulgativa y observacional.

De esos tiempos, Guerrero, un ingeniero en electrónica fascinado por el cosmos, y primer presidente de la organización, recuerda las publicaciones que cada semana hacían en la prensa con el apoyo del periodista Otto Cividanes Lira, en su columna Órbita Científica de El Impulso, en la que daban a conocer la posición del Halley, el cual se observó hasta abril de 1986.

Relata que las primeras actividades consistieron en estudiar los movimientos solares y de las estrellas variables, los cometas Wilson, Bradfield y Borrelly, las lluvias de meteoros, eclipses de sol y de luna, contando con el respaldo de importantes personajes como el físico y astrónomo aficionado Víctor Rodríguez, y el físico Humberto Campins. Toda esta dinámica tuvo un reimpulso en 1989 al cambiar de nombre por Asociación Larense de Astronomía (Alda), un gremio cuya cotidianidad les llevó a descubrir y proponerse muchos otros objetivos que el divulgar y observar el cosmos.

Desde Venezuela adultos y jóvenes observan el espacio.

El camino los hizo toparse en 2012 con lo que pocas semanas después sería uno de sus más grandes logros: participar en un proyecto para la detección de cuerpos menores en el espacio. Precisamente, al cumplir 27 años de constituida, hace 10 años, por contactos con otras organizaciones de América Latina como la Asociación Panameña de Astronomía, los aficionados, que ya gozaban de reconocimiento y prestigio en Venezuela por la labor que desempeñaban en favor del fascinante estudio de la astronomía, se enteran de la existencia de un programa de ciencia ciudadana, el Iasc.

Guerrero, quien es egresado del otrora Politécnico de Barquisimeto, y actual secretario general de la Alda, una asociación sin fines de lucro financiada por el aporte de sus miembros, comenta que le escriben al coordinador internacional del programa, Patrick Miller, y aceptan la inclusión de la Alda a lo que denominan campañas de búsqueda, iniciando en septiembre de 2012 como All-Venezuela.

Comenzaron con 12 equipos de trabajo, y ese mismo año, Guerrero redescubre el asteroide SP29, descubierto en 2005 como CE69 y en 2010 como LW86. Los frutos se extendieron ese 2012, cuando otros participantes como José Rodríguez y Horacio Osorio del Instituto Universitario José Obrero, detectaron el asteroide TE71 y David Oviedo, junto a José Pérez y Miguel Yépez, redescubren el XT154 visto por primera vez en 2003 como FA134 y en 2004 como UJ1.

Con estos resultados, la Alda ya era un miembro más de un programa internacional del que poco sabían, y eso los hizo merecedores de la calificación como colaboradores internacionales del programa en el año 2015, y una década después, son 79 descubrimientos los que resuenan en el orgullo larense, y en general, de todos los venezolanos, alcanzando además la categoría de coordinación nacional del Iasc en Venezuela.

La experiencia del ingeniero ha significado mucho. Recalca que ha podido vincular a los jóvenes con una actividad científica de alto nivel como la detección de objetos que se acerquen al planeta y pueden ser un peligro, algo que cada día es más relevante para poder procesar información obtenida por los astrónomos profesionales, y permitir a los jóvenes adquirir sentido de responsabilidad.

Las metas planteadas por ese grupo de profesionales en la penúltima década del siglo pasado no era solo ir por las escuelas. También querían construir un centro que fuera referencia, y es así como se proyectan edificar un observatorio astronómico, una idea concretada en 2017 con la inauguración del Complejo de Observación Astronómica Tayabeixo, ubicado en las inmediaciones de la ciudad de Barquisimeto, con una cúpula de seis metros y cinco de diámetro.

Haciendo una merecida mención de quien fuera uno de sus primeros miembros y destacados físicos, Víctor Rodríguez, ya fallecido, la cúpula sostiene un telescopio con reflector de 0,45 metros y dos metros de distancia focal, que perteneció al aficionado. El aparato fue fabricado por un señor de apellido Maloni en una óptica ya inexistente llamada Coulter. Por eso, el telescopio que hoy es un punto de atracción, y cedido por la viuda de Víctor en comodato con la Universidad Yacambú, conjuga ambos nombres y fue bautizado como Coulter-Maloni.

Cúpula del observatorio Tayabeixo en Barquisimeto, estado Lara.

Programa internacional.

El programa en el que participa la Alda, el Iasc, es una iniciativa que se extiende a 70 países y es un proyecto que promueve la Universidad Hardin-Simmons de Texas, en los Estados Unidos, y en el que intervienen otras universidades como la Tarlenton University, University of Arizona, Western Kentuky University y Pan-Starrs University of Hawaii. Es un programa que brinda la posibilidad de colaborar en el descubrimiento de cuerpos menores con un software específico llamado Astrometrica, y consultar datos vía internet, incluyendo a no profesionales de la astronomía que puedan captar, hacer seguimiento y confirmar asteroides y cometas.

Son paquetes de imágenes colgadas en una plataforma, tomadas con dos telescopios automatizados que están ubicados en montañas de Haleakala, Hawái, como el Pan-STARRS que tiene espejos de casi dos metros, para contribuir con los planes de “defensa planetaria” al hacer un barrido telescópico automatizado de las cercanías del planeta tierra. Los participantes pueden descubrir o detectar objetos que se desplazan en las cercanías para hacerles seguimiento, poder trazar su órbita y determinar si son peligrosos.

El estudiante o profesional cuando aprende a manejar la plataforma, reporta en línea directamente a la Hardin-Simmons el análisis hecho, y esta a su vez a la Unión Astronómica Internacional (IAU) para caracterizar cada uno de los asteroides descubiertos.

En el proyecto define que las exploraciones buscan ordenar la información gráfica suministrada por los observatorios que producen altos volúmenes de datos y se apoyan en personal externo para poder realizar la detección.

Descubrimientos

2012: SP29 = 2005 CE69 = 2010 LW86. Redescubierto por Jesús Guerrero de la Alda.
TE71. José David Rodríguez y Horacio Osorio del Instituto Universitario José Obrero.
XT154 = 2003 FA134 = 2004 UJ1. Detectado por David Oviedo, José Pérez y Miguel Yépez.

2016: SP36 = 1995 WH36. Freddy Oropeza del Grupo de Estudiantes Investigadores de Astronomía y Física de Monagas.
UF52 = 2002 RN89. Jesús Guerrero del Complejo de Observación Astronómica Tayabeixo.
UL40 = 2005 UL286. Roger Jiménez de la Alda.
UN40. Jhonny Escalona de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.
UO40. Jhonny Escalona de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.
UP40. Roger Jiménez de la Alda.

2017: RO6. Leonardo Gutiérrez de Asteroid Hunter Team.
RP6. Leonardo Gutiérrez de Asteroid Hunter Team.
RS8. Danny Lugo del Grupo de Estudiantes Investigadores de Astronomía y Física de Maturín.

2019: GR41. Angelo Durán, Mariana Urasma y Franks Cortéz de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.
GU31. José Ramón Escobar y Johelvis Hernández del Grupo de Estudiantes Investigadores de Astronomía y Física, Caripito, estado Monagas.
JF60. Alfredo Asuaje, Stiefel Torrellas y Jesús Guerrero del Complejo de Observación Astronómica Tayabeixo.
JG51. David Oviedo, Gustavo Mendoza y Javier Álvarez de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.
JO. Juan Carlos Contreras, Dumay Fernándes y Franklin Hernández del Centro Astronómico Caronte.
SE65. Giovanni Álvarez, Edglimar Salcedo y Luis Salcedo del Complejo de Observación Astronómica Tayabeixo.
SF34. Jesús Guerrero, Elisa Bello y Paola Silva del Complejo de Observación Astronómica Tayabeixo.
SF4. Geonel Romero, Rebeca Mendoza y María de los Ángeles Méndez de la Alda.
SF75. Sergio Parada, Adriana Araña, Javier Álvarez y José Meléndez de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.
SN11. Jesús Guerrero, Elisa Bello y Paola Silva del Complejo de Observación Astronómica Tayabeixo.
SN23. David Oviedo, Abraham Pirela, Wanda Cudisevich y Adrián Sousa de Orbita-CI 130.
SP52. Ángel García, Jesús Reyes y Mariajosé Altuve del Centro Astronómico Caronte.
SY17. Ángel García, Jesús Reyes y Mariajosé Altuve del Centro Astronómico Caronte.
SY24. Anderson Oliveros, Mariana Urasma, Franks Cortez y Gustavo Mendoza de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.

2020. HM36. Dioselind Giménez, Esther Pérez y Jesús Guerrero de la Universidad Politécnica Andrés Eloy Blanco.
HS49. Dioselind Giménez, Esther Pérez y Jesús Guerrero de la Universidad Politécnica Andrés Eloy Blanco.
HO49. Ángel García, Jhonatan Miranda y Raúl Mora del Centro Astronómico Caronte.
HP49. Anderson Oliveros, Sergio González y Yoxsiel Rojas de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.
HY27. Sergio Parada, Adriana Araña y José Acosta de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.
HU27. José Escobar, Gregoria de Jesús González y Víctor Escobar del Grupo de Estudiantes Investigadores de Astronomía y Física de Caripito.
RA17. A Reyes y R Jiménez de la Alda.
RD82. A Mora del Centro Astronómico Caronte.
RL93. M Lozada de órbita CI-130.
RT94. A Villarroel, M Pimentel, V Pimentel y J Rodríguez de órbita CI-130.
RE54. A Oliveros, G Aguilar y M Urasma de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.
RX92. A Durán, K Picón, J Acosta, F Cortez y D Sierralta de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.
RG42. J Marrufo y E Rodríguez de Aldex.
RY41. J Contreras, E Moncada y F Pérez del Centro Astronómico Caronte.
RG54. J Contreras, E Moncada y F Pérez del Centro Astronómico Caronte.
RH54. J Contreras, E Moncada y F Pérez del Centro Astronómico Caronte.
RC98. A Villarroel, M Pimentel, V Pimentel y J Rodríguez de órbita CI-130.
SO17. A Villarroel, M Pimentel, V Pimentel y J Rodríguez de órbita CI-130.
SV44. A García, J Reyes y M Altuve del Centro Astronómico Car