Papa Francisco amplia el rol de las mujeres en la Iglesia católica

Francis dijo que estaba haciendo el cambio para aumentar el reconocimiento de la “contribución preciosa” que hacen las mujeres en la iglesia. Foto: Referencial/Archivo

El papa Francisco cambió la ley de la iglesia este lunes para permitir explícitamente a las mujeres hacer más cosas durante la misa, otorgándoles acceso al lugar más sagrado del altar, mientras continúa afirmando que no pueden ser sacerdotes, reseña AP en su portal web.

Francisco enmendó la ley para formalizar e institucionalizar lo que es una práctica común en muchas partes del mundo: las mujeres pueden instalarse como lectoras, leer las Escrituras y servir en el altar como ministras eucarísticas. Anteriormente, tales roles estaban reservados oficialmente a los hombres, aunque se hicieron excepciones.

El Papa dijo que estaba haciendo el cambio para aumentar el reconocimiento de la “contribución preciosa” que hacen las mujeres en la iglesia, mientras enfatiza que todos los católicos bautizados tienen un papel que desempeñar en la misión de la iglesia.

Francisco ha creado una segunda comisión de expertos para estudiar si las mujeres podían ser diáconos, después de que una primera informara sobre la historia de las mujeres diáconos en la iglesia primitiva.

Los defensores de la expansión del diaconado para incluir a las mujeres dicen que hacerlo les daría más voz a las mujeres en el ministerio y el gobierno de la iglesia, al tiempo que ayudaría a abordar la escasez de sacerdotes en varias partes del mundo.

Los opositores dicen que permitirlo se convertiría en una pendiente resbaladiza hacia la ordenación de mujeres al sacerdocio.

Phyllis Zagano, quien fue miembro de la primera comisión de estudio del Papa, calificó los cambios como importantes dado que representan la primera vez que el Vaticano ha permitido explícitamente y a través del derecho canónico que las mujeres accedan al altar. Dijo que era un primer paso necesario antes de cualquier consideración oficial del diaconado de la mujer.

“Esta es la primera codificación para permitir que las mujeres entren al santuario”, dijo Zagano. “Eso es algo muy importante”.

Al señalar que los obispos han pedido durante mucho tiempo tal medida, dijo que abre la puerta a un mayor progreso. “No se puede ordenar como diáconos a menos que se instalen como lectores o acólitos”, dijo Zagano, profesor adjunto de religión en la Universidad de Hofstra.

Enlaces patrocinados