Opositores y sindicatos frenan avance de vacunación en EEUU

Foto Archivo

La popularidad de Joe Biden viene bajando aceleradamente luego de que sus promesas en el combate a la pandemia, no han dado los resultados ofrecidos inicialmente, por lo que la economía del país no termina de arrancar.

Esta situación ha provocado que el presidente emplee todas las estrategias que tiene en sus manos para impulsar la vacunación obligatoria en diferentes instituciones del gobierno federal, lo que ha generado más rechazo que aplausos en su combate al virus.

El movimiento sindical está dividido por los requisitos de vacunas, al igual que el país en su conjunto, queriendo apoyar a su aliado político en Biden y proteger a sus miembros contra la infección, pero tampoco queriendo pisotear los derechos de sus trabajadores, registra AP.

Por un lado, el Sindicato Nacional de Enfermeras aplaudió la propuesta del presidente Joe Biden de exigir que las empresas con más de 100 empleados vacunen a su fuerza laboral. La Federación Estadounidense de Maestros dijo una vez que los mandatos de vacunas no eran necesarios, pero ahora los acepta.

Pero en la otra esquina están los sindicatos de policías y bomberos que quieren introducir una demanda para bloquear un mandato que obligue al uso de máscaras para los trabajadores estatales, así como a la vacunación obligatoria.

Esa división complica las cosas para Biden mientras intenta controlar la variante delta. Los sindicatos son una parte clave del Partido Demócrata, y Biden los ha abrazado para pulir su imagen de clase media y obrera.

Algunas organizaciones sindicales, ha sugerido que el gobierno debe dejar de lado la obligación política e irse por el lado de la persuasión. “Lo que hemos dicho es, ‘alentamos a nuestros miembros a que se vacunen’, pero lo que les estamos diciendo a todos es que vayan a su médico. Estamos tratando de mantenerlo apolítico. … Vaya a su médico y pregúntele a su médico qué es lo mejor para usted”, dice Phillip Ameris, gerente comercial del Consejo de Distrito de Trabajadores del Oeste de Pensilvania.

El bloqueo republicano

El anuncio de Joe Biden sobre vacunar obligatoriamente a los trabajadores del Gobierno Federal, cayó con el peso de mil toneladas sobre la oposición republicana del presidente, por lo que rápidamente han comenzado a acometer acciones legales para impedir que esta medida se imponga.

«Esto parece una dictadura», dijeron los republicanos de la Cámara de Representantes sobre la vacunación obligatoria, cuando Biden ni siquiera había terminado su discurso del pasado jueves. 

Las acciones de varios gobernadores republicanos ya se hacen sentir. El gobernador conservador de Texas, Greg Abbott, anunció que firmó una orden ejecutiva para «proteger el derecho de los texanos a elegir vacunarse contra el covid». Mientras que el gobernador republicano de Dakota del Sur, le dijo al presidente: «Nos vemos en los tribunales».

El Partido Republicano «demandará a esta administración para proteger a los estadounidenses y sus libertades», dijo la presidenta del partido, Ronna McDaniel. 

Hay muchos republicanos que, si bien están a favor de las vacunas, no están de acuerdo con que este requisito sea obligatorio. El exvicepresidente de Donald Trump, Mike Pence, dijo en Fox News que ésta «no es la forma en que los estadounidenses esperan que sus funcionarios electos les hablen», en referencia al discurso de Biden.

El mandatario estadounidense dijo: «Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando… Todos hemos tenido que pagar por vuestra negativa», en un mensaje en el que se dedicaba a ese 25% de la población del país que se niega a vacunarse contra el covid.

De su lado, los demócratas y defensores de las nuevas medidas argumentan que otras vacunas ya son obligatorias en Estados Unidos.  

También citan la jurisprudencia y las decisiones de la Suprema Corte, incluida una de 1905 que falló en contra de un estadounidense que se negó a ser vacunado contra la viruela.  

Pero esa decisión se aplicó al poder estatal, no al federal. Y la cuestión ahora será si la Casa Blanca puede imponer este requisito por orden ejecutiva. La batalla jurídica podría ser feroz.

Escuelas contra las mascarillas en Florida

Varios distritos de Florida han desacatado una ordenanza emitida por el gobernador republicano de ese estado, de prohibir el uso de las mascarillas en las escuelas, por lo que han instruido a sus alumnos, profesores y padres a llevarla puesta para evitar contagios de coronavirus, según reporta AFP.

El gobernador republicano, Ron DeSantis, introdujo un recurso contra una decisión judicial que obligaba al uso de mascarillas en el estado, por lo que ahora la situación se ha dado a revisión. «Cuando un funcionario público o una agencia presenta un recurso, lo que es el caso aquí, hay una presunción en la ley a favor de mantener una suspensión», justificó el Tribunal de Apelaciones del Primer Distrito de Florida. 

El gobierno estatal sancionó a dos de esos distritos rebeldes, en los condados de Alachua y Broward, retirándoles fondos equivalentes al salario mensual de los miembros de sus juntas directivas. Ello implica que las autoridades pueden seguir castigando a los distritos escolares que no acaten su orden. 

El Departamento de Educación estadounidense anunció este viernes la creación de un nuevo subsidio para cubrir cualquier multa o retirada de fondos impuestas a los distritos escolares que obliguen a llevar tapabocas. 

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com