InicioEconomíaEstablecen nuevas reglas para el comercio marítimo con Curazao

Establecen nuevas reglas para el comercio marítimo con Curazao

Con la reanudación de las operaciones comerciales se acordaron nuevos requisitos binacionales

Con la salida de las dos embarcaciones que reanudaron la actividad comercial entre Venezuela y la isla de Curazao, se dio inicio a una nueva etapa de relaciones más ordenadas y organizadas.

En esta oportunidad, se establecieron nuevas normas para otorgar una formalidad al intercambio comercial que hasta hace solo cuatro años se realizaba basada simplemente en una relación de hermandad.

Para cumplir con la reanudación de las operaciones marítimas, los gobiernos involucrados acordaron cumplir con ciertos requisitos y exigencias internacionales, en virtud de mantener la diplomacia de paz y el reencuentro de los pueblos.

Unos requisitos están orientados a los productos exportables, los otros hacia la navegación, la migración y el control sanitario.

El secretario de Economía Productiva y Exportación de la Gobernación de Falcón, Sergio Quintero, indicó que la instancia está preparada para asesorar y acompañar a los exportadores en el proceso.

Productos de primera para exportar

Uno de los miembros de la Asociación Barquitos de La Vela en el municipio Colina, Pedro Chacón, detalló que para posicionar un producto venezolano en la isla de Curazao éste debe ser catalogado de primera calidad.

En el caso de esta isla Antillana, solo se le dio apertura a la exportación de frutas, verduras, pescado, panela, aceite de coco, aceite de aguacate, onoto, comino, clavos de olor, hojas de plátano y pabilo para amarrar hallacas.

El exportador deberá en primera instancia tener una empresa legalmente constituida con sus declaraciones fiscales ante el SENIAT al día y debidamente registrada ante la Cámara de Comercio y la Alcaldía.

Para la exportación de frutas y verduras, el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (Insai) debe otorgar el certificado fitosanitario y para el pescado el certificado zoosanitario lo entrega el Instituto Socialista de la Pesca y Acuicultura (Insopesca), ambos documentos tienen como finalidad evitar la propagación de plagas, insectos o parásitos a través de los rubros.

Asímismo, el exportador debe estar registrado en la Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (Sada), ente adscrito al Ministerio de Alimentación encargado principalmente del control y seguimiento de los depósitos y despachos de los productos agrícolas, y ante la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (SUNAGRO), a cargo del control de la cadena agroalimentaria en el territorio nacional.

Además, la legislación venezolana exige que estén inscritos en el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) y en la Cámara de Exportadores, por parte de la jurisdicción regional debe hacer lo propio ante la Secretaría de Exportación del estado Falcón.

En cuanto a aranceles, se pudo conocer que la exportación de cada rubro tiene que pagar un impuesto calculado en petros al Estado venezolano para completar los requisitos de exportación.

El vicepresidente de la Cámara de Comercio de Colina, Juan Gotopo, agregó que según la ordenanza municipal, los barcos también tienen que cancelar un 1,5% de la factura comercial a exportar por concepto del uso de los espacios del muelle pescador de La Vela.

“De abril a diciembre de este año será dicha tasa, a partir del 2024 incrementarán el arancel a 2,5, pero nada comparado al 6% que se cancelaba antes del cierre de la frontera”, comentó.

Por una navegación segura hacia Curazao

Luego de obtener todas las certificaciones del producto a exportar, los interesados deben presentar las solicitudes a nivel naviero ante la Capitanía de Puertos, institución adscrita al Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.

Anteriormente, los marinos venezolanos entraban a Curazao solo con la fórmula Q, ahora les exigen la libreta amarilla, una especie de libro pequeño donde se registran los títulos náuticos profesionales y las especialidades STCW, las cuales se refieren a la calificación del personal de los buques, entre ellas están los capitanes, oficiales, marineros.

Cada tripulante debe tener cursos en el área marítima que respalden su experiencia, así como el pasaporte vigente y el cartón de vacunación contra la fiebre amarilla.

Las embarcaciones deben presentar su cédula marina, el certificado de matriculación y aprobar la prueba marítima, en ella el INEA verifica que el barco cuente con las condiciones necesarias para movilizarse en alta mar al menos 50 millas náuticas.

También deben estar dotadas con equipos técnicos de rescate, entre ellos, extintores, balsas con radios y chalecos salvavidas de acuerdo a los estándares internacionales.

Al finalizar este proceso, el papeleo debe ser entregado a la Capitanía de Puertos para que éste gestione ante el gobierno de Curazao en un lapso de ocho semanas la solicitud de amarre, que no es más que el permiso para pernoctar en el mercado flotante de Punda, Willemstad en Curazao, por dos meses para la venta de frutas y 15 días para la venta de pescado.

Además de consignar el listado de la tripulación con los respectivos soportes. Esto les permitirá obtener el permiso de zarpe y la fijación del día de la salida y llegada a los muelles.

El itinerario fijado para la entrada de barcos venezolanos a la isla quedó establecido de lunes a viernes de seis de la mañana a seis de la tarde, mientras que las salidas podrán efectuarse los días miércoles de 10 de la mañana a 12 del mediodía y los días viernes de cuatro a seis de la tarde.

Marinos con ganas, pero sin recursos

Chacón aseguró que con la reapertura de la frontera muchas son las expectativas para mejorar la situación económica de los falconianos que dependían de esta actividad exportadora para el sustento de sus familias.

No obstante, ante las nuevas reglas de juego, muchos marinos tienen la voluntad de participar, pero les faltan los recursos para adecuar las embarcaciones.

“Hay que recordar que fueron cuatro años sin actividad donde el deterioro pasó factura a los barcos, por lo que creemos que la incorporación de embarcaciones será paulatina para llegar a lo que se quiere, una frecuencia de salida diaria a la isla”, afirmó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí