InicioZXGeneralSalvadoreños conmemoran 30 años de paz con una protesta contra Bukele

Salvadoreños conmemoran 30 años de paz con una protesta contra Bukele

Cerca de 2.000 personas protestaron este domingo en las calles de la capital de El Salvador, al cumplirse los 30 años de la firma de los Acuerdos de Paz que terminaron con la guerra civil (1980-1992), y manifestaron su descontento contra el Gobierno de Nayib Bukele.

Excombatientes de la guerra por parte de la guerrilla, veteranos del Ejército, víctimas de las violaciones de derechos humanos, miembros de organizaciones sociales y feministas protestaron este domingo.

La noche del sábado, un grupo de personas realizó una vigilia en la Plaza Gerardo Barrios, en San Salvador, lugar donde este domingo concluyó la marcha sin que se registraran percances.

La guerra salvadoreña, que enfrentó al Ejército, financiado por Estados Unidos, y a la entonces guerrilla Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), causó unos 75.000 muertos y cerca de 8.000 desaparecidos

El 16 de enero de 1992, el Gobierno salvadoreño y el FMLN, ahora partido político, firmaron en el Castillo de Chapultepec, México, los acuerdos con los que concluyeron 12 años de guerra civil (1980-1992).

La protesta de hoy se dio en medio de la polémica por la derogación en la Asamblea Legislativa de la conmemoración oficial de la firma de la paz, dado que el mandatario Nayib Bukele y el grupo de diputados oficialistas rechazan la efeméride.

En su lugar, el órgano Legislativo aprobó que en esta fecha se recuerde a las víctimas, sin que se haya convocado a ningún acto oficial.

«A 30 años de los Acuerdos de Paz, nos gobierna el crimen organizado» y «la historia no se borra por decreto» eran algunos de los mensajes que se leían en las pancartas que portaban los manifestantes.

Otros señalaban «prohibido olvidar» y enumeraban los Acuerdos de Paz, recordaban a los desaparecidos, subrayaban el caso de una fosa clandestina encontrada en la casa de un expolicía y «toda la corrupción» del Gobierno.

La movilización no concentró la misma cantidad de personas que en otras ocasiones y los participantes denunciaron una serie de retenes militares y policiales que supuestamente impidieron la llegada de más manifestantes al punto de la concentración.