Levantó a una familia vendiendo el periódico

Caridad de la Cruz distribuye la prensa y su café desde las 4 de la madrugada. Foto: María Batista

Desde hace tres décadas, no falta a la salida de la estación La Yaguara del Metro de Caracas un rico café ni los temas de actualidad local, nacional e internacional de mayor trascendencia. Todos los días a partir de las 4:00 de la mañana las novedades más relevantes tienen el nombre de un personaje muy particular que ha sido testigo de acontecimientos políticos y sociales, como la rebelión cívico-militar de 1992.

Durante los primeros años de su ardua labor, vendía hasta 250 ejemplares de Últimas Noticias al día, y este diario sigue siendo el que más le demandan los conductores y transeúntes. Así lo asegura Caridad de la Cruz, quien vende la prensa desde el año 1991 y es referencia por pregonar los hechos noticiosos en esa zona de Antímano.

Aunque nació en República Dominicana, dice que Venezuela es el mejor país porque en él logró su meta de avanzar y formar una familia. Es nacionalizada y tiene siete hijos venezolanos. Hoy en día, con 57 años, posee un hogar y todos sus hijos son profesionales, fruto de su trabajo como pregonera de la prensa.

Reside en Carapita y es muy cumplida con su labor. Se levanta a las 2:30 de la mañana para preparar el café con el que a todos deleita. No hay persona que transite por la avenida Intercomunal de Antímano que no haya probado su negrito, comprado un periódico y que no sepa quién es esa mujer, que con una silla y unas cuantas gaveras, siempre tiene una sonrisa para todo el que se le acerca.

Después de tanto esfuerzo y gracias a Venezuela tiene a su familia y sus hijos son preparados. “Eso se lo debo a mi trabajo y a mi dedicación porque soy muy cumplida con este trabajo y con la gente que a lo largo de 30 años me ha dado su confianza y su cariño porque aquí he conocido mucha gente”, expresó.

Una iniciativa que inició el siglo pasado sigue siendo parte del sustento de su familia. La venta y distribución de periódicos le ha permitido levantar un hogar y gozar de la felicidad que toda madre esperaría. Dice sentirse tranquila y agradecida con la vida, y con un trabajo que solo pudo lograr en el país que le abrió las puertas.

La popular Negrita, como la conocen muchos de sus fieles clientes, cuando va a otros lugares la reconocen, y señala que a veces le ha tocado caminar desde su casa hasta La Yaguara; sin embargo, esto no es un sacrificio en vano, porque este trabajo le ha sido muy útil.

En 30 años, a la mujer que emigró a Venezuela a los 13 años, le ha dejado muchas satisfacciones. Le ha permitido conocer gente importante e involucrarse en hechos tan personales que algunos de sus clientes tiempo después le agradecen, incluso, ha establecido relaciones de amistad con personas a las que les ha prestado a algún ejemplar del diario para buscar empleo en Clasificados ÚN.

Muchas veces hay gente que no tiene cómo comprar el periódico y ella se los presta. Tiempo después, los ve o acuden a visitarla para agradecerle, y le comentan que han conseguido algún empleo que vieron en el diario. Con eso ha hecho muchos amigos.

Una meta personal

Después de tantos años como pregonera, subraya que el esfuerzo ha valido la pena. Fue vendiendo poco a poco hasta alcanzar una meta que todo vendedor de la prensa desearía: comercializar en un día 250 ejemplares de uno de los diarios más antiguos del país, lo que quedará en su historia como una meta personal.

Entre tantos acontecimientos sociales que se han desarrollado en el país en los últimos años, el que más recuerda es la muerte del presidente Hugo Chávez. Indica que mucha gente transitaba llorando y ese día no cumplió la jornada completa, pues el ambiente se sentía triste y tenso.

Para ese entonces las jornadas eran desde las 4 de la mañana hasta las 12 del mediodía, hoy solo trabaja desde las 4 hasta las 10 de la mañana, y ante esta realidad, solo un hecho resalta en su memoria, cuando le preguntó a un antiguo vendedor cómo hacía para convertirse en un pregonero.

Acota que, pese a que han surgido otros medios de información en los últimos 20 años que son muy económicos y rentables, sigue en la iniciativa de vender periódicos porque cree que en el papel está la verdad. “En muchas redes sociales hay mentiras y son los jóvenes los que más me compran”, agrega la pregonera, quien es asidua lectora de los sucesos en ÚN.

En el auge de una ciudad como Caracas, Caridad sigue desarrollando su actividad en el mismo lugar e igual empeño que hace 30 años. Es así, como cada vez más está convencida que vender periódicos ha sido la piedra angular de su avance personal y el de su familia.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com